ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1319 ¿Colin también lo sabe

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8109

Actualizado: 2019-05-17 00:26


Mario miraba el vino en su copa. Se quedó en silencio durante bastante tiempo. No sabía qué decir, porque se sentía culpable.

De repente, él dijo: "Sofía, si alguna vez te enfrentas a algún problema, prométeme que me llamarás y yo estaré contigo de inmediato".

Sofía se sintió conmovida por su promesa, pero se preguntó qué lo había provocado. "Claro, Mario. Pero dime, ¿qué sucede?" Preguntó ella.

Mario sacudió la cabeza y respondió: "Nada. Es solo que mamá ha decidido ir al templo para someterse a la disciplina budista mientras todavía tiene su cabello".*

*NOTA: En el budismo, uno puede vivir una vida simple y meditativa y alcanzar el nirvana al quedarse en un templo sin tener que afeitarse el cabello.

Sofía estaba sorprendida. "¿Qué pasó, Mario?" Preguntó ella gentilmente.

Aunque Sofía deseaba que Ynocente fuera castigado por lo que él había hecho, ella también deseaba que Preciosa y sus hijos no se vieran afectados.

"Bueno, mi madre acaba de descubrir lo que mi padre le ha hecho a tu familia..." Dijo Mario lentamente mirando hacia Sofía. Sofía era una buena mujer y merecía estar protegida por un buen hombre.

¡Él realmente quería ser ese hombre, pero su padre había matado a su madre! No había evidencia que sugiriera esto, pero todos sabían que esto era lo que había sucedido.

Sofía se congeló y se preguntó cómo Preciosa sabía esto. Preciosa fue muy amable con ella y si supiera que su marido era un asesino... ¡Ah! ¡No era de extrañar que estuviera planeando ir al templo!

De repente, el teléfono de Mario comenzó a sonar. El hombre al otro lado de la línea dijo algo y Mario miró a Sofía. "Lo entiendo", dijo y colgó el teléfono.

Sofía se obligó a sí misma a salir de sus pensamientos y miró con curiosidad a Mario.

"Helge está en la Sala de Ajedrez y Cartas en el séptimo piso. Necesitan un cuarto jugador para jugar a las cartas y nos están llamando. Vamos para allá", dijo él.

... Helge y Mario siempre estaban con... Colin.

Mario y Sofía se levantaron de sus asientos. Sofía no quería ir. "¿Podrías ir allá arriba tú solo?" Preguntó ella titubeante.

Mario la miró y riendo dijo: "¡No te preocupes! Todos ellos tienen a una mujer acompañándolos. Si voy allá arriba solo, será muy embarazoso".

Sofía pensó en las palabras de Mario: '¿Todos ellos tienen a una mujer acompañándolos?'

Incapaz de decir que no, Sofía fue con Mario a la Sala de Ajedrez y Cartas e

amientos hicieron palidecer a Sofía.

Los demás notaron que su rostro palidecía. Helge abrió la boca para decir algo, pero no supo qué decir. Se preguntaba si había dicho algo malo.

Maita notó que Sofía miraba a Colin. Provocativamente, ella lo abrazó y se le acercó.

Colin se volteó para mirar a Maita, sonrió y dijo: "¡Eres una niña traviesa!"

Maita apartó sus brazos y fingió ignorarlo. "¡Yo no soy traviesa!" Ella contestó molesta. Parecía como si estuvieran coqueteando entre ellos.

Pero en realidad, Maita había visto la advertencia y la ira en los ojos de Colin. Esa fue la razón por la que ella había retirado sus brazos.

Habiendo conocido durante tanto tiempo a Colin, ella le temía, especialmente después de su divorcio con Sofía.

Mario no había dicho nada desde que entraron. Sosteniendo sobre la mesa la mano de Sofía, él se dio cuenta de que estaba muy fría. "Sofía, ¿por qué está tan fría tu mano? ¿Tienes frío?"

Preguntó con preocupación. Sofía fue traída de vuelta a la realidad. Ella quería retirar su mano, pero Mario no se lo facilitó. Así que ella bajó la cabeza, la sacudió y dijo: "Estoy bien. ¿Por qué no vas y juegas?"

No podía dejar de pensar que Colin se había apartado deliberadamente de ella, a pesar de que él sabía la verdad.

'¿Por qué? ¿Por qué?' Ella siguió preguntándose y sollozando en su corazón.

Cuando Mario se unió a la mesa, Pascua le preguntó: "¿Acabas de beber?"

Mario lo miró y dijo que ya había bebido un poco en la planta baja. Luego tiró los dados.

El teléfono de Sofía estaba sonando en su bolso. Ella lo sacó y vio que era Alejandro.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir