ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1131 ¡Nunca le preguntes eso a un hombre!

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7899

Actualizado: 2019-06-06 02:44


"Te traje aquí porque me cubriste la espalda cuando estuve en peligro, pero nunca pensé que fueras tan malvada. ¿Cómo te atreves a empujar a mi esposa? Eva, ¡debes tener ganas de morir!", dijo Daniel fríamente. En su corazón, cualquiera que intentara herir a Irene se convertía automáticamente en su enemigo.

Sintiendo dolor en todo su cuerpo, Eva sacudió la cabeza y se excusó, "Sr. Si, ¡yo no empujé a la Sra. Si! ¡Ella me tendió una trampa!"

Daniel dijo en tono de burla: "Si eso es verdad o no, lo merecías. ¿Cómo te atreviste a meterte con ella? ¡Yo en su lugar no sólo te tendería una trampa, sino que también te arrojaría al mar con todo y tu silla de ruedas!", luego dirigió su mirada hacia Irene y la llevó con cuidado a la cama. Entonces les pidió a los guardaespaldas que esperaban afuera que entraran y exigió: "¡Dadle algo de dinero y alejadla de mi vista! ¡Aseguraos de que no vuelva a verla de nuevo!"

"¡Sí, Sr. Si!", le respondieron ellos. A pesar de su resistencia, los hombres la volvieron a colocar en la silla de ruedas.

Al ver que su hijo dormía, Daniel le dirigió su penetrante mirada a Eva y les ordenó a los guardaespaldas: "¡Calladla!"

Uno de los guardaespaldas le cubrió inmediatamente la boca y la sacó de prisa del castillo.

Finalmente la habitación quedó tranquila. Daniel, impotente, miró a su esposa y le dijo: "No necesitabas provocar toda una escena. La próxima vez, simplemente dime lo que quieres y yo me encargaré de ello".

Al tiempo que le decía eso, revisó su ropa para comprobar cuidadosamente que no estuviera herida.

Irene, sintiéndose un poco avergonzada, sonrió, "¿Te diste cuenta?"

¡Qué lástima! Quería aparentar ser débil para que él la protegiera, ¡pero sus esfuerzos habían sido en vano!

Después de confirmar que no estaba herida, Daniel la abrazó, le pellizcó la nariz con suavidad y le dijo: "¡Traviesa!"

"¡Humm! Sólo lo hice porque eres demasiado atractivo y popular entre ese tipo de mujeres", dijo Irene descontenta, mirándolo directamente a los ojos.

Daniel sonrió y le prometió: "Bueno, ya he aprendido mi lección. ¡No le daré a ninguna mujer la oportunidad de salvarme, y mucho menos de acercarse a mí! ¿De acuerdo?"

Ella respiró hondo, y se sintió conmovida por sus palabras. ¿Cómo era posible que la tratara tan bien? ¡Obviamente esta vez había sido culpa de ella!

Tománd

a puso al bebé en la cama y se acostó a su lado para alimentarlo, pero notando la presencia detrás de ella, preguntó: "¿Qué haces aquí? ¿No ibas a cambiarte de ropa?"

"¡No hay prisa!", le respondió. No lo hacía feliz la idea de que ese mocoso estuviera mordisqueando algo que se suponía que le pertenecía.

Irene supo inmediatamente a lo que estaba pensando, así que puso los ojos en blanco y mejor no dijo nada, pero el bebé estaba cada vez más hambriento, y lloraba aún más fuerte, de modo que decidió ignorar al hombre que tenía al lado y comenzó a alimentar a su bebé, ¡el cual dejó de llorar de inmediato! Daniel se acercó y se sintió molesto al ver al bebé chupar con satisfacción, ella lo apartó y le preguntó: "¿Qué estás haciendo aquí? ¡Ve y cámbiate de ropa! ¡Te vas a resfriar!", pero él no la escuchó, sino que se sentó a su lado, apartó la mano del pequeño y puso la suya sobre el pecho de Irene.

"Ire, ya ha pasado demasiado tiempo. ¡Quiero hacerlo ahora mismo!", le susurró al oído con los ojos llenos de lujuria.

Ella rápidamente apartó su mano y dijo: "La puerta está abierta, ¿acaso no tienes vergüenza?"

Él suspiró, cerró la puerta y le puso doble seguro.

"..."

Justo cuando acababa de cerrar y volvía a la cama, alguien tocó. Era Lola, quien preguntó: "Ire, Daniel, ¿puedo pasar?"

"¡Sí!"

"¡No!"

Lola estaba confundida al escuchar esas contradictorias respuestas, pero finalmente le abrieron la puerta y entonces se encontró con la cara infeliz de Daniel.

Estaba desconcertada, porque creía que había oído a Ire decir que sí.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir