ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1142 Gorda y fea

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7404

Actualizado: 2019-04-06 00:23


Como secretaria del CEO del Grupo SL, quizá no tenía tanto trabajo como su jefe, pero aún así, Sofía tenía mucho que hacer.

Colin la miró mientras caminaba hacia el sofá con la delgada colcha en sus brazos. ¿Entonces ese beso no había significado nada para ella?

Para hacerle las cosas más difíciles, se le acercó y le tomó la mano mientras ella extendía el edredón. "¡Sofía Lo, ve a dormir afuera!"

Ella lo fulminó con la mirada y retiró su mano, "Sr. Li, ¿por qué tienes que hacer las cosas más difíciles? ¿Qué clase de hombre eres?" Él apretó los dientes. Sofía continuó: "Ya que tratas de deshacerte de mí con tanta pasión, debes pensar en una manera de liberarnos de este matrimonio sin hacer que mamá se enoje".

Esta vez se sintió frustrado. Si pudiera encontrar una manera, no estaría aquí hablando con ella.

Se dio la vuelta. Entonces ella agregó: "La familia Li me ayudó. No haré nada que haga infeliz a mamá. Pero si quieres hacerme pasar un mal rato, tienes que pensar en cómo se sentiría ella".

"¡Mamá! ¡Mamá! ¡Qué cercanas son ustedes dos! Ya que se aman tanto, ¿por qué no te casaste con mi madre? ¿Entiendes? ¡Ven aquí, Sophia Lo!", Colin parecía irritado. De manera brusca, tomó a Sofía y la atrajo hacia su cama.

"... ... ¿Qué estás haciendo? ¡Colin Li! ¡Déjame ir!"

"¿Dejarte ir? Oh, no sólo no te dejaré ir, sino que también voy a contribuir a hacer realidad el deseo de Wendy. Le daré el nieto que siempre ha deseado, ¡maldita zorra!"

El modo en que Colin se expresó de ella la hizo enfurecer, Así que levantó su mano derecha y lo abofeteó. El sonido de la bofetada resonó en las paredes. El silencio envolvió la habitación.

Colin aflojó lentamente el agarre sobre la mano izquierda de la mujer. Su mirada se volvió cruel y fría. Por primera vez, Sofía fue testigo de lo enfurecido y terrible que se podía poner Colin.

Respiró hondo para recuperar la compostura, "¡Cómo te atreviste a llamarme zorra! ¡Te mereces esa bofetada!"

"Muy bien." El rostro de Colin se volvió inexpresivo. Se dio la vuelta y se dirigió hacia el baño.

Cuando salió de la habitación, Sofía descubrió que podía respirar de nuevo.

Al recostarse en el sofá, se preguntó quién le diría a C

ro podría haber comprado su ropa favorita y disfrutado de los platillos que más le gustaban.

Con cara de pocos amigos, se alejó de la máquina de asistencia para ir a ponerse su ropa de trabajo.

La oficina del CEO estaba en el piso 88, y había 8 asistentes de secretaría privados. Para facilitar las cosas, el vestidor de las secretarias privadas también había sido situado en el piso 88.

Cinco de las secretarias eran mujeres. Salvo Sofía y Jimena, las otras tres eran un poco mayores.

Jimena, quien ya se había puesto la ropa de trabajo, bloqueó el camino de Sofía y la miró con aire de superioridad: "Mírate en un espejo. Eres tan gorda y tan fea. Y mira esa cosa que llevas puesta... ¿Y así quieres seducir al Sr. Li, perra?"

Sofía llevaba puesto un vestido azul oscuro hasta la rodilla con un pequeño saco blanco y un par de tacones negros sin adornos.

Como no tenía muchos ahorros, había comprado estas prendas en una pequeña tienda en la calle el otro día.

Por supuesto, ¡no estaban tan a la moda como las marcas internacionales que Jimena compraba en el centro comercial!

Pero, ¿gorda y fea? Estaba un poco más gorda que ella, cierto, pero no mucho. Sofía confiaba en que a pesar de esta leve diferencia, se veía bien, Pero, ¿fea? Eso era completamente falso. Era cierto que su piel había comenzado a lucir cansada y desgastada durante su tiempo en prisión, pero ahora, después de tres meses de buenos cuidados, había empezado a brillar de nuevo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir