ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1220 El marido de Sofía

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7140

Actualizado: 2019-04-25 10:28


Jimena se preguntó por qué Sofía seguía trabajando en la compañía incluso después de que el presidente la había humillado.

Aprovechándose de la situación, Jimena dijo de forma engreída: "Perra, si fuera tú, empacaría mis cosas y me iría de la compañía".

"Entonces vete ahora." Una voz fría vino de atrás.

Todos estaban muy familiarizados con la voz. Era Colin. Los empleados comenzaron a escapar por temor a que los castigaran cuando Colin ladró: "¡Nadie tiene permiso para irse!"

Cerca de 30 personas estaban reunidas en el vestíbulo. Todos bajaron la cabeza y maldijeron su mala suerte.

Colin caminó hasta la mitad de la multitud donde estaba Sofía. Wade siguió de cerca.

Jimena tartamudeó nerviosamente, "Sr. Li, es la señorita Lo. Ella está casada, pero..."

Colin la miró con frialdad y continuó: "¿Pero qué? ¿Ella me ha estado seduciendo?"

"Sí... Mira el anillo de diamantes en su mano. Es de... ¡Es de su marido!" La cara de Jimena estaba tan blanca como una hoja de papel. ¿No había salido el presidente a ver unos clientes? ¿Por qué volvió tan temprano?

Colin ignoró a Jimena y miró al rostro pálido de Sofía. "Te ves pálida. ¿Estás asustada?"

Su fría voz cambió a un tono suave cuando habló con Sofía, lo cual sorprendió a todos los presentes.

Sofía negó con la cabeza ligeramente. "Señor Li, lamento haberlo molestado. ¡Por favor, castígueme como mejor le parezca!

"Dame tu teléfono." Colin ignoró su auto-recriminación.

Aunque Sofía estaba desconcertada, le entregó su teléfono a Colin. Todos contuvieron la respiración mientras esperaban lo que sucedería después.

La polémica publicación seguía abierta en el teléfono de Sofía. Colin echó un vistazo a las fotos y sonrió.

Después de regresarle el teléfono a Sofía, Colin levantó la mano izquierda de Sofía con el anillo de diamantes y le preguntó a Jimena: "Señorita Jiao, ¿está hablando de este anillo?"

Jimena, ya nerviosa, asintió con la cabeza con inseguridad.

"¿Por qué hiciste borrosas las fotos?" Colin le preguntó de nuevo.

"Señor. Li, lo siento. Yo..." Jimena estaba demasiado asustada para hablar coherentemente. Cua

erza. "No, no estoy enferma. Es solo... Es mi periodo".

El hombre estaba desconcertado. "¿Periodo?"

Sonrojada de vergüenza, Sofía le explicó rápidamente. Colin se sintió aliviado. No era tan serio como él había temido, y la puso de nuevo en la cama.

"¡Descansa un poco!" La metió en las mantas y se marchó.

El dolor hizo que Sofía no dejara de dar vueltas en la cama.

Veinte minutos más tarde, Colin abrió la puerta de la sala y encontró a su esposa pálida rodando en la cama y agarrándose el estómago.

Colin caminó hacia la cama y dejó la sopa que estaba sosteniendo. Recogió a Sofía con cuidado en los brazos. "¡Sofía, te llevaré al doctor!"

"No tiene caso". El médico no tendría idea de cómo curar este tipo de dolor.

Colin había consultado a su médico privado. Al parecer, la medicina occidental no podía curar los cólicos menstruales rápidamente, pero un practicante de medicina tradicional china con experiencia podría ayudar.

La abrazó con más fuerza. "Sofía, ¿qué puedo hacer para ayudarte?"

Colin quería llevarla al hospital.

'Sofía, ¿qué puedo hacer para aliviar tu dolor?', pensó para sí mismo sin poder hacer nada.

Sus ojos se humedecieron de lágrimas de felicidad. Había pasado mucho tiempo desde que alguien se preocupaba por ella así.

Quería llorar. ¿Qué podía hacer?

Sofía hundió la cara en el pecho de Colin. "Colin".

Su tono era suave y parecía una niña mimada.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir