ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1198 ¿Lo amas

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7639

Actualizado: 2019-04-21 08:10


Sofía pensó que Colin no estaría de acuerdo. Seguía siendo su esposa legal después de todo.

Pero la respuesta de Colin la decepcionó. Colin pasó a la última página del contrato y señaló la sección de firmas. "Si el señor Gong firma aquí, la señorita Lo saldrá contigo esta noche... Depende de usted. ".

''¡Bueno! ¡El señor Li es realmente un hombre directo!''. Galo agarró la pluma para firmar el contrato.

Sofía se levantó de repente y sus manos temblorosas se apretaron y se convirtieron en puños. La mujer miró a la gente que estaba a la mesa y todos estaban calmados. ''Lo siento, no me siento muy bien. Tengo que irme ahora''.

Tomó el bolso que estaba detrás de ella y corrió hacia la puerta de la habitación.

Alguien se acercó y la detuvo. ''Señorita Lo, es un honor que el señor Gong quiera salir contigo. ¿Cómo puedes irte ahora? ¡Eso es una falta de respeto!''.

"¡Lo siento!". Sofía bajó un poco la cabeza. Su visión se volvió borrosa de repente y casi se desmayaba.

Se incorporó, trató de mantenerse consciente y salió corriendo de la sala privada a pesar de que todos la llamaban.

Solo después de que llegó al otro lado de la carretera desde el hotel, se atrevió a detenerse y recuperar el aliento.

Sus lágrimas no paraban de caer. Colin... ¿Cómo pudo hacerle esto a ella?

Incluso si la odiaba, no debería entregarla a otros...

Los sentimientos de tristeza inundaron el corazón de Sofía. Se escondió en un pequeño jardín junto a la carretera y lloró.

A pesar de todas sus quejas, Sofía finalmente se calmó y regresó a la Mansión.

Colin no había vuelto todavía. Se quitó los tacones que le ampollaron los pies, se puso las pantuflas y volvió a la habitación.

No quería ni pensar en cómo Colin tuvo que enfrentar a esos gerentes después de su fuga.

Tampoco quería pensar en el contrato.

... Su corazón estaba agotado y todo lo que deseaba era dormir.

Desde ese día, Sofía se convirtió en la secretaria personal de Colin...

Sin importar la ocasión, Colin se la llevaría con él.

Una vez, dos veces, tres veces... Sofía se adormeció poco a poco. Se vestía siempre con ropa hermosa que Colin le elegía y personalizaba para que conociera a diferentes clientes.

La cantidad de alcohol que bebía aumentó de algunas copas a casi un

a?

Las palabras de Mario pasaban por su mente. Sus ojos confundidos se posaron sobre Colin que siempre ocultaba sus verdaderos sentimientos. ¿Ella lo amaba?

Colin tuvo miedo de que ella diera una respuesta que él no quería escuchar. Al instante se levantó y apartó a Sofía de los brazos de Mario. "Si me ama o no, no es importante'', dijo Colin.

Sostuvo a Sofía en sus brazos, se sentaron en el sofá y la apretó con fuerza.

Colin se mostró fuertemente posesivo y esa reacción apagó la felicidad en los ojos de Mario. Tales emociones intensas representaban todo. Sin palabras, Mario sabía que a Colin le gustaba Sofía.

En ese momento, supo que había perdido su oportunidad con la mujer que amó durante muchos años. En menos de dos años, Sofía se casó con su mejor amigo.

¿Tendría que llamarla "cuñada'' en el futuro?

Después de que bebió un vaso de vino, Mario golpeó el vaso vacío sobre la mesa e hizo un sonido muy fuerte. ''Sofía... Ven aquí. Me gustaría hablar contigo a solas''.

Mario no quería rendirse. A Sofía le gustaba Paulo, pero se casó con Colin. Ella debía tener algún problema...

Sofía quería alejar las manos de Colin, pero no la soltaba y la agarraba con fuerza. Finalmente, tuvo que decir: ''Colin, solo quiero hablar con Mario''.

"Habla con él aquí''. Colin insistió.

Sofía se mordió el labio inferior muy molesta. ¿Por qué estaba tan enojado Colin?

"Mario, hablemos aquí''. Sofía se movió y se acomodó junto a él. Quería acercarse más y así poder escucharlo claramente.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir