ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1308 Quiero comprarle la cena a la tía Sofía

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8525

Actualizado: 2019-05-15 00:17


Al escuchar estas palabras, Sofía sintió una oleada de gratificación; resultó que Colin había hecho un buen trabajo criando a su hijo. Era un pequeño caballero.

"No tengo nada en particular en mente ahora. ¿Por qué no eliges un restaurante?"

Ambrosio pensó por un momento y dijo: "Papá una vez me llevó a un restaurante occidental en el último piso de este edificio. Vamos para allá".

"¡Está bien!"

De pie en el lado izquierdo y derecho de Ambrosio, Wendy y Sofía sostuvieron una mano cada una, y todos se dirigieron al ascensor.

Cuando estaban a punto de ir al último piso, Sofía vio una juguetería. Se detuvo y dijo: "Bario, ¿quieres que la tía Sofía te compre un juguete?"

Wendy quería rechazar la oferta porque él ya tenía demasiados juguetes en casa. Pero luego recordó que este sería el primer regalo de su madre biológica, así que no dijo nada.

Ambrosio, por el contrario, estaba encantado de escuchar esto. "¡Sí! Tía Sofía, ¿qué me vas a regalar?", él saltó de alegría y preguntó.

"Bueno, ¿qué tal si entramos y elegimos algo?"

"¡Bueno! ¡Eres muy amable, tía Sofía! ¡Vamos, déjame darte un beso!"

"... ¡Jajajaja! ¡Eres tan adorable!" Sofía se agachó y besó a Ambrosio en la mejilla.

Para su sorpresa, Ambrosio no parecía muy feliz por el beso. "Se supone que yo debo besarte a ti, no tú a mi, tía Sofía", dijo haciendo un puchero.

"¡Está bien, está bien!" Sofía se agachó y dejó que Ambrosio le diera un beso en la mejilla.

Wendy estaba muy contenta de ver que la madre y su hijo se llevaban muy bien. Ella había estado cuidando al niño desde que nació, pero rara vez lo veía tan feliz.

En la tienda de juguetes

Sofía pronto estuvo perdida en un mar de juguetes para niños pequeños. Sin embargo, Ambrosio no tardó mucho en elegir algo que le gustaba. "¡Tía Sofía, quiero éste!"

Mirando hacia donde señalaba, Sofía vio un brillante yate de carreras blanco con tonos celestes.

Una vendedora se adelantó y les ofreció una descripción general del juguete. Ella dijo: "Este es un yate de carreras de control remoto de alta velocidad. Está hecho de fibra de vidrio. Para el tratamiento de la superficie del material se utilizó barniz de hornear, el mismo que se aplica en los automóviles. Puede alcanzar una velocidad máxima y constante de 90 km/h. También, está equipado con un transmisor de 2. 4G y tiene una sólida protección impermeable..."

Sofía no tenía ni idea de lo que significaban esos términos técnicos, pero cuando vio cómo brillaban los ojos de Ambrosio mientras escuchaba la descripción d

a de al lado y se sentó.

Al principio, Wendy no sabía qué hacer. Entonces, decidió que también podría sentarse con su nieto. En un intento de aligerar la atmósfera, añadió sin cuidado: "Bario, estás siendo travieso de nuevo".

Felice miró a Sofía con el ceño fruncido. "Qué mujer tan astuta", pensó, "Es lo suficientemente inteligente como para saber que ganarse el corazón de un hombre es ganarse a su familia primero".

No era de extrañar que Doroles dijera que Sofía era ahora una competidora fuerte.

Además, el sencillo traje de color azul cielo que llevaba puesto le quedaba bien.

Pero no se preocupaba por eso. Todos sus esfuerzos no harían ninguna diferencia. "Doroles, Colin, vamos, sentémonos", dijo Felice.

Los cuatro se sentaron a su mesa. Ambas junto a la ventana, su mesa y la de Ambrosio estaban una al lado de la otra, por lo que cualquier cosa que se dijera en una mesa se podía escuchar claramente desde la otra.

"Colin, has estado muy ocupado últimamente. Doroles te había preparado un poco de sopa de pollo. ¿Lo has estado tomando todos los días?" Felice estaba muy feliz con su yerno. Ella no podía encontrar ningún defecto en él, porque era un yerno ideal.

Colin asintió levemente y dijo: "Sí, lo hice. Pero Doroles no necesita hacer eso. Ella se casa conmigo para ser mi preciosa esposa. No quiero que ella trabaje demasiado".

Doroles se sonrojó y dijo: "En realidad, no es nada".

Sofía no escuchó el resto de la conversación porque Ambrosio la estaba bombardeando con preguntas sobre lo que le gustaría hacer.

Sofía recuperó su prudencia y respondió: "Este plato se ve delicioso. Vamos a tener el filete de bacalao frito. Es bueno para los niños".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir