ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1371 Oye, belleza, ¿estás sola

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 10690

Actualizado: 2019-05-27 09:13


Sofía asintió y dijo con voz suave: "Está bien''.

Antes de abandonar el mostrador de joyas, Alejandro miró de nuevo el mostrador de diamantes. Se dio cuenta de que Sofía solo llevaba joyas de plata simples en el cuello y la muñeca. Quería que ella usara joyas más caras ya que sabía que se vería más sofisticada con eso. Sabía que nunca le había comprado nada a su hermana. Esa era la razón por la que le había preguntado si había algo que le gustara. Hoy era el momento en que tenía que tratar a su hermana como a una princesa.

Luego se dirigieron a la sección de ropa. Después de que Sofía eligió varios conjuntos de ropa y unos pocos pares de zapatos para Alejandro, pagaron por todo y salieron del centro comercial con muchas bolsas de compras en sus manos.

Alejandro puso toda la ropa y los zapatos que compraron en el maletero del Cadillac deportivo utilitario que le había dado Colin. "Sofía, ¿qué deberíamos elegir para cenar? ¿Qué tipo de comida quieres comer?''. Dijo Alejandro mientras estaba ocupado colocando la ropa dentro del maletero.

Sofía lo pensó por un momento y luego sugirió con voz emocionada: "Vamos a los puestos de comida callejera. Ha pasado bastante tiempo desde la última vez que comimos en esos lugares. Sería maravilloso comer ahí de nuevo''.

Cuando todavía estaba saliendo con Colin, nunca iban al puesto de comida callejera. Los restaurantes a los que iban a cenar eran siempre muy lujosos. Por supuesto, ese era Colin. Siempre pensaría que la comida callejera estaba sucia. Por eso, Sofía no había comido comida de ese tipo hace mucho tiempo.

"Bien entonces. Conozco un lugar pequeño al lado de la calle Kaixuan y ahí hacen las mejores barbacoas y brochetas de carne asada. ¡Vamos!". Alejandro respondió con una voz igualmente emocionada. Luego se subieron rápidamente al auto y salieron del centro comercial.

A principios del invierno, pocas personas irían a los puestos de comida debido al clima tan frío. Bajo una gran carpa roja, había unas pocas mesas y solo dos de ellas estaban ocupadas con clientes.

Una pareja estaba sentada en una mesa y varios hombres estaban amontonados en otra. Alejandro de repente se alertó, ya que parecía que los hombres eran mafiosos del vecindario. Se podría decir que podrían ser hombres peligrosos porque tenían cadenas gruesas de oro, tatuajes en la frente y en el cuello... También decían muchas malas palabras y maldiciones en su conversación.

Alejandro estacionó el Cadillac en el costado de la calle. Debido a lo elegante que era el auto, se veían fuera de lugar en las calles concurridas y revueltas. Atrajeron mucha atención justo después de que Sofía se bajó del auto.

Sofía y Alejandro encontraron un lugar relativamente tranquilo en un rincón alejado de la multitud. La chica se sentó de espaldas a los curiosos, mientras que Alejandro se sentó frente a Sofía.

El puesto callejero era propiedad de una mujer. Amorosamente llevaba a su hijo dormido en sus brazos. Sofía pensó que la mujer se veía muy agotada.

Para ganarse la vida, la mujer tenía que ir a trabajar con su hijo. No tenía otra opción. Sofía se sintió muy triste cuando vio al niño. La vida no era nada fácil, especialmente pa

ofía quisiera vomitar.

"Hola, hermosa. Veo que estás sola. Ven a nuestra mesa. ¿Por qué no te unes a nosotros?''. Cuando el hombre pudo ver mejor la cara hermosa y adorable de Sofía, sonrió y mostró algunos dientes sucios y amarillentos.

Sofía dejó la brocheta que tenía en su mano y dijo: "Mi hermano regresará muy pronto. Acaba de ir a buscar un poco de leche. Vuelve con tus amigos''.

"Oh, ¿estás comiendo con tu hermano? ¿No tienes novio? ¿Una mujer hermosa como tú no tiene novio?''. Justo después de que dijo eso, se sentó junto a Sofía y ella se sorprendió.

Hubo risas detrás de ellos otra vez. "Victorio, tráela a nuestra mesa. ¡Date prisa!".

"Victorio, ¿no puedes convencerla? ¿Necesitas mi ayuda? Parece que estás teniendo un problema ahí''.

"Ja, ja, ja...".

... Se rieron tan obscenamente que Sofía ya no se sentía segura. Era fácil decir que no eran personas buenas.

Sentado frente a Sofía, Victorio agitó la mano y le dijo: "Belleza, hazme un favor. Solo toma una copa con nosotros. Eso es todo''.

Sofía mostró una expresión gruñona. "Lo siento. No te conozco. Por favor, vuelve a tu mesa''.

Cuando la vio enfadada, Victorio se enderezó en un instante y trató de tomar su mano. Sofía pudo esquivarla rápidamente. "¡Oye! ¿No me conoces? ¡Soy Victorio! ¡Soy un hombre poderoso aquí en esta área! ¡No te atrevas a rechazarme! ¡Chicos, vamos a arrastrarla hasta nuestra mesa!''.

Después de que Victorio gritó su orden, sus compañeros con el cabello colorido teñido en su mesa, se levantaron y comenzaron a acercarse a Sofía.

Sofía echó un vistazo a la tienda al otro lado de la calle, pero Alejandro aún no había salido. Estaba sola en este momento. Tenía que hacer algo.

Antes de que los hombres se acercaran, Sofía se levantó de la silla, dio un paso largo hacia atrás y les advirtió: "Les advierto a todos. Este es un barrio seguro y ordenado. ¡Por favor, no causen ningún problema!''.

"Bien, bien. A pesar de que está enojada, todavía se ve bonita. Victorio, tienes muy buen gusto. ¡Ja, ja, ja!".

Lo que dijo el hombre provocó más risas y burlas. Sofía se sintió más incómoda.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir