ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1355 Dulce carga

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8618

Actualizado: 2019-05-24 04:39


La habitación temporal de Preciosa era simple, con una sola cama y una colcha. Además, había dos mesas, algunas sillas y un armario. No contaba con más muebles ni ninguna decoración.

Al mediodía, Sofía y Mario se quedaron en el templo para comer. Cuando se preparaban para salir por la tarde, comenzó a llover.

Debido a que era difícil caminar por el sendero de la montaña con lluvia, Sofía y Mario decidieron esperar hasta que dejara de llover. Pero la lluvia se hizo más y más intensa, y no se detuvo hasta que cayó la noche.

Eran alrededor de las 8 de la noche, seguía lloviendo. Sofía finalmente abandonó la idea de bajar la montaña. Preciosa preparó dos habitaciones para que se quedaran a pasar la noche.

En la montaña, los teléfonos móviles no tenían servicio y todos se acostaban temprano para dormir.

Al pie de la montaña, Colin llamó a Sofía docenas de veces, pero no obtuvo respuesta. Después de haberle preguntado a Alejandro, descubrió que Sofía y Mario habían subido a la montaña.

Eran más o menos las seis de la tarde. Suprimiendo los celos en su corazón, le preguntó a Alejandro: "¿Cuándo volverán?"

Alejandro tampoco lo sabía. "Ella no me lo dijo. Lo único que dijo fue que subirían a la montaña, pero supongo que ella volverá pronto".

Había querido decírselo a Colin esa mañana. Pero Colin estuvo ocupado afuera todo el día.

Cuando Colin regresó por la noche, Alejandro había salido y de nuevo no se vieron. Se habían vuelto a encontrar hasta ahora.

A las ocho y media de la tarde, Colin recogió su abrigo. "Vamos. Iré contigo y esperaré hasta que Sofía regrese".

¿Qué? Alejandro estaba confundido. ¿Qué quiso decir Colin? ¿Colin iba a volver a casa con él?

Terminaron por irse a casa juntos. Ordenaron comida a domicilio y hasta que se había preparado la comida, Sofía seguía sin regresar.

Llamó a Mario de nuevo, pero la llamada no pudo conectarse.

Justo cuando Colin se preocupaba tanto hasta el punto de que estaba listo para subir la montaña, Mario contestó el teléfono.

Pero la señal era terrible. Parecía que todavía estaba lloviendo en la montaña. Colin preguntó en tono hosco: "¿Todavía estás en la montaña?"

"Sí... regresa... a dormir." Debido a la mala señal, la comunicación se cortaba y Colin no pudo escuchar la oración completa.

¿Regresa a dormir? Además de confirmar que Mario y Sofía todavía estaban en la montaña, Colin no obtuvo ninguna otra información útil.

Tan pronto como la llamada se desconectó, Colin llamó ansiosamente a Mario varias veces más.

En la montaña, Mario salió con un para

on un cigarrillo en la boca, Colin miró fríamente al otro lado de la carretera mientras Mario llevaba a Sofía.

Era la primera vez que Sofía veía a Colin vestido de forma casual. Solía usar traje todo el tiempo, pero tal vez este hombre había nacido para usar cualquier cosa. Ella lo tuvo que admitir... Colin se veía muy guapo.

Mientras estuvo en Milán, ella aprendió mucho sobre diseño de moda masculina gracias a Leandro.

También dibujó un montón de bocetos de ropa casual para caballero, pero ninguno la convencía.

Cada vez que dibujaba sus diseños, siempre pensaba en Colin. Quería saber si él se vería guapo con la ropa que ella diseñaba.

Tenía ganas de poder diseñar algún día un traje que combinara con el estilo de Colin.

Ella pensaba que un estilo casual sería un poco inapropiado para él a sus casi treinta y cuatro años de edad. O que no le favorecía en absoluto.

Pero resultaba que ese no era el caso.

Colin, quien llevaba ropa informal, no sólo le resultó ser muy favorable, sino que también transmitía una indescriptible sensación de comodidad.

Mientras ella seguía asombrada, Colin pisó la colilla de su cigarrillo. Se acercó, agarró a Sofía por el tobillo y le quitó los zapatos llenos de lodo de sus pies.

Luego la tomó de los brazos de Mario, acomodó su postura y la metió en su auto.

Él no subió al auto. Se dirigió a abrir la cajuela, sacó dos bolsas y le lanzó una a Mario. "Nosotros nos vamos primero". Colin se metió en el coche.

Él y Sofía estaban en el asiento trasero, mientras que Alejandro iba sentado en el asiento del conductor.

El Cayenne se alejó.

Al abrir la bolsa que Colin le arrojó, Mario vio una caja de zapatos del estilo que él solía usar.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir