ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1368 El singular espectáculo de Dolores

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7539

Actualizado: 2019-05-27 00:17


Sofía se alegró de saber que su plan había tenido éxito, pero cuando vio que Colin y Dolores se mostraban cariñosos el uno con el otro, le resultaba difícil sonreír. Como no quería ver más a Colin, se fue a la sección de pastelería para comer algo.

Cuando comenzó el espectáculo, Colin hablaba con Pascua. Con el rostro enrojecido, Dolores soltó el brazo de Felice e involuntariamente se levantó el vestido.

Esa noche, Dolores llevaba puesto un vestido de noche de color lila y un chal blanco sobre los hombros.

Al momento se le cayó el chal al suelo.

Felice, que hablaba felizmente con una señora de dinero, no notó nada extraño en su hija.

La gente se sorprendió al ver a Dolores. Para alivio de todos, se agachó y recogió su chal, pero aún no había terminado. Después de poner el chal en una mesa de al lado, empezó a acariciarse el cuello indecentemente. Parecía una danza erótica. Todos permanecieron en silencio, estupefactos.

Luego sus manos bajaron por su cuello...

Los invitados que bebían vino se atragantaron observando la escena.

"¡Oh, Dios mío! ¿Qué está haciendo Dolores?"

"¡Se está toqueteando en público! ¡Qué mujer tan descarada!"

"¡Incluso se subió el vestido!"

La gente susurraba y se reía ante tal panorama.

Cuando Dolores se movía de manera más sensual, los hombres no podían apartar los ojos de ella.

Hasta que la mujer con la que Felice estaba hablando miró fijamente a Dolores escandalizada, Felice no se dio cuenta del comportamiento inusual de su hija.

Felice estaba horrorizada. El comportamiento de su hija era extremadamente obsceno. Todos estaban hablando de Dolores, lanzando miradas críticas y señalándola por el ridículo que estaba haciendo. Ruborizada, Felice corrió rápidamente para agarrar las manos de su hija.

"Dolores, ¿qué estás haciendo?"

Dolores no le prestó atención. Ella gimió lentamente: "Necesito un hombre..."

Felice se dio cuenta de que algo le ocurría porque su cara tenía un color rojo alarmante. Con pánico llamó rápidamente a Colin. "¡Colin, por favor, lleva a Dolores a la habitación inmediatamente!"

Colin ya se había percatado de la vergonzosa conducta de Dolores, pero él fingió que no pasaba nada mientras la sostenía. "¿Qué ocurre, Dolores?"

Al s

Las luces estaban apagadas en la sala de estar. Cuando Sofía cerró la puerta y fue a encenderlas, una figura corrió hacia ella y le dio un beso abrumador.

Oliendo el familiar aroma de Colin, Sofía suspiró aliviada. Pero algo le sucedía y solo había una posibilidad. Le preguntó a Colin con tono de urgencia: "¿Besaste a Dolores?"

Si Colin hubiera besado a Dolores, el veneno de su lápiz de labios se lo habría pasado a él.

"No, ¡no la besé!" Desbordado por la intensa excitación, Colin no le dio la oportunidad de hablar. Parecía que quería consumirla.

Sofía tuvo una noche de pasión con Colin.

En la villa de Pascua, muchas personas suponían que ni Dolores ni Colin habían salido del dormitorio. Después del banquete, Felice corrió a una habitación del primer piso y escuchó movimientos en el interior.

Los movimientos... El sonido de unos movimientos bruscos resonaba en la habitación.

Aunque Felice se había sentido humillada, todo estaría bien si su hija hubiera conquistado a Colin y se hubiera convertido en su esposa.

Una vez que su hija fuera la esposa de Colin, nadie se atrevería a hablar sobre este asunto.

En el camino de regreso le preguntó a Jacinto: "Algo no está bien. ¿Quién drogaría a Dolores?"

Felice no culpaba a la persona que había drogado a su hija. Por el contrario, el culpable le había hecho un favor. En ese momento estaba más preocupada por llevar a Colin al dormitorio que por saber quién había sido.

"¿Fue Sofía Lo?" Solo podía ser ella.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir