ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1139 Estaré bien con Colin

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7456

Actualizado: 2019-04-05 00:07


Colin miró a Sofía, quien estaba durmiendo. Tenía una cara encantadora. Pero su indiferencia le molestaba.

¿Era porque había estado en prisión durante un año y medio? ¿Ese tiempo la había cambiado?

Él levantó su mano izquierda que había estado descansando sobre su abdomen. Tenía una capa fina de gasa envolviéndole su muñeca, y sus dedos estaban cubiertos de quemaduras rojas.

Colin se preguntaba si le habría gustado a Sofía si no hubieran sido forzados a casarse.

Y la respuesta era obvia: No.

Para él, ella siempre parecía estar enojada y buscando venganza.

No solo eso, durante su tiempo en su empresa, él sabía que ella había tenido dudas sobre si interactuar con sus colegas.

No era mala socializando, simplemente no quería.

Era muy seria con su trabajo, era estudiosa y estaba dispuesta a seguir el consejo de otros.

Él sabía que ella trabajaba duro porque quería ser más fuerte y más poderosa. Era ambiciosa.

Al hacerlo, tendría los medios para derrotar a sus enemigos.

... ...

Colin no se sentía atraído por su fuerza y actitud. Esperaba que su futura pareja fuera sencilla y obediente.

Cuando se fue, le dijo a la enfermera que vigilara la hora y se acordara de cambiar el goteo intravenoso de Sofía.

A las cuatro en punto, Sofía finalmente se despertó. Como se había perdido el almuerzo, se sentía hambrienta.

Miró a su alrededor y vio que su habitación estaba vacía. Colin se había ido.

En la mesa al lado de su cama, había tres botellas vacías de gotero.

Cuando se sentó en la cama, una enfermera entró y dijo: "Señorita Lo, está despierta".

"Si, gracias. Me voy del hospital ahora".

"Claro, puede irse si se encuentra mejor. Hay comida en el microondas. Otros le trajeron el almuerzo al mediodía. ¡Debería comer algo antes de irse!" La enfermera señaló el microondas cercano.

Sofía estaba demasiado hambrienta para pensar en quién le había traído el almuerzo. Estaba tan hambrienta que no quería rechazar la comida. "Bien, gracias. Primero comeré".

"De nada, señorita Lo. Si se siente mejor ahora, me despediré".

"De acuerdo, adiós."

Cuando Sofía regresó a la villa después de salir del hospital, Wendy no estaba en casa. Colin había pedido a los sirvie

iera.

También había una cafetería en la empresa. No tenía que comer comida para llevar.

Wendy agitó la mano, "No comas comida para llevar. No es ni limpia ni saludable. Cocinaré para ti".

No le dio a Sofía la oportunidad de rechazar su oferta. Wendy fue a la nevera y comenzó a recoger los ingredientes.

Sofía sintió el gesto cariñoso y miró a Wendy con los ojos llorosos.

¿Por qué mamá era tan amable con ella? Podía sentir su amor maternal.

Sofía respiró hondo. Fue a ver a Wendy: "Mamá, ¿podrías enseñarme a cocinar?"

"Está bien. No tienes que cocinar en casa". Wendy removió los huevos con destreza.

Sofía negó con la cabeza, con la intención de hacer feliz a Wendy, "Tengo que hacerlo. Así puedo... ¡Así puedo cocinar para Colin!"

Como era de esperar, Wendy sonrió, "Oh, está bien, te enseñaré".

Estaba feliz no porque Sofía quisiera aprender a cocinar, sino porque pensaba que la relación entre los dos estaba progresando si Sofía quería aprender a cocinar para él.

Cuando Colin regresó más tarde esa noche, vio a su madre y a su esposa ocupadas cocinando en la cocina.

También escuchó a Sofía gritar sorprendida, "¡Mamá! ¡Esto sabe muy bien! ¿Qué es?"

Wendy rió a carcajadas. "Eres una pequeña sibarita. Este es el mejor plato de mamá, crema de cangrejo y champiñones. Mi mejor plato vegano es pasta de judías variadas. Sé que te gusta el pescado. Mañana iré al supermercado y compraré algo para poder cocinarlo para ti mañana por la noche".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir