ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1318 Elige un regalo para la suegra

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8625

Actualizado: 2019-05-17 00:17


Dolores había venido a ver a Colin porque escuchó que él había entrado a la habitación con una mujer en sus brazos.

Y Colin, que abrió la puerta con solo una bata, hizo difícil que Dolores no pensara en nada más. Su incomodidad hizo que ella apretara los puños a escondidas.

"Estoy bien", respondió Colin. "Entonces, ¿qué te trajo aquí?". Colin estaba firmemente parado al lado de la puerta. No tenía intención de invitarla a entrar.

"Nada especial. ¿Puedo esperar adentro para que podamos salir juntos?''. Dicho esto, Dolores trató de entrar. Realmente quería descubrir qué mujer tenía las agallas para seducir a su prometido.

Colin entendió sus intenciones. Se paró sólidamente frente a ella. "Eso no será necesario. Tengo otros asuntos que tratar. No tienes que esperarme'', la despidió.

"¿Qué hay de la fiesta de cumpleaños de mamá mañana por la noche?". Dolores miró a su prometido con lástima.

"Estaré ahí''.

No podía pensar en ninguna otra excusa para seguir hablando con Colin. La mujer también podía distinguir que él estaba un poco irritado, así que decidió irse. Pero si hubiera sido Paulo de pie frente a ella justo ahora, lo habría abofeteado. Pero este hombre era Colin, tremendamente superior a Paulo en todos los aspectos.

Dolores puso una suave sonrisa. "Bueno. Me iré entonces. Ten cuidado al conducir''.

Colin no se molestó en contestar. Cerró la puerta antes de que la mujer terminara la frase.

Mirando hacia atrás a la puerta cerrada, Dolores se sentía desgraciada. Sabía que no podía atreverse a enojarse, incluso cuando la trataba así.

Aunque Colin y ella habían estado comprometidos durante tres años, él todavía salía con chicas diferentes. Esa Maita, por ejemplo, era una de ellas. Y Dolores no podía quejarse ni siquiera de esto.

Por lo tanto, esperaba con desesperación el final del mes siguiente cuando se convertiría en la señora Li y tendría el derecho de alejar a todas estas rameras.

En cuanto a ahora, solo podía dejar que Colin se divirtiera. Entendió que una chica siempre estaba al lado de Colin porque él era un hombre de excelencia. Todas las chicas querían mostrarse con él.

En el momento en que Sofía salió del baño, los brazos fuertes de Colin la rodearon. Él se inclinó y besó sus labios rojos y deliciosos.

Sofía trató de escapar, pero no pudo. No quería hacer nada, ya que acababa de aplicarse un medicamento en ciertas partes de su cuerpo que aún le dolían.

Además, se había empapado, lo cual debió haber inflamado sus heridas.

"No...". La mujer aprovechó la oportunidad cuando él se detuvo

ial estaba equipado con un sistema funcional de prevención contra incendios, ya que estaba ubicado en un área poblada.

"Acaban de llamar a la estación de bomberos y están buscando las posibles causas", respondió Wade.

"Ya veo. Estaré ahí pronto'', dijo y desconectó el teléfono.

Cuando miró a su alrededor en busca de Sofía, no pudo verla. Suponiendo que ella se había ido, comenzó a caminar hacia su propio auto. Rápidamente entró, salió de la zona de aparcamiento y se dirigió al centro.

Cuando Sofía salió del estacionamiento y pasó por el centro comercial, trató de encontrar a Colin.

Estaba segura de que Colin correría tras ella, pero él no lo había hecho.

Deprimida, presionó con fuerza el acelerador y condujo hacia el hospital.

Finalmente se dio cuenta de que era solo su fantasía. Había sobrevalorado el amor que él tenía por ella.

Cuando salió del hospital, ya eran las seis. Sofía fue a una tienda de mascotas antes de encontrarse con Mario.

Compró un gato negro y lo reservó. Luego le pidió al propietario que lo enviara a una persona en particular en un lugar determinado.

En el Crucero

Sofía encontró a Mario sentado solo en el bar del sexto piso. Su carácter frío desanimó a todas las chicas que querían acercarse a él.

Una mujer con mucho maquillaje estaba sentada junto a su taburete. Pero cuando esa mujer la vio a Sofía sentarse a su lado, se levantó y le lanzó a la mujer una mirada de enojo.

Sofía miró a Mario con cuidado. Había un ligero rubor en su rostro. Era evidente que había estado bebiendo.

"Mario, ¿qué pasó?". Preguntó Sofía. Ella ordenó una taza de ratafía mientras se acomodaba para esperar su respuesta. Podía sentir que sería una noche larga.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir