ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1402 Desgarrador

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 10384

Actualizado: 2019-06-03 00:07


Pero de repente escuchó una voz familiar. Él se dio cuenta de que el vídeo fue enviado por Sofía.

Con curiosidad, se apresuró en hacer clic sobre él. El vídeo mostraba a una hermosa y encantadora Sofía dirigiéndose a él con muchos buenos deseos. Sin embargo, él tuvo razón todo el tiempo. El regalo del Año Nuevo de Sofía para él era su embarazo.

Su rostro se sonrojó cuando lo mencionó en el vídeo. Tal vez sintió vergüenza o podía que no estuviera segura de cómo reaccionaría Colin.

Parecía que el vídeo estaba grabado con antelación.

Colin volvió a verlo tres veces más. Luego cerró el portátil, salió de la habitación de invitados y regresó a su habitación. Tenía emociones encontradas, pero estaba realmente feliz.

A la mañana del día del Año Nuevo Lunar, Sofía todavía estaba acostada en su cama. Se frotó los ojos y se dio la vuelta aturdida. Su cara se chocó con un objeto cálido y duro. Un momento, ¿qué fue eso? Se preguntó si se había caído al suelo o si había golpeado la pared.

Volvió a frotarse los ojos y vio el firme y musculoso pecho de Colin.

¡Qué idiota! Sofía estaba sorprendida y un poco enojada. Ella golpeó el hombro de Colin.

Colin se limitó a reír y abrió los ojos. Sabía lo que acababa de pasar y le resultaba muy divertido. Miró fijamente el rostro sorprendido de Sofía y dijo con cariño: "Feliz Año Nuevo, cielo".

"¡Quién es tu cielo! ¡Yo no soy tu cielo! Dime, ¿cómo te colaste?" Sofía se liberó de sus brazos y se incorporó en la cama.

Recordó que había cerrado la puerta con llave la noche anterior. ¿Cómo entró aquí?

Colin la abrazó de nuevo. "Eso no importa. Duerme un poco más. Estoy aquí ahora mismo".

De repente, escucharon un golpe en la puerta. La voz de Ambrosio venía desde fuera: "Papá, mamá. ¡Feliz Año Nuevo! ¡Les deseo a los dos lo mejor! ¡Os amo!"

Colin estaba frustrado y confundido. Su hijo nunca se levantaba a tiempo los días de escuela. ¿Cómo podía levantarse tan temprano en vacaciones? ¡Ay los niños de hoy en día!

Sofía se levantó de la cama y le abrió la puerta a Ambrosio. El pequeño llevaba una chaqueta de plumas de color gris claro. Se veía muy guapo. De pie en la puerta sonrió a Sofía, esperando que ella lo cargara. Con una sonrisa, Sofía lo levantó: "¡También te deseo lo mejor, querido Bario!"

Ella lo llevó adentro de la habitación, sacó de su bolso el sobre rojo* que había preparado para él y se lo entregó.

*En la tradición china el dinero que se da a los niños como regalo del Año Nuevo Lunar se mete en un sobre rojo. .

Ambrosio besó el sobre rojo con emoción y entusiasmo: "¡Gracias, mamá! ¡Mi mamá es sin duda la mejor!"

Desde que supo que Sofía era su verdadera madre, Ambrosio les había dicho a todos en su escuela que ella había vuelto con él. Estaba muy orgulloso de su familia.

A cambio, los otros niños lo miraron con admiración diciendo que era muy guapo y que su madre también debía ser muy hermosa.

Luego Ambrosio les prometió a todos que cuando comenzara la escuela ¡le pediría a su madre que lo llevara para que todos pudieran conocerla!

"No dejes que tu mamá te cargue

olin se unió a Sofía, Pazel, Jay y Alejandro en la cena.

En agradecimiento, Pazel y Jay le dieron una cálida y amorosa bienvenida a Colin. Lo recibieron con hospitalidad y lo trataron como si fuera parte de la familia.

Incluso cuando Sofía y Colin estaban a punto de irse, Jay quiso acompañarlos personalmente hasta el coche de Colin. Sus ojos los siguieron hasta que el auto desapareció al final del camino.

Sin embargo, la tristeza crecía en el corazón de Sofía cada día que pasaba. El Festival de la Primavera había llegado a su fin.

El vigésimo día del Año Nuevo Lunar

Después de dejar a Ambrosio en su escuela, Sofía se dirigió a una cafetería cercana.

Colin ordenó a Alejandro que la acompañara. Por la seguridad de Sofía, Colin le había pedido explícitamente que estuviera con ella a dondequiera que fuese.

Mientras se abrían paso dentro de la cafetería, Alejandro le preguntó con curiosidad: "Hermana, ¿con quién vas a verte aquí?"

Sofía desvió la mirada hacia él y respondió con un tono ligeramente molesto: "Estoy aquí para una cita a ciegas. ¿Qué pasa?"

Alejandro se quedó sorprendido. Sus ojos se abrieron exageradamente al escuchar eso y la miró con las cejas levantadas, "¿Cita a ciegas? ¿Qué cita a ciegas? ¿Qué quieres decir?"

Antes de que Sofía pudiera siquiera responder, una voz de hombre se escuchó detrás de ella: "Sofía, ¡cuánto tiempo sin verte!"

Era Feidi.

Sofía le hizo un gesto respetuoso: "¡Tome asiento, señor Feidi! ¿Cómo está?"

Alejandro se quedó sin aliento, no podía creerlo. Se volvió hacia Sofía: "¿Tu cita a ciegas es Feidi? ¡¿En serio? !"

Feidi le interrumpió: "En efecto. Voy a ser tu cuñado, mocoso. No tienes otra opción, ¿o sí?"

Entonces Alejandro, disgustado, dijo: "Hermana, ¡pero vas a tener un hijo de Colin! ¡Cómo puedes ir a una cita a ciegas! ¡Eso no es ser una buena mujer!"

Sofía sonrió: "Lo sé. Quiero que ese hijo sea engendrado por otro hombre. Sé lo que estoy haciendo, hermano". Eso era lo que Colin le había hecho a Ambrosio. Ahora ella le tenía que hacer lo mismo a él.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir