ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1356 Ya no te molestaré más

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 11199

Actualizado: 2019-05-24 05:15


Sentado frente al asiento del conductor, Mario se puso apresuradamente los zapatos limpios y arrojó los que estaban fangosos a un bote de basura cercano. Después de eso, instantáneamente se alejó.

Dentro del costoso y sofisticado Porsche Cayenne, Colin abrió la caja de zapatos, sacó los elegantes zapatos casuales y ayudó en persona a Sofía a ponérselos. Fue realmente un gesto encantador al que Sofía no estaba acostumbrada.

Sabiendo que no servía de nada rechazar su oferta, Sofía solo se mordió los labios con fuerza, y miró fijamente hacia los hermosos rasgos de Colin mientras ella le dejaba ayudar a ponerse sus zapatos. ¿Por qué estaba él haciendo esto? ¿Estaba tratando de perseguir a ella de nuevo?

"La próxima vez que visites a la tía Preciosa, llámame y te acompañaré. Sin condiciones ni pretextos. Yo iré contigo". Él dejó la caja de zapatos a un lado, y luego, con tranquilidad, se recostó en su silla.

Ella aún no podía decir nada. Su ira aún la consumía y su mente daba de vueltas.

A Colin no le importó en absoluto. Sabía que debía dejar que Sofía pensara por un rato. Luego se dirigió a Alejandro: "Llévanos a la Mansión Cercis Chino".

"Está bien, cuñado".

No fue hasta entonces que Sofía finalmente abrió la boca: "Alejandro, no quiero ir allí. Llévame a casa. Soy tu hermana. Vamos a casa, en vez de allí".

Alejandro se rió entre dientes y dijo: "Mi querida hermana, mi cuñado te ha estado esperando toda la noche. ¡No seas tan terca!"

... ¿Terca? ¿Era realmente ella la que era terca? ¿Después de todo lo que pasó?

¿Y qué si él había estado esperando por ella toda la noche? Bueno, él debería esperar un poco más. En realidad, ella ni siquiera lo obligó a esperar. No era su culpa.

"¡Alejandro, estaré realmente enojada si no me llevas a casa!" Al principio, ella solo estaba enojada con Colin. ¿Pero ahora ella estaba enojada con los dos? ¿Por qué Alejandro era tan leal a Colin en vez de a ella?

Por temor a que Sofía realmente se enojara con él, Alejandro le rogó: "Hermana, ¡no te enojes, por favor! ¡Yo solo estoy haciendo lo que se supone que debo hacer! Cuñado, cómo..."

"¿Cuñado? ¡No lo llames cuñado! ¡No quiero escuchar que lo vuelvas a llamar así!" "Él pronto se casará con otra mujer. ¡Cuántas veces tengo que decirte que no lo llames de forma equivocada! ¡Él ya no es más parte de la familia!"

... ... Antes de que los dos hombres se dieran cuenta de lo que estaba sucediendo, ¡Sofía ya estaba extremadamente enojada!

Enfrentándose a su ira, Colin le dijo a Alejandro en voz baja, "Llévanos a tu casa. Está bien".

"No. ¡No puedes poner ni un solo pie en mi casa!" Sofía miró al hombre que estaba a su lado: "¿Y, cuánto costaron los zapatos? ¡Te transferiré el dinero ahora mismo! ¡No quiero tu ayuda!"

Después de esas palabras, ella bajó su mochila, sacó su teléfono y se preparó para transferirle el dinero.

"¡Un millón! Eso es lo que costaron esos zapatos". Él quería ponerla a prueba.

Sofía abrió completamente los ojos y quedó desconcertada. "Colin, ¿has estado robando bancos? ¿Estás probando mi inteligencia y sentido común? ¡Un par de zapatos casuales no cuestan un millón! ¡Eso es imposible!"

"Por supuesto, tienes razón. El precio de un par de zapatos no sería de un millón de dólares. De hecho, eran sólo 10, 000. Pero para poder comprarte los zapatos, usé

ra.

La cara de Sofía se puso roja ante la obvia intención de Colin. Ella sabía lo que él estaba a punto de hacer. Pero el momento no era realmente el adecuado. Estaban en el auto y aún estaba de día. Por otro lado, su hermano menor no estaba muy lejos de ellos. ¿Y si por casualidad él veía lo que estaban haciendo?

Sofía empujó con fuerza a Colin y gritó: "¡Voy a subir! ¡Aléjate de mí!"

Con una sonrisa sarcástica en sus ojos, Colin la besó de nuevo en los labios: "¡No seas tan terca!"

¿Por qué debería dejarlo hacer esto? ¡No era una tonta!

En el apartamento.

Cuando se estaba quitando los zapatos, Sofía decidió que en esta ocasión no se dejaría cautivar por las dulces palabras de Colin.

"¡Sofía Lo!" Colin colgó su abrigo en una percha y la llamó. Ella ya estaba sentada en el sofá.

Sofía todavía estaba tan enojada y frustrada que inmediatamente se sentó en el sofá sin decir nada. Ella realmente no quería estar ahí.

Colin se acercó a ella y la tomó entre sus brazos. Para su sorpresa, ella no lo apartó.

Él acarició el largo cabello de ella hacia adelante y hacia atrás, acariciándolo apasionadamente: "¿Cómo te atreves a beber vino cruzado con Mario? Sabes que fue un acto que haría una pareja casada". Su voz era tan tenue que Sofía casi no podía sentir ninguna emoción.

Así que ella también suavizó su voz: "Como te vas a casar con alguien y no hay ninguna posibilidad de que yo pueda estar contigo, no tienes que preocuparte por mí. Solo por favor cuídate bien, y yo también lo haré. ¡Ya no te molestaré más!"

'¿Cuídate? ¿Molestarme? ¡Ella no me molesta en absoluto!' Colin deslizó su mano suavemente sobre el rostro de ella: "¿Tendrás una mejor vida si me dejas? ¿Estarías mejor sin mí?"

"¡Precisamente! Señor Li, usted puede encontrar su felicidad, así que yo también. No eres la única persona en este mundo que merece ser feliz". Sus manos sobre ella la hicieron sentir incómoda, así que Sofía agarró su mano y la apartó.

Colin soltó a Sofía y dijo: "¡Llévate tu reservación!"

"No. Si no tienes nada más que hacer o nada bueno que decir, me iré ahora".

Ella tenía que ir a casa y hacer las maletas porque mañana tenía un viaje de negocios. Ella ya no podía quedarse aquí.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir