ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1240 Las viejas costumbres no mueren fácilmente

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7298

Actualizado: 2019-04-29 20:48


Leila miró a Sofía fijamente. De repente se dio cuenta de que la había visto antes en algún lugar...

"No me importa si ha estado casado antes. Lo amo. ¡Por favor, déjalo ir, Sofía! ¿No es Paulo Tai tu verdadero amor?"

Cuando se mencionó el nombre de Paulo, Sofía apretó los puños con furia. "Te equivocas, señorita Ji. Paulo no es más que un estigma en mi vida, un recuerdo de lo ignorante y crédula que era yo en el pasado. Y, ahora, creo... que estoy enamorada de Colin".

Antes de darse cuenta, se había enamorado de Colin. Si él estaba triste, ella también lo estaba; y él la hacía reír. Cada pequeña manifestación de su amor conmovía a Sofía...

"¿Estás enamorada de él? No lo creo. Solo te atrae su poder y su fortuna". No había ironía en las palabras de Leila, solo certeza.

Sofía negó con la cabeza. Miró a Leila a los ojos y dijo: "No tiene nada que ver con sus posesiones, estoy enamorada de quien es él. Y me he acostumbrado a tenerlo en mi vida".

Ella quería que la abrazara todas las noches. Incluso si estaba enojado y callado, quería verlo todos los días... Quería todo lo que se había convertido en costumbre para Sofía. Las viejas costumbres no mueren fácilmente.

Leila comprendió lo que sentía. Colin era un hombre maravilloso y habían estado juntos por algún tiempo. Era lógico que Sofía tuviera sentimientos hacia él.

"¿Pero no eres estéril? Colin es el hijo mayor de su padre. ¿Crees que estaría bien para el Clan Li tener a una mujer que no puede darles un heredero?" Leila no quería hablar de ello. Pero no tenía otra opción porque Sofía no quería rendirse.

Sofía se rió entre dientes. "Si a Colin no le importa, ¿por qué debería importarme a mí?"

Esa misma tarde, Colin le había dicho que no le importaba.

"¿A Colin no le importa?" Leila estaba asombrada.

Sofía no quería guardárselo. Ella asintió. "No, a él no le importa. Además, no soy del todo estéril. El médico me dijo que tengo posibilidad de recuperarme".

Leila se sintió feliz por ella. Pero todavía se comportaba de manera indiferente. "Ya veo. Nuestra conversación no va a ninguna parte, señorita Lo. No voy a renunciar a Colin. Ven a mí en cualquier momento si cambi

ó rápidamente detrás de la puerta de la sala y desapareció.

Colin se volvió hacia Alejandro y también lo encontró mirando hacia donde había desaparecido la silueta. Al cabo de un rato Alejandro apartó la vista y miró a Colin. Intercambiaron miradas significativas.

Mientras tanto, Sofía todavía estaba tratando de decirle a Jay quién era ella.

Colin sacó su teléfono y le envió un mensaje a Gonzalo. "Gonzalo, no se lo digas a nadie. Envíame una copia del vídeo de la cámara de seguridad de hoy del octavo piso".

Al mediodía, Colin visitó al Dr. Chavez para conocer en detalle cuál era la situación actual de Jay.

Más tarde, sacó a Alejandro y Jay del hospital para comer fuera.

Alejandro acomodó a Sofía y Jay en el asiento trasero del coche y se sentó en el asiento del pasajero.

El Mercedes-Benz salió lentamente del hospital. De repente, Jay dejó de reírse con nerviosismo y sostuvo a Sofía en sus brazos. Con los ojos llorosos, murmuró: "Sofía, mi pequeña Sofía..."

Sofía miró a su padre con asombro. "¿Papá? ¿Me reconoces?"

En el espejo retrovisor, Alejandro vio una camioneta anónima siguiéndolos.

"Sofía, ¿cómo no voy a reconocerte?" ¡Ella era su preciosa niña pequeña!

"Papá, ¡te has recuperado!" Sofía estaba emocionada.

Jay miró cariñosamente a su hija y dijo preocupado: "Alejandro me dijo que perdiste mucho peso. No lo creí hasta que te vi. Sofía, debes de haber sufrido mucho sin papá y mamá a tu lado..."

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir