ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1167 Nuestro matrimonio terminará en divorcio

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8692

Actualizado: 2019-04-14 05:07


Los rayos del sol se filtraban en la habitación y envolvían a Colin en una cálida luz dorada.

Algunas personas simplemente se habían sacado el premio gordo en la lotería genética. Colin, el hijo mayor de la familia Li, era una de esas personas.

Era guapo, encantador y excelente en casi todo lo que hacía. No había una mujer que no lo deseara.

... ...

Sofía era todo lo contrario. En su mente, ella era la mujer más común y corriente del mundo. Si un día desapareciera de repente, dudaba que alguien se diera cuenta.

Colin la miró. Sin otro lugar donde fijar su vista, la mirada atolondrada de Sofía Lo se topó con la de él. Sus ojos se encontraron. Sofía reorganizó rápidamente sus pensamientos. "Sr. Li, ¿qué puedo hacer por ti?"

"Primero, puedes cerrar la puerta".

Ella se volvió obedientemente e hizo lo que se le indicó, entonces se colocó a un lado de la puerta esperando las palabras de Colin.

"Quiero que me digas todo lo que pasó con Omar la última vez que pediste permiso. No me ahorres ningún detalle". Colin se sentó en un sofá con las piernas elegantemente cruzadas frente a él.

Hubo un cambio perceptible en los ojos de Sofía. "¿Me creerás?", dijo ella con suspicacia.

Si le contaba a Colin sobre los avances de Omar, ¿pensaría él que ella había tratado de seducirlo? Después de todo, ante sus ojos ella era sólo una mujer ligera y tonta.

"¡Por supuesto que te creeré!", señaló Colin demostrándole confianza. .

Sofía reflexionó brevemente sobre el asunto y decidió contarle todo lo que había sucedido ese día.

Cuando llegó a la parte en que Omar le tocaba la mano, una nube negra pareció cubrir los ojos de Colin. ¿La estaba tomando por mentirosa?

Sofía lo miró directamente a los ojos. "Sr. Li, no tengo idea de lo que estás buscando, pero te he dicho la verdad. ¡Lo juro!"

Colin dejó el sofá y se le acercó. Levantó su mano y le preguntó en tono indiferente, "¿Qué mano te tocó?"

Sofía de repente temió que él ahora pudiera creerle. Levantando su mano ante él, dijo, "Mi mano izquierda".

Lo que Colin hizo a continuación la tomó por sorpresa. Bajó la cabeza y le besó el dorso de esa mano.

"Lo sé."

"¿Qué sabes?" "¿Y después de eso?" "... No pasó nada más".

Sofía estaba confundida y miró con curiosidad al hombre que le sostenía la mano. ¿Qué era lo que realmente quería?

"Una reunión de alto nivel se llevará a cabo hoy. Vendrás conmigo". Colin le soltó la mano y metió las suyas en los bolsillos, mirándola.

La Sofía que tenía ante él ahora parecía haber cambiado. No era ni la sombra de lo que solía ser.

En aquel enton

abio inferior con el dedo índice. Inspeccionando el dedo, vio su sangre. Sofía era feroz. ¡Ella me mordió! ¡Y también desgarró la piel!

"Eres mi esposa, ¿por qué no puedo dormir contigo? Además, tienes mucha experiencia. ¿Por qué le das tanta importancia? Yo sólo sería uno más de tus amantes". Al pensar que Sofía había estado con otros hombres, Colin sentía la necesidad de buscarlos y golearlos hasta matarlos.

Ella respiró hondo mientras consideraba las palabras precipitadas e hirientes de Colin. Rápidamente se controló, suprimiendo su enojo.

"Colin, no te deseo. ---- ¿Cómo podría dormir con alguien que todavía es virgen? ¡Ve y encuentra otras mujeres para practicar!". Diciendo esto, Sofía lo empujó, abrió la puerta y salió.

De vuelta en su oficina de consultor privado, Sofía se encerró rápidamente, se detuvo detrás de la puerta y sintió con su palma los latidos de su corazón.

Colin, ese bastardo. Quizá ella no sabía nada sobre su vida privada, pero lo que fuera que hiciera, ciertamente no todo era diversión inocente. ¡Qué sorpresa que supiera besar tan bien! Definitivamente había estado con otras mujeres...

Sofía se limpió los labios con grandes aspavientos.

Sin embargo, pensando de nuevo en el ensangrentado labio inferior de Colin, no pudo evitar sonreír.

Piso 22.

Colin entró en la oficina rápidamente con Sofía siguiéndolo de cerca.

A dondequiera que fueran, Sofía podía escuchar a los empleados cuchichear entre si.

¿Qué le había pasado en la boca a Colin? ¿Era eso... una marca de mordida? ¿Lo había mordido una mujer? ¿Qué mujer? En la oficina llovían las preguntas.

Conforme avanzaban hacia la sala de juntas, Sofía fingía no escuchar nada. Colin permaneció en silencio.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir