ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1336 ¿Quién realmente molestó al niño

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 10202

Actualizado: 2019-05-20 07:03


El niño parecía creer lo que Levi acababa de decir. Los ojos de Ambrosio se dilataron un poco mientras fijaba su mirada en Levi. "Dime honestamente. En tu opinión, ¿le gusto a Sofía?''.

"Por supuesto, le gustas. ¿A quién no le gustarías, Ambrosio? Para estar seguros, vamos a preguntarle. Sofía, ¿estás de acuerdo conmigo?''. Levi sorprendió a Sofía con esta pregunta para no causar una situación incómoda.

La joven sabía lo que estaba pensando Levi y respondió de inmediato: "¡Eso es cierto! Bario, ¡Sofía te quiere mucho! No te enfades más, ¿de acuerdo? ¿Puedes hacer eso?". Sofía tomó a Ambrosio de los brazos de Wendy y amorosamente reconfortó al niño.

Ambrosio vio que Colin estaba muy callado. Lo fulminó con la mirada mientras bromeaba: "¡Mira! ¡Solo yo puedo besar a Sofía a partir de ahora! ¡Papi, ya no necesito de tu consejo! Ya estoy feliz''.

Sin mostrar ninguna emoción en absoluto, Colin dijo: "¡Vete a dormir! Se está haciendo tarde ahora''.

Con las palabras de Colin, todos regresaron a sus respectivas habitaciones. Sofía llevó a Ambrosio a su habitación para ayudarlo a dormir.

Ambrosio se aferró amorosamente al brazo de Sofía cuando ambos se acostaron en la cama. La mujer, casualmente, se apoyó en la cabecera y pasó los dedos por el pelo corto y suave del niño. "Duerme ahora. ¡La tía Sofía está aquí contigo!''.

"Por favor, no te vayas, ¿quieres? No me dejes aquí. Quiero verte a primera hora de la mañana cuando me despierte''. Ambrosio trató de rogarle. De manera afectuosa, acurrucó su mejilla en la palma de Sofía.

El corazón de Sofía se sintió atraído fácilmente hacia el niño cuando se encariñó con sus gestos dulces. "Lo prometo''. Ella trató de tranquilizarlo. "Pero Bario tiene que ir a la escuela mañana. Deberías dormirte temprano o de lo contrario perderás el día de escuela. Tú no quieres eso''.

"¡Bueno!". Ambrosio cerró los ojos mientras una sonrisa se mostraba en su cara linda.

Un momento después, el niño rompió el silencio de nuevo y murmuró: "Por favor, espérame, Sofía. ¡Cuando crezca, voy a trabajar y ganar dinero para ti! ¡Podrás comprar lo que quieras!''.

... ... Sofía dejó que su pulgar acariciara la cara del niño: "Bueno, tu tía Sofía esperará por eso. Por ahora, tienes que estudiar mucho primero''.

Al cabo de media hora, Ambrosio se quedó profundamente dormido. Sofía lo acomodó suavemente y lo arropó con la colcha.

Pero Ambrosio se aferró a su brazo de nuevo tan pronto como sintió que Sofía estaba a punto de levantarse de la cama. Luego, para sorpresa de Sofía, murmuró: "Mami, no te vayas. Mami... ...".

Sofía no pudo evitarlo y casi se echó a llorar.

Se acercó más a él, dándole palmaditas en la espalda. Muy dentro de ella, quería ser egoísta y pensar que Ambrosio era su propio hijo. Pero no pudo hacer eso... "Bario, no iré a ninguna parte. Solo estoy aquí...". Le respondió con voz suave y ronca.

"Mami... ...". Entonces Ambrosio cerró los ojos una vez más y se quedó dormido.

Tenía una cara como la de Colin, especialmente sus labios, ojos y ce

ó sus labios rojos.

... ... Sofía se sintió tan avergonzada que inmediatamente lo rechazó. "Se está haciendo muy tarde ahora. Tengo que irme. Puedes irte a la cama temprano esta noche. Necesitas un poco de descanso''.

¿En realidad ella estaba planeando irse? Colin sonrió como un hombre cruel encantador. La abrazó entre sus brazos de repente y besó sus labios otra vez para evitar que gritara. Luego la arrojó sobre la cama y presionó su cuerpo contra ella. "¡Sigamos haciendo lo nuestro!".

En ese mismo momento, una pequeña caja cayó del bolso de Sofía. Eso inmediatamente atrajo la atención de Colin. Sofía estaba sacando su teléfono celular del bolso y se olvidó de cerrarlo.

Colin soltó a Sofía y agarró la cajita del suelo.

¡Sofía se estiró bruscamente para tomarla de su mano tan pronto como se dio cuenta de lo que era! Pero Colin no le dio ninguna oportunidad. Ya estaba sosteniendo el estuche médico. Lo sostuvo en alto para que Sofía no pudiera tocarlo, incluso si saltaba.

Píldoras anticonceptivas... ¿Qué?

El hermoso rostro de Colin se puso pálido. A pesar de que Sofía intentó frenéticamente evitarlo, incluso lo abrió y descubrió que ya se había retirado una píldora de la caja.

Sus ojos se volvieron ardientes. Sofía se asustó. Sabía que estaba enojado. "Yo... ... Hmmm... ... ¡Es porque nunca usas condones!''. Nunca usó nada para protegerla cuando lo hacían. Era su culpa. Pero lo extraño fue que ella se sintió muy culpable cuando lo dijo. Colin desconfió.

Tiró la caja de pastillas con fuerza a la basura. Fríamente, miró fijamente los ojos temblorosos y aterrorizados de Sofía. Preguntó: "¿Quién te permitió tomarlas y por qué? !''.

A Sofía no le gustó su tono frío y se sintió agraviada por ello. Su cara se puso roja. Respondió con su propia pregunta. "¿Por qué estás tan enojado? Te vas a casar. ¿Qué debo hacer si me dejas embarazada? ¿Abortar? ¿O dar a luz a un hijo ilegítimo porque ya estás casado con otra mujer? ¡Colin, eres tan egoísta! ¡Por favor, piensa en mí también! !''.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir