ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1348 Deberías llamarme marido de ahora en adelante

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9944

Actualizado: 2019-05-23 00:17


Aunque Levi ya había llamado a Selina muchas veces, ella seguía sin contestar el teléfono. Esperaba en una fila para registrar su equipaje cuando, de repente, un hombre recogió su maleta y la llevó fuera del aeropuerto.

Levi permaneció callado en el camino de regreso desde el aeropuerto. Él no prestó atención a nada de lo que dijo o hizo Selina. Finalmente, su auto se detuvo frente a la Oficina de Asuntos Civiles.

Selina estuvo conmocionada todo el tiempo mientras le tomaban la foto y tramitaban el certificado de matrimonio. Ella no sabía lo que estaba pasando en ese momento...

Antes de que se diera cuenta, Levi ya la había llevado a su apartamento. Él lo tenía todo planeado.

Después de que Levi se quitara rápidamente el abrigo y lo colgara en una percha, le quitó el abrigo a Selina y lo colgó también. Selina, furiosa, trató de detenerlo, pero su esfuerzo fue en vano. Él era demasiado fuerte.

La levantó y la llevó a la fuerza al dormitorio.

Levi permaneció callado en todo momento, desde el aeropuerto hasta la Oficina de Asuntos Civiles y después hasta la cama de su apartamento. Estaba actuando muy extraño y... daba miedo.

Esta fue la primera vez que Selina tenía relaciones sexuales. Sintió mucho dolor y con lágrimas corriendo por su rostro dijo finalmente: "¡Levi, te odio! ¿Cómo puedes hacer lo que quieras sin tener en cuenta mis sentimientos? ¡¿Por qué me estás haciendo esto?! Snif..."

Él había ido directo a la Oficina de Asuntos Civiles sin informarle e incluso consiguió un certificado de matrimonio sin su consentimiento.

Y ahora, la forzó a tener sexo con él. ¡Hacía todo eso solo para saciar su hambre!

Escondiendo sus emociones, Levi besó las lágrimas que caían por su cara y dijo con voz grave y seria: "Deberías llamarme marido de ahora en adelante. Ahora eres mi esposa".

Había esperado tantos años para que esto sucediera. Él no la dejaría ir, siempre sería suya.

"¡No, no, no te voy a llamar así! Estoy rompiendo contigo. Por favor, para, Levi. ¡Ah, ey! Levi, deja de moverte. ¡Duele, de verdad! ¡Por favor!" Selina nunca pensó que tendrían relaciones sexuales ese día. Estaba muy molesta con Levi esa mañana y en realidad planeaba romper con él, pero resultó que Levi tenía otro plan en mente. ¿Cómo podrían suceder todas esas cosas en un solo día?

"¡Sé paciente!", exclamó Levi con indiferencia. Luego bajó la cabeza y besó sus labios profunda y apasionadamente.

Era un matrimonio protegido por ley. Así fue como Levi y Selina obtuvieron su certificado de matrimonio y cómo Selina pasó de ser una niña a una mujer el mismo día. Habían llegado a otra etapa de sus vidas.

Era un hermoso día, el cielo estaba azul y el tiempo era bueno. Parecía que todo estaba preparado para ser un día memorable.

Levi había esperado pacientemente durante cuatro años y obtuvo finalmente lo que siempre había querido.

Solo quería reírse a carcajadas después del sexo. Quería empaparse de felicidad por tener sexo

empezaron a bajar por sus mejillas. "Levi, te amo. ¿Es que no lo ves? ¡Siempre te he amado!", Lourdecita le suplicó por compasión.

"Te lo he dicho antes. ¡Deja de decir eso! ¡Es muy molesto!", respondió Levi. Sacó su teléfono y marcó el número de Benicio. "¿Dónde estás? ¡Te necesito ahora mismo!" Levi colgó el teléfono después de recibir la respuesta al otro lado de la línea.

"Estará aquí en cinco minutos. Ve y empieza a empacar. Quiero que te vayas inmediatamente". Entró a su habitación justo después de despedirla sin piedad.

Minutos después, Selina vio a un soldado entrar corriendo. Benicio saludó con una sonrisa y dijo: "Señora Wendy Li, Señora Selina Li, ¡buenos días! Levi me pidió que viniera".

Parecía que Benicio ya sabía que Selina era la esposa de Levi. Selina se sentía todavía confundida. Todo esto estaba sucediendo muy rápido.

"Buenos días". Selina asintió levemente con la cabeza y lo saludó con su encantadora sonrisa.

Wendy lo saludó con la mano y le dijo: "Ven aquí y sírvete un poco de fruta primero. No seas tímido".

"No, no. Gracias, señora Wendy. Tengo que hacer algunas recados primero y necesito ir arriba". Benicio rechazó respetuosamente la amable oferta. Antes de que Benicio subiera, se despidió sonriendo.

Unos minutos más tarde, bajaba corriendo las escaleras con una maleta en una mano y un bebé en la otra. Lourdecita lo seguía por detrás con la cara pálida. Todavía tenía los ojos llorosos.

Wendy se alegró de ver a Lourdecita irse con una maleta. "Señora Lourdecita, ¿ya se va?"

Wendy sabía que Selina no sería feliz si ella se quedaba, así que se sintió aliviada al ver que se marchaba.

Lourdecita puso una sonrisa rígida y forzada, y dijo: "Sí, me voy. Gracias por cuidarme, señora Wendy. Lo siento por todos los problemas que causé".

"De nada", dijo Wendy. Luego se volvió hacia Benicio y le dijo: "Benicio, conduce con cuidado".

"Sí, lo haré, señora Wendy". Seguidamente Benicio se volvió a despedir.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir