ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1338 ¿Quisieras ser mi madre

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7579

Actualizado: 2019-05-21 00:17


"No lo menciones. No te olvides de ir a desayunar al piso de abajo después de ayudar a Bario a vestirse".

"Está bien". Sofía felizmente vio a Wendy salir de la guardería.

"Sofía". El niño pequeño de repente la llamó. Sofía salió de sus pensamientos.

Al ver que Ambrosio se quitaba la pijama, Sofía rapidamente fue con él para ayudarlo a cambiarse de ropa. "¿Sabes cómo cambiarte de ropa? ¡Eso es increíble!"

"¡Lo aprendí hace mucho tiempo! Papá siempre me dice que como yo soy un hombre, necesito hacer cosas como esta por mi cuenta". Ambrosio anunció con orgullo.

"¡Eso es maravilloso, Bario es un hombre tan responsable!" Sofía se ruborizó, sonriendo con diversión ante la expresión orgullosa en el rostro de él.

Después de que Ambrosio se vistió apropiadamente, Sofía lo llevó al baño para lavarse. Ambrosio observó a Sofía a través del espejo mientras ella sacaba pasta de dientes del tubo. "Sofía, ¿te gusta mi padre?"

Oh... Eso salió de la nada. Sofía estaba totalmente sin palabras. Sofía torpemente buscaba una respuesta apropiada.

Ella tenía la intención de negarlo al principio, pero ante la mirada seria de Ambrosio, no podía mentir. Ella tartamudeó: "Bueno, un poco..."

A Sofía no solo le gustaba Colin un poco. Ella ya lo amaba mucho, y su reciente amabilidad hacia ella solo la hacía enamorarse aún más.

"En ese caso... Ya no te pediré más que seas mi novia". Ambrosio se acercó a ella con una sonrisa. Sofía se asombró cuando le preguntó: "¿Quisieras ser mi madre?"

'¿Quisieras ser mi madre?' Los ojos de Sofía se agrandaron. Las lágrimas brotaron de sus ojos mientras ella repetía silenciosamente las palabras para sí misma.

Su mano temblaba y se congeló a medio camino de entregarle el cepillo de dientes a Ambrosio. Al tomarlo, Ambrosio se enjuagó la boca con agua del grifo y comenzó a cepillarse los dientes. Él miró fijamente a la expresión estupefacta de Sofía a través del espejo.

Él hablaba en serio acerca de ello. No podía competir con su padre y ganarse a Sofía al ir contra él. Pero sería bueno tener a Sofía como su madre.

Estaría orgulloso de decirle a todos en clase: "¡Esta es Sofía Lo, mi madre!" ¡Eso sería increíble!

En el momento en que Sofía finalmente salía de su conmoción, Ambrosio había t

a.

"¡Tía Sofía, ven!" Sofía estaba sorprendida. Ambrosio nunca la había llamado así antes.

Mirando a su hijo con sorpresa, Colin se preguntó qué estaba tramando.

Sofía se sentó junto a Ambrosio, quien estaba comiendo una tarta de huevo. Rápidamente tomó otra para Sofía y le dijo: "¡Pruébala! ¡Está rica, tía Sofía!"

Sofía volvió a poner la tarta de huevo en el plato de él con una sonrisa. "Mi comida llegará pronto. Come tu desayuno, pequeño".

Mientras hablaba, un sirviente trajo dos platos y los colocó delante de ella y Colin.

Pero Ambrosio insistió: "Tía Sofía, no hay tarta de huevo en tu plato. Abuela los hizo especialmente para mí. ¿Ves? Tengo dos, ¡te daré una!"

Sofía le sonrió. Señalando hacia su plato, dijo: "No, gracias. Yo tengo bolitas de masa al vapor y huevos". También había leche y fruta.

Pero Ambrosio volvió a poner la tarta de huevo en el plato de ella. "Estás muy delgada, tía. Necesitas comer más, o no tendrás la fuerza para cargarme".

Como Sofía iba a ser su madre, ella lo abrazaría más a menudo. Los niños siempre eran abrazados por sus madres.

Sofía se rió entre dientes y no volvió a negarse. "¡Gracias, eres tan considerado! ¿Qué tal si te cambio tu tarta de huevo por mi omelette?" Temerosa de que a Ambrosio le diera hambre, Sofía le dio de comer el omelette.

Los demás sonrieron mientras observaban la interacción de Sofía y Ambrosio.

Afuera de la mansión Li, Sofía observó a Wendy y a Ambrosio entrar al auto antes de entrar ella al suyo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir