ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1174 ¿No dormí contigo anoche

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7654

Actualizado: 2019-04-16 00:17


Puso la caja de zapatos en el pórtico. Después de lavarse las manos, Sofía se sentó a desayunar.

El silencio envolvió la sala.

Colin esperó a que Sofía terminara de comer antes de abandonar la mesa. Caminó directamente hacia la puerta.

Sofía se limpió la boca, tiró el pañuelo usado a la basura y alcanzó a Colin.

Ella usaba zapatos cómodos, pero guardó sus tacones altos ya que ella quería usarlos en la compañía.

El Lamborghini deportivo negro los estaba esperando cuando Colin y Sofía salieron. Wade lo había conducido hasta su casa y había estado esperando aproximadamente media hora.

Sofía lo saludó avergonzada antes de sentarse con Colin en el asiento trasero del pasajero.

Cuando Wade comenzó a conducir, Sofía le preguntó a Colin ansiosamente: "Señor Li, ¿ha reservado su boleto de avión al país A para mañana?".

Colin le lanzó una mirada. "Sí".

"Señor Ji, ¿puede darme un permiso para mañana?". Desde el incidente con Omar, se había convertido en responsabilidad de Wade manejar todas las solicitudes relacionadas con los permisos del Departamento de Secretaría.

Como Wade estaba a cargo de todos los permisos para la sala de secretaría del Director Ejecutivo, Sofía pensó que era prudente preguntarle.

"¿Por qué necesitas un permiso?". Colin tenía una idea del porqué necesitaba una permiso, pero le preguntó de todos modos.

Sofía pensó por un momento antes de decidir decirle la verdad. "Yo también quiero ir. Yo extraño... ¡a mi padre!".

Sofía también tenía otra razón. Pero eso no quería compartirlo con Colin. Necesitaba hablar con Yonata sobre la investigación relacionada con su madre y su hermano.

"Eh, acércate a mí". Colin dejó el periódico y saludó a Sofía, que estaba sentada en el otro lado del asiento.

Sofía estaba confundida. "¿Por qué?".

En lugar de responderle, Colin se acercó a Sofía. "Bésame una vez, y puedes tener una hora libre de trabajo".

Sofía, "..."

Wade, "..."

"¿Cuánto tiempo necesitas para ir allá? Puedes averiguar las horas". Con su brazo derecho apoyado contra la ventana del coche, Colin había encerrado a Sofía en una esquina.

Sofía empujó a Colin y lo ignoró. "Señor Ji, no iré por encima de su autoridad y pediré su permiso".

Necesitaría tiempo para volar al país A, y un poco más de t

trabajo como si nada hubiera pasado.

Las tres personas entraron al ascensor. Colin estaba detrás de Sofía. "¿Esto sucede todo el tiempo?".

"Sí". Sofía respondió con amargura. Ella fue a trabajar de buen humor, pero se había arruinado debido a los chismosos.

Aunque sabía que no debía prestar atención, Sofía no podía evitar sentirse mal.

Sin embargo, sabía que todo esto se debía a los rumores difundidos por Paulo, Dolores y Jimena.

"Señor Chi, haz un anuncio al personal de que si alguien es captado difundiendo chismes en la compañía, él o ella serán despedidos".

"¡Si señor Li!".

Sofía miró a Colin con asombro. ¿Acaso estaba haciendo esto por ella?

Sofía aún estaba pensando en la decisión de Colin cuando entró al vestidor.

¿Por qué sentía que Colin la estaba protegiendo?

Colin la protegía en secreto por el tema relacionado con la disculpa de Dolores, la pelea entre Colin y Paulo y el asunto con Jimena.

¿Por qué?

Sólo porque ella era su esposa de palabra... ¡Oh! ¡No! ¿Lo que pasó entre ellos la noche anterior los convirtió en pareja?

Sofía pensó más sobre la noche anterior. ¿Por qué no sintió nada después de que hicieron el amor?

¿Por qué?

Sofía volvió a la realidad cuando escuchó un silbido. Era Helge quien había estado esperando pacientemente en la oficina de consultoría privada.

"¡Pequeña Sofía, por fin has llegado! ¡Oh! ¿Qué le pasó a tu cuello? ¿Hiciste el amor con Colin?". El hombre de cabello amarillo saltó para saludarla y le sonrió intencionadamente.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir