ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1315 Él se arroja a mí.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9097

Actualizado: 2019-05-16 03:31


"..." Sofía Lo casi se desmayó cuando lo escuchó, pero fingió estar tranquila y se burló: "¡Tienes razón! ¡Millones de chicas harían fila por si alguna vez quisieras una amante!"

Colin ignoró su sarcasmo y le quitó su bolso para agarrar la llave. Abrió la puerta y entró a la casa. Lo hizo con tanta naturalidad como si estuviera entrando a su propia casa.

Sofía lo siguió como si fuera la invitada.

"¡Dame de cenar!" Colin le ordenó. Se sentó en el sofá como si fuera el dueño de este lugar.

Sofía puso los ojos en blanco. Ella se dirigió hacia el dormitorio, quejándose todo el camino. "¡Qué hombre tan cambiante!" "Cuando él se siente infeliz, me aleja. Y una vez que se siente mejor, bueno... él se arroja a mí.

Debe sentirse feliz ahora que se está lanzando hacia mí".

Sofía entró a su dormitorio. Ella siempre quiso devolverle algo a Colin, y esta era una buena oportunidad para hacerlo.

Regresó a la sala de estar dos minutos después con una tarjeta bancaria en la mano. Extendió su mano con la tarjeta y le dijo: "Estos son los cincuenta millones yuanes que me diste. Quiero devolvértelos a ti".

La habitación se quedó en silencio, y Sofía sintió un miedo desconocido recorrer sus piernas. Se preguntó por qué se sentía asustada. Por lo que ella sabía, estaba haciendo lo correcto al devolverle el dinero.

"¿Realmente me quieres hacer enojar ahora?" Colin le preguntó con frialdad.

'¿No fuiste tú quien te enojaste conmigo hace tres años?' Sofía murmuró para sí misma.

Al ver su reacción, Sofía sintió la necesidad de explicarse. Ella dijo: "Por favor, no me malinterpretes, Colin. Realmente aprecio tu ayuda estos últimos años. Pero ahora que te vas a casar de nuevo, creo que es justo que te devuelva esto. Y así podré empezar una nueva vida... ¡Ah!" Sofía gritó. La tarjeta bancaria cayó al suelo y ella fue arrastrada a los brazos de Colin.

"Juegas a hacerte la difícil, ¿eh?" Colin la miró con sus ojos entrecerrados.

Al ver al hombre que ella extrañaba día y noche tan cerca de ella, Sofía se dio cuenta de que era más encantador y carismático de lo que recordaba. Ella sacudió la cabeza y dijo: "No, no estoy jugando".

No podía entender por qué Colin pensaba que ella estaba jugando a hacerse la difícil. Lo que ella quería era mantener la distancia adecuada hacia un hombre comprometido.

Mientras ella seguía ensimismada en sus pensamientos, Colin dijo: "Bien. Ya que no quieres satisfacer mi estómago, ¡no me importaría ser alimentado de otra manera!" La puso en el sofá y se acostó encima de ella.

Sofía lo miró nerviosa. "¡Colin, por favor no lo hagas! No me siento lista para...", ella suplicó.

"Yo sí lo estoy". Él la interrumpió a la mitad de su frase y pr

acercó, notó las lágrimas en los ojos de su madre.

Al escuchar la voz de Mario, Preciosa tomó un pañuelo y se secó las lágrimas a toda prisa. Luego levantó la cabeza, miró a su hijo y dijo: "Mario, mamá tiene algo que decirte".

"Bueno, mamá. ¿Qué es?"

Preciosa tomó las manos de Mario entre las suyas. "A partir de mañana... Me convertiré en monja y viviré en el templo. Por favor, cuídate, hijo mío", dijo ella. ...

¿Una monja? Mario se quedó sorprendido por las palabras de su madre. "¿Pero por qué?", le preguntó a ella.

Sabía que Preciosa era un creyente del budismo, pero no a tal grado para ser una monja... eso era demasiado. ¡Algo debía estar mal!

Preciosa no estaba segura de decirle a Mario la razón de su decisión. Entonces, ella negó con la cabeza y suavemente dijo: "Mario, no necesitas saber la razón. ¿Sólo prométeme que te cuidarás, bien?"

Mario se giró para mirar a Ynocente. Parecía entender la razón detrás de la decisión de su madre. ¡Se acercó a Ynocente y lo agarró violentamente del cuello! Ynocente se sorprendió. "Mario, ¿qué diablos estás haciendo?" Él gritó.

"¿No te imaginas? ¡Te voy a matar, viejo miserable!" Diciendo esto, Mario lanzó un golpe a Ynocente, pero él esquivó el golpe.

Preciosa no quería que ninguno de ellos saliera lastimado por ella. Muy ansiosa corrió para detenerlos. Se aferró a los brazos de Mario. "¡Mario, por favor no hagas esto!" Ella le suplicó.

"¡Atrás, mamá! ¡Tiene que ser por él, o no habrías tomado tal decisión!" Mario trató de alejar a Preciosa, pero ella se aferró a su brazo.

"¡Mario, por favor! déjalo ir".

Mario vaciló pero finalmente liberó a Ynocente, quien se acomodó la ropa. Enojado con Mario por darle un puñetazo, le gritó. "¡Pedazo de mierda! Te atreves a golpear a tu viejo, ¿eh? ¡Eres un hijo indigno!"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir