ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1396 Quiero darte una sorpresa

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7649

Actualizado: 2019-06-01 02:09


Por la tarde, Sofía se acostó en la cama y pensó en lo que había sucedido en el hotel. Estaba segura de que Colin la amaba de verdad, pero ¿por qué dejó que otras mujeres dieran a luz a sus hijos cuando estaba profundamente enamorado de ella?

¿No le importaba? ¿Sólo quería tener más herederos? No parecía nada de eso... Su teléfono sonó, interrumpiendo sus pensamientos. "Si no puedes amarme profundamente, al menos trata de disimular. No lamentaré haberte amado. Pero también respeto el fin de nuestra historia ".

Era Wendy.

"¡Hola tía!"

Wendy se rió entre dientes y dijo: "¡Pronto seré tu suegra! ¡Creo que es hora de que me llames mamá!"

Sofía se sonrojó, y justo cuando estaba a punto de decir algo, escuchó a Ambrosio gritar a través del teléfono, diciendo: "¡Dame el teléfono! ¡Quiero hablar con Sofía!"

Al oír lo apresurado que estaba, Sofía se echó a reír. "Mamá, mamá...", dijo Ambrosio con entusiasmo.

Sofía sintió un cálido sentimiento en su corazón cuando lo escuchó. "Bario", dijo, "Creo que es un poco pronto para que me llames mamá antes de que tu padre y yo nos casemos..." Ella era un poco tímida y le costaba acostumbrarse a los cambios repentinos.

Nunca pensó en el hecho de que Ambrosio podría ser su hijo, pero Ambrosio ya había descubierto que Sofía era su verdadera madre. Cuando le dijeron la verdad, corría de arriba abajo para mostrar lo emocionado que estaba.

"¡Mamá, te llamaré mamá de ahora en adelante! Mamá, mamá..." Mientras Ambrosio seguía diciéndole mamá a Sofía, simplemente lo aceptó y respondió: "Sí, sí..."

Sin embargo, Ambrosio decidió no decirle a Sofía que ella era su verdadera madre porque le había prometido a Wendy que no se involucraría en eso. Colin, su padre, sería quien le dijera la verdad.

Sofía rodó sobre la cama sonriendo y preguntó: "Bario, ¿por qué estás tan feliz?"

"Estoy feliz porque ahora tengo una madre y porque mi padre nunca se casará con Dolores. ¿Tú no estás contenta por todo esto, mamá?"

¡De hecho sí lo estaba! Ella regresaría con Colin pronto. "Yo estoy... Mamá está feliz, Bario. ¡Muy feliz!"

Conversaron por treinta minutos antes de colgar.

Sofía escuchó que alguien había entrado en la casa, se levantó rápidamente, se puso las zapatillas y salió del dormitorio.

Era Colin.

en el sofá.

Sofía le dio una patada en los pies y dijo: "¿Qué estás haciendo? ¿Has terminado tu trabajo?"

Alejandro parecía serio y resignado, y dijo: "Nada. ¡No me molestes!"

"¿Colin te despidió?"

Alejandro le dirigió una mirada y le dijo: "¿Crees que eso es posible?"

Sofía negó con la cabeza, pero cuando estaba a punto de decir algo, escuchó que alguien golpeaba la puerta.

Se dirigió a abrir la puerta, pero Alejandro la detuvo de inmediato. Ella lo miró confundida. "¿Qué esta pasando?" Preguntó ella. "¿Quién está allá fuera?"

"¡No lo sé!"

Sofía se quedó sin habla. Empujó a Alejandro y abrió la puerta.

Había una chica parada afuera. Estaba bien vestida y parecía ser la hija de una familia rica.

Cuando la chica vio a Sofía, su rostro se puso pálido. "¿Esta es la casa de Alejandro?" Preguntó ella.

Sofía asintió y preguntó: "¿Quién eres?"

Alejandro se levantó repentinamente del sofá y preguntó fríamente: "¿Por qué viniste aquí?"

Cuando Graciela vio a Alejandro, ella quiso llorar. Señaló a Sofía y le preguntó: "Ella es la razón por la que me rechazaste, ¿verdad?"

Alejandro estaba un poco molesto y estaba a punto de echar a Graciela afuera, pero cuando Sofía vio lo que estaba a punto de hacer, ella lo detuvo y le dijo: "Alejandro, ¿por qué eres tan grosero con esta chica? Cálmate y vamos a hablar de esto".

La chica respondió en tono hostil: "¡No es asunto tuyo!"

Sofía quería saber qué estaba pasando. Ella le dijo: "¡Me has entendido mal, yo soy su hermana!"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir