ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1404 No dejaré que mi cuñado quede exhausto

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9045

Actualizado: 2019-06-03 02:38


Colin sentía mucha pena por la pequeña, por lo que ni siquiera intentó impedir que le dijera papá.

Esta era la verdad. Todo lo que Colin acababa de decir era verdad pura.

Colin exclamó: "Todo fue idea de Felice. Ella estuvo en esto durante mucho tiempo. Ella convenció a Dolores para que te dijera que quería estar contigo sólo porque quería que donaras tu riñón para Naiara. ¿No lo ves? Ni siquiera he investigado si tu riñón es compatible con el de Naiara. Y aunque sea compatible, no te dejaría donarlo. No correría ese riesgo. Hay otros donadores por ahí".

... ...

Después de escuchar estas palabras, Sofía no pudo pronunciar ni una sola palabra. Ella no sabía qué pensar ni sentir. Sólo miraba a través de la ventana, contemplando este repentino cambio de cosas.

"Lo siento por Naiara, pero en cuanto a Bario, yo..." Quería decir que no podía perdonarlo, pero dudó. Quería descargar su ira hacia él porque la había mantenido alejada de su hijo durante mucho tiempo.

Colin sintió su pesar por lo que inmediatamente sostuvo su mano izquierda, mientras que su otra mano estaba al volante. Se detuvo en un semáforo en rojo y la miró fijamente, "Sofía, hemos llegado muy lejos. Quiero estar contigo. No tienes más remedio que perdonarme. Yo tampoco quería que eso pasara".

¡Estaba siendo encajoso! ¿Cómo podría él manipular sus emociones de nuevo? Ella se negó a dejarlo tomar ventaja esta vez. Ella respondió: "Tengo otra opción. Puedo vivir con dos niños..."

Colin le soltó la mano y pisó con fuerza el acelerador. De repente exclamó, "¡Imposible!"

... ...

Después Colin llevó a Sofía a su oficina. En el momento en que Sofía se sentó en el sofá, Colin se acercó a ella, colocando sus manos en cada lado del sofá para sostener su cuerpo. Estaban tan cerca el uno del otro en ese momento.

Colin se puso serio, "De ahora en adelante, debes estar conmigo adondequiera que vaya. Tengo miedo que esas dos molestosas moscas te hostiguen de nuevo".

Eh... ¿Qué? ¿Dos moscas? Ella entendió rápidamente que se refería a Mario y a Feidi.

Pero ella pensó que él estaba intentando privarla de su libertad. Sofia sacudió bruscamente la cabeza y dijo: "¡De ninguna manera!"

"Bueno, te daré dos opciones. Estar conmigo o estar con mi madre. ¿Qué eliges?"

... ... En realidad no quería tener que elegir, pero sabía que Colin no estaría de acuerdo. Así que sólo dijo: "¡Quiero estar con tu mamá!"

Sintió que hizo algo mal después de tomar esa decisión porque Colin de repente le sonrió. '¿Estoy siendo asechada?' Sofía pensó enfadada.

Colin dijo: "Querida, por favor espérame aquí. Tan pronto como termine mi trabajo, ¡nos vamos a casa juntos!"

Nos vamos a casa juntos... Sofí

io, sus curiosas miradas se encontraron.

Mario forzó una sonrisa y los saludó por respeto.

Sofía preguntó: "Mario, ¿vienes a comer aquí?" Sofía se sintió un poco incómoda. Aunque Mario estaba pasando por un mal momento recientemente, nunca lo había llamado para preguntarle sobre su situación. Ella nunca mostró preocupación por él antes. Ella pensó: 'Debería al menos llamarlo para mostrar mi preocupación. Lo llamaré pronto, entonces'.

Mario sonrió y dijo: "Sí, invité a algunos invitados a comer aquí. Escuché que la comida es realmente buena".

Luego presentó a los dos extranjeros a Colin y Sofía. Se saludaron cortésmente. Luego Mario miró a Sofía una vez más antes de entrar al restaurante junto con esos dos extranjeros.

Sofía volteó a ver a Mario y se perdió en sus pensamientos: "Dado que Mario está preocupado por el Grupo Pei, ¿debería preguntarle si necesita ayuda? Al menos debería hacerlo por cortesía'.

Pero de repente el dolor en su mano la trajo de vuelta a la realidad. Colin se quedó consternado y celoso. "Ya está fuera de tu vista. ¿Puedes por favor dejar de mirarlo?"

"No lo estoy mirando. Sólo estoy un poco apenada. Quiero ayudarlo. Ha sido un muy buen amigo para mí". Ella lo dijo con total sinceridad. Después de todo, Mario era una buena persona y había hecho muchas cosas buenas por ella.

Colin la empujó al auto y le dijo: "Humph, no tienes que preocuparte por eso. Sólo necesitas cuidar de ti, de nuestro hijo y de nuestra hija". Él ayudaría a Mario con su compañía. Aún eran buenos amigos. Él nunca olvidaría eso.

Sofía torció la mirada y dijo: "Si quieres una hija, puedes dar a luz a una por tu cuenta. ¡A ver si puedes hacer eso!" Colin le abrochó el cinturón de seguridad y le dio un beso en la frente. Luego Colin fue al otro lado y se alejó.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir