ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1148 ¿Dónde está tu autoestima

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7506

Actualizado: 2019-04-09 00:07


Decidió olvidar lo que Colin había hecho porque estaba a punto de abandonar la mansión.

Sofía buscó información en línea sobre alquileres de casas durante su pausa del té de la tarde e hizo una cita con un posible propietario.

Sus exigencias eran simples: que fuera un apartamento nuevo, bien decorado y cómodo.

El primer apartamento que vio se ajustaba a sus necesidades. Pagó el depósito de seguridad en el momento y le dijo al propietario que se mudaría pronto.

Ya era medianoche cuando Colin regresó de Red Hall.

Estaba borracho. Sin pensar, fue hasta la habitación de Sofía. La puerta estaba abierta.

Prendió la luz. Todo en la habitación estaba en perfectas condiciones. Justo como estaba antes de que Sofía se mudara.

Colin tuvo un mal presentimiento y se apresuró a ir al guardarropa. Estaba vacío.

Las comisuras de su boca se alzaron y se le dibujó una sonrisa maliciosa. Ahora se dio cuenta y tomó conciencia de que ella también estaba de acuerdo en divorciarse.

Estaba confundido, pero después de un momento, marcó el número de Sofía.

La joven no se había acostado todavía. Acababa de mudarse y estaba limpiando la casa. Estaba a punto de terminar de fregar el piso cuando el teléfono sonó.

''Hola. ¿Señor Li?''. Sofía respondió su llamada.

''¿Dónde estás?''. Le preguntó Colin.

''Estoy en mi casa'', respondió.

''¿Tu hogar? ¿Te refieres al que compartes con Paulo?''. No pudo evitar burlarse de ella.

Su rostro se congeló: ''Gracias por llamar, Señor Li''.

Colin no esperaba esa respuesta. Luego le gritó. ''¡Sofía Lo! ¡Si te atreves a colgar el teléfono, yo...!''. Entonces oyó la señal sonora y nadie contestó del otro lado.

Colin arrojó el teléfono sobre su cama. Se desabrochó la camisa, se aflojó la corbata con impaciencia y las tiró.

No sabía qué le estaba molestando, pero algo era.

En el grupo SL, Sofía se sentó en su lugar, pero se sintió muy incómoda. Frente a ella, un hombre magnífico la observaba todo el tiempo. Tenía dificultades para concentrarse porque no tenía ninguna restricción. Ninguna en absoluto... ...

''Bueno, guapo señor Huo, ¿qué te parece si salimos y damos una vuelta?''. Le dijo Sofía. ¡Cumpliría con las instrucciones de Colin para entretener muy

to y elegante y emanaba una luz deslumbrante.

''Eso es suficiente. Se fue''.

Helge no se perdió ningún detalle ante el cambio sutil en la cara de la mujer. Pensó que si perdía esta oportunidad, nunca tendría otra posibilidad de ganar su corazón.

Sofía apartó la mirada y condujo a Helge a la tienda de postres.

Helge era un buen conversador e incluso muy bueno para hacer felices a las chicas.

Sofía estaba de mal humor al principio, pero poco después, olvidó su infelicidad, se rió y habló con él.

Cuando regresaron a la compañía, ya era hora de dejar el trabajo. Helge se fue directamente hacia la oficina del Director Ejecutivo y Sofía se dirigió a la oficina de secretarias para completar su trabajo.

''Qué bien, nuestra joven secretaria está de vuelta. ¿Cómo estás? ¿Cómo estuvo el señor Huo en la cama?''. El buen humor de Sofía desapareció por el insulto tan directo de Jimena.

Después de que la mujer habló, las otras secretarias también la miraron a Sofía con curiosidad.

Sofía se dirigió hacia el escritorio de Jimena. Golpeó la mesa con la mano. El sonido y la amenaza sutil hizo que Jimena encogiera su cuerpo.

Enojada y avergonzada, se puso de pie y la enfrentó: ''¿Qué demonios estás haciendo?''.

''Señorita Chiao, esto es solo una advertencia. Si hablas así otra vez y arruinas mi reputación, mi mano estará sobre tu hermosa cara en lugar de estar sobre este escritorio''. Mientras Sofía hablaba, acarició suavemente la mejilla maquillada de Jimena.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir