ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1291 Perder al bebé

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8424

Actualizado: 2019-05-11 02:52


Él pudo percibir su expresión de profundo dolor y enajenación.

Sosteniendo con amor a Sofía en sus brazos, dijo, "Sofía, lo siento. ¡No he podido averiguar quién se llevó a tu padre!".

"Está bien. Mi padre está a salvo, a pesar de estar cautivo".

"¿Por qué no hablas con Colin sobre estas cosas?" Mario estaba claramente confundido.

Sofía sonrió con amargura. "No tengo evidencia. Después de que ellos me llamaron, los registros de las llamadas y los vídeos se eliminaron automáticamente y..."

Le contó a Mario todo sobre Quintana.

Ynocente y Jacinto ya estaban al tanto de esa situación. Así que ella no tuvo miedo de contárselo a Mario.

"¡Sin embargo, lo siento mucho por Colin!"

Ella quería compensarlo. Pero Colin no le daría ninguna oportunidad.

"No te culpes, esto no fue algo intencional". Era difícil tratar de juzgar la situación. De hecho, Colin no era del todo culpable. Era imposible para un hombre mantener la calma después de ver a una mujer que se veía igual a su esposa tener relaciones sexuales con otros hombres. Además, Quintana había desaparecido. Sofía no tenía las pruebas para demostrar que era inocente.

"Bueno, está bien. Estoy esperando a que vuelva mi padre. Espero que todavía haya una oportunidad de recuperar a Colin". Ella había tomado una decisión. Una vez que su padre regresara, ella lo resguardaría. Sin su padre como rehén, esas personas no podrían volver a amenazarla. Entonces podría explicarle todo a Colin.

Mario dijo con dificultad: "Sospecho que todo esto está relacionado con Ynocente y Jacinto".

Sofía estaba de acuerdo con él. Pero ella no dijo nada.

Después de que Mario se fue, él secretamente contrató a muchas personas para proteger a Sofía.

Sofía no tuvo más remedio que aceptarlo.

Un mes después, se publicó en Twitter una noticia en donde Mario le contaba a los medios que planeaba regresar al País A el próximo año.

Pensaba cambiar el enfoque de su carrera en ese país.

Más tarde, Sofía fue al estacionamiento subterráneo de la compañía varias veces, esperando encontrarse con Colin. Sin importar lo que ella le entregara, el hombre solo recibía los artículos y luego los arrojaba directamente al basurero más cercano.

Esto sucedió una vez, dos veces, tres veces... Para la décima ocasión, Sofía fue detenida por el oficial de seguridad en la entrada del estacionamiento subterráneo. Ya no se le permitió más acercarse al Grupo SL. El mensaje fue claro: si volvía a acosar al presidente, llamarían de inmediato a la poli

sustada. Muy tímida, ella dijo: "Señorita Lo, es verdad. Podemos entender su dolor. Pero cuando la trajeron aquí, ya había algo mal con su bebé..."

Sí. Ella recordó. Antes de llegar al hospital, Sofía había sido empujada por Dolores, perdió el equilibrio y cayó por las escaleras.

"Ah...", Sofía gritó de angustia. Su bebé... ¡su única esperanza!

Salvadora quería consolarla. Pero no sabía qué decir. "Sofía, todavía te estás recuperando del parto. Necesitas calmarte".

Parecía que Sofía no podía escucharla. Se apresuró a quitarse las agujas de su muñeca y saltó de la cama. Ella comenzó a gritarle de forma histérica a la enfermera, "¡No te creo! ¡Si de verdad ha muerto debo ver su cuerpo! ¿Dónde está mi bebé? ¡Tráemelo! Tráeme de nuevo a mi bebé... ¡Ah!"

Durante esa noche, muchas personas escucharon a Sofía gritar y llorar...

Finalmente, agotada por todo el estrés y el parto, Sofía se desmayó, dejando a todo el mundo tranquilo de nuevo.

Salvadora se quedó cerca, mirando como la cara de Sofía se había puesto pálida. Ella ya había visto al bebé muerto. Su rostro se había puesto negro. De hecho, parecía haberse ahogado...

Sofía tuvo un sueño otra vez. Desde su divorcio con Colin, había estado soñando día y noche...

Estos sueños hacían que Sofía se estremeciera en la cama. Ella estaba sufriendo por el dolor que le causaba su pérdida.

Esa noche, en su sueño, el lindo y pequeño bebé la llamó con dulzura "Mamá. Mamá..."

Pero al final del sueño, Dolores la empujaba y su bebé desaparecía.

Su bebé...

"Bebé... Lo siento mucho..." Ella era una pecadora. Sí. ¡Ella era una pecadora! Ella había arrastrado a su bebé en sus problemas...

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir