ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1107 Diviértete

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8346

Actualizado: 2019-06-03 00:07


Daniel puso su mano en el hombro de Irene y dijo: "Mi chica tonta, ¡el Sr. Qiao solo nos felicitaba por nuestra boda!"

"¡Oh! ¡Gracias, Gaspar!" Irene no tuvo la oportunidad de hablar más con él aquella noche.

¡Gerardo y Daniel también le recordaban de vez en cuando su relación anterior con Gaspar!

Con una sonrisa forzada en su rostro, este dijo: "¡No os olvidéis de invitarme a vuestra boda! ¡Y decidme lo que queréis como regalo!"

Gaspar se sentía un poco perdido en ese momento, porque no sabía si debería rendirse o seguir intentándolo...

Daniel dijo: "Por favor, ¡puedes estar seguro de ello, Sr. Qiao! ¡Definitivamente, te enviaremos una invitación! En cuanto al regalo, queda totalmente en tus manos. ¡Porque soy su marido, y soy yo quien le consigue lo que quiere!"

...

Irene lanzó una mirada aguda a Daniel, ¡y pensó que ya había hablado demasiado, aquel día! ¿No le preocupaba arruinar su reputación de hombre frío y noble?

"Está bien", dijo Gaspar, sin pronunciar ninguna otra palabra.

Después de salir del hotel, Samuel y Gerardo enviaron a Gaspar a su auto, pero este no pudo evitar mirar detenidamente a Irene cuando estaba a punto de irse.

Gaspar marcó el número de Fonzo y le preguntó: "Ahora estás en el País C, ¿cierto?"

"¡Mierda! ¿Cómo lo has sabido? ¡He llegado hace solo un rato!" Ya estaba en el país, y acababa de salir de la ducha en su suite del hotel.

Gaspar cerró los ojos, y con voz angustiada, dijo: "¡Vayamos al bar! ¡Quiero beber!"

"¿Qué pasa?" Preguntó Fonzo. Había notado que Gaspar bebía cada vez más, y pensó que solo había una razón para eso, y que esa era Irene.

Cuando Gaspar vio la noticia de que Daniel e Irene salían juntos, estuvo bebiendo dos días seguidos. Por lo que Fonzo pensó que esta vez también tendría algo que ver...

Y su sospecha se confirmó después de ver a Gaspar en una de las habitaciones privadas de la discoteca.

Después de tres vasos de whisky, Gaspar no pudo contenerse por más tiempo y comenzó a hablar sobre sus amargas dificultades. "¡Irene se va a casar!", gritó.

¡Sabía que ya no tenía posibilidades con ella, porque parecía feliz con Daniel!

"Bueno, tiene sentido, ¡ya deberías haberte hecho a la idea! ¡A veces, eres demasiado terco!", dijo Fonzo. Gaspar era muy simple y nunca sabía cómo o cuándo darse por vencido, por eso se había lastimado.

Después de otra botella de whisky, Gaspar de repente gritó: "¡Pídele al gerente que venga aquí!"

Fonzo se preguntó qué quería hace

!" Samuel le había hablado a Luna de la Isla JaDa Verde, era un proyecto en el que Daniel había invertido, pero la úlitma vez que había pasado por allí, la zona de la villa todavía estaba en construcción.

Samuel asintió, pero podía notar su dolor de cabeza. Preguntó: "¿Qué deberíamos darle a Ire?"

El dinero era lo que menos le faltaba a Daniel, y también era de lo que menos se preocuparía Ire después de casarse. Quería regalarle algo más a su hija, no solo dinero...

"Inicialmente, quería darle una tarjeta bancaria, pero en su caso, sería inútil. ¡Tengo una idea! ¿Qué tal si hablamos con Lola de hacernos cargo de los artículos para la boda? La última vez, me dijo que quería comprarlos pronto para organizar la fiesta de Daniel e Irene".

Samuel sacudió la cabeza, y pensó que no era una buena idea. "¿Qué tal esto? Recuerdo que la abuela me dijo una vez que cuando alguien se casaba, la madre siempre confeccionaba una colcha de algodón para la hija. Hoy en día, se puede comprar en cualquier centro comercial, pero si la coses tú misma, tendrá un significado y un valor personal único. Daniel es rico y puede comprar todo lo que quiera, pero nosotros, como padres de Ire, debemos expresar nuestros sentimientos. Debemos cuidar a Ire y a sus hijas", dijo Samuel.

Luna asintió, pero dijo: "No sé cómo hacer una colcha..."

Ni siquiera había visto el proceso de fabricación.

Samuel sonrió y, mientras miraba a su esposa, le dio una suave palmadita en el hombro y dijo: "Eso no es un gran problema. La fecha de la boda aún no está fijada, y todavía tengo tiempo de encontrar un maestro para que te enseñe".

"¿Qué maestro?", preguntó Luna.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir