ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1352 Vamos a casa

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8503

Actualizado: 2019-05-24 00:07


Sin embargo, Colin estaba sentado sin moverse y parecía indiferente ante los besos de Dolores.

Y cuando Sofía estaba a punto de sentarse, se tropezó con la pierna de alguien y cayó al suelo.

Pero esto resultó ser algo a su favor. Como resultado, Sofía gritó mientras caía repentinamente en los brazos de Colin, quien había estado besando a Dolores. Todos se quedaron paralizados al ver a Sofía y Colin abrazándose accidentalmente.

Colin pareció abrazarla pensativamente y antes de que alguien se diera cuenta de lo que acababa de suceder, Colin bajó su cabeza e inesperadamente besó a Sofía en los labios.

A pesar de ello, la gente sentía que no tenía la intención de besarla porque sus movimientos eran demasiado rápidos y naturales. Pensaron que sólo era un embarazoso accidente...

Dolores fulminó con la mirada a Colin y a Sofía, respiró profundo y rápidamente los separó mientras todos seguían susurrando al ver cómo Colin sólo besaba a Sofía. Entonces Dolores dijo con una melancólica voz, "Colin".

Sofía rápidamente se alejó de Colin, y se levantó. Se mantuvo alejada de Colin, se frotó las manos y se disculpó: "Lo siento mucho. No sé por qué me caí justo ahora. Lo lamento muchísimo. ¡Por favor discúlpame!"

Sofía se disculpó, pero por la expresión en su rostro, Dolores pensó que Sofía en realidad no sintió pena. En cambio, vio que Sofía la miraba burlonamente bajo la luz tenue.

Mario pensó que vio claramente lo que había sucedido. Su cautelosa mirada vio todo.

Fue Colin quien había hecho tropezar a Sofía con su pie.

¡Él estaba en lo correcto! Sofía no pudo haberse caído sola. ¡Fue Colin quien le puso el pie! Sin embargo, la razón por la que se habían besado fue porque Sofía acercó a Colin tomándolo por el cuello, obligándolo a bajar la cabeza para poder besarlo.

En otras palabras, se besaron porque Colin había sacado su pie y Sofía había cooperado con él ...

Al ver esta incómoda escena, la gente optó por ser indiferente y fingió no haber presenciado lo que acababa de suceder. Continuaron comiendo, bebiendo y jugando los juegos como lo habían estado haciendo desde un principio.

Sofía se arregló la ropa y su cabello desordenado y le susurró a Mario: "Discúlpame. Tengo que ir al baño".

Pero Mario se levantó y dijo: "Iré contigo".

Hmmm. Sofía se sonrojó un poco y dijo, "No, yo..."

"Yo también quiero ir al baño. Vayamos ahora. ¡Vamos!". Con estas palabras, Mario tomó a Sofía de la mano y la llevó a los baños.

Entonces alguien preguntó con curiosidad: "Señor Pei, ¿a dónde

mento?"

Cuando mencionó a Preciosa, una dolorosa mirada apareció en los ojos de Mario. "Ella está en el Templo Jing'an en la zona de la montaña fuera de nuestra ciudad".

Pasado mañana sería sábado. Sofía pensó que podría intentar terminar su trabajo en sólo dos días para poder visitar a la tía Preciosa. "Quiero visitar a la tía Preciosa. ¿Te gustaría ir conmigo?"

Mario estaba encantado de escuchar eso. Él asintió y respondió: "¡Sí! ¡Por supuesto, iré contigo!"

Cuando llegaron a la puerta de la familia Lo, Alejandro les abrió la puerta. Alejandro lucía un poco extraño cuando los vio.

Sofía aún estaba en los brazos de Mario, así que Alejandro tomó rápidamente a su hermana de Mario y le preguntó: "¿Qué pasa con mi hermana? ¿Está herida? ¿Por qué la ayudas a caminar?"

"Eres Alejandro, ¿cierto? Tu hermana parece haberse torcido el tobillo. Fue un accidente". Mario ya había visto a Alejandro varias veces, pero nunca tuvieron la oportunidad de conocerse realmente entre sí. Sólo sabía que Alejandro era el hermano de Sofía. Eso era todo.

"¡Oh! ¡Hermana! ¿Por qué no tienes cuidado?" Alejandro frunció el ceño y regañó a su hermana. Luego le dijo a Mario: "Señor Pei, ya es tarde, así que no te invito a pasar a tomar algo. ¡Gracias por traer a mi hermana a casa! También deberías descansar un poco".

"No hay problema. Llámame si aún le duele el tobillo mañana. Siempre estaré dispuesto a ayudar". Mario se despidió moviendo la mano.

Sofía se despidió de Mario en un tono muy cordial, "¡Gracias, Mario! ¡Conduce despacio por la carretera! ¡Hasta pronto!"

"¡De acuerdo! ¡Que duermas bien! La pase de maravilla contigo esta noche". Mario cerró la puerta y se fue.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir