ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1373 Capitulo Por favor, perdóname

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8533

Actualizado: 2019-05-28 00:17


Victorio arrastró a Sofía, tomó la silla de sus manos y la tiró.

Pero antes de que pudiera hacer algo más, apareció un auto de lujo en la esquina de la calle. Aceleró a lo largo del camino y de repente se detuvo frente a ellos. Los frenos chirriaron con fuerza cuando el auto hizo un círculo para disminuir la velocidad.

Los hombres se miraron con desesperación sin decir nada. Al instante siguiente, Colin descendió del auto con un porte majestuoso. Sofía casi gritó cuando vio su rostro. Se sentía muy inútil y desprotegida sin él.

Colin lanzó una mirada a los gánsteres horrorizados. Mientras se acercaba, sus ojos se fijaron en Victorio. "Déjala ir'', ordenó.

Victorio se acobardó ante la intensa mirada de Colin. Pero estaba demasiado asustado para decir una palabra o hacer algo. Su silencio enfureció a Colin. Al instante siguiente, Colin golpeó a Victorio en la cara.

Antes de que Victorio pudiera luchar, Colin lo levantó del cuello y le lanzó otro golpe en la nariz. "¡Ah!". Victorio soltó un grito de dolor abrupto y soltó a Sofía.

Cuando la liberó, Colin apartó a Victorio. Cuando estuvo a una distancia correcta, le dio una fuerte patada en el vientre.

Abrumado por el dolor, Victorio ni siquiera pudo defenderse. Solo podía rodar por el suelo y gemir: "¡Hijo de perra! ¡Cómo te atreves a darme una patada!''. Miró a sus hombres y gritó: "¡Todos ustedes! ¿Por qué siguen mirando? ¡Golpéenlo!".

Al escuchar esto, Sofía le lanzó una mirada de preocupación a Colin, pero no vio nada que anticipara calma y confianza en su rostro. Colin se quitó la chaqueta y se la tiró a Sofía: "Sostén esto''.

"¡Colin, nos superan en número!". Sofía no sabía qué hacer, pero no podía quedarse de pie y ver a su hermano y Colin pelear contra un grupo de pandilleros.

Pero justo en ese momento, ella tuvo una idea. '¡Podría llamar a la policía! Eso podría ayudar'. Pensándolo bien, sacó su teléfono a toda prisa. Pero Colin vio su intención. Mientras se preparaba para la pelea inminente de pandillas, dijo: "No hay necesidad de llamar a la policía''.

Sofía estaba confundida. Pero antes de que pudiera detenerlos, Colin y Alejandro habían comenzado a pelear con los hombres.

Había nueve pandilleros en total. Como Victorio estaba tendido en el piso, ocho de ellos podían pelear. Así que fue una situación de dos contra ocho.

Sin embargo, Colin y Alejandro dominaron la lucha.

Sofía sintió una necesidad repentina de animar a Colin. Cada movimiento suyo fue rápido, elegante y efectivo. Y se veía extremadamente atractivo cua

Vigílalos. No dejes que nadie escape''.

Ni siquiera podía imaginar lo que le habría pasado a Sofía si no hubiera llegado a tiempo. ¡No dejaría que estos gánsteres se salieran con la suya!

Alejandro asintió. Luego se volvió hacia sus hombres: "¡Llévatelos de aquí!".

A pesar de sus súplicas, los nueve pandilleros se metieron en los autos. Entonces Alejandro y sus hombres subieron. Los coches se alejaron.

Cuando Colin venía a rescatar a Sofía y Alejandro, él había venido a toda prisa y se había olvidado su billetera. Le dijo a sus guardaespaldas: "Dígale a la dueña de la tienda que todas las pérdidas correrán por mi cuenta''.

"¡Sí, Jefe Li!". Dos guardaespaldas obedecieron rápidamente. Encontraron a la dueña de la tienda y comenzaron a evaluar el valor de su pérdida.

Al principio, Sofía tenía la intención de invitarlo a Colin con una barbacoa. Pero su buen humor había sido arrasado por el ataque.

La chica siguió a Colin de regreso a la Mansión Cercis Chino. Cuando llegaron, Colin mencionó nuevamente su intención de invitarla a mudarse. Pero Sofía se negó de nuevo.

Al día siguiente, cuando Colin llegó a su oficina, Wade puso el informe de su análisis de sangre sobre su escritorio: "Señor Li, todo está bien''.

Colin analizó su informe de análisis de sangre. De hecho, todos los índices eran normales. Pero era imposible. Lo drogaron hacía dos noches.

Sacó su teléfono celular y marcó el número de Gonzalo para explicarle su situación.

Habiendo escuchado sus palabras, Gonzalo dijo: "Si crees que el tratamiento médico moderno no está ayudando, puedes visitar a los médicos de medicina china''.

"Lo haré'', dijo Colin, preguntándose qué le había pasado.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir