ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1424 Querido y respetable señor Gu

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7621

Actualizado: 2019-04-20 00:17


"Sí, Ángela. ¡Es el hijo más joven del presidente del Grupo Jiang! ¡Es bien conocido en el Imperio Shine!" Un hombre, que debía ser amigo de Toni, habló con Ángela. Al igual que Toni, parecía un sinvergüenza y era un poco ... ... afeminado.

Ángela sonrió forzadamente y respondió:"Gracias, hermana Ely. Pediré tu ayuda cuando tenga problemas en el futuro. No quiero molestarte, cuñado."

Lo que quería decir era fácil de entender. Si realmente se metía en problemas, le pediría ayuda a Toni a través de Ely porque no quería pedírsela a él directamente.

Ely estaba impresionada por esa chica. Ella sonrió y dijo: "¡Ángela, eres mi cuñada! ¡Siempre puedes pedir nuestra ayuda cuando la necesites, tu cuñado estará de acuerdo con eso! ¿Está bien eso, cariño?"

Ely sonrió amorosamente a Toni y le acarició los brazos.

Toni se molestó un poco, pero intentó no mostrarlo. "Por supuesto, Ángela. Estoy muy contento de conocerte. ¡Vamos, vamos a tomar una copa más!"

... ...

Inconscientemente, Ángela ya se había bebido la mitad de la copa de vino.

Cuando Toni volvió a su asiento, Ángela miró a Rafael que estaba sentado a su lado. No hablaba demasiado.

Ella ya no podía beber más. Si lo hacía, se emborracharía.

"Ely, todos deberíais comer primero. Mi madre me llamó cuando estaba conduciendo y me olvidé devolverle la llamada. Quiero llamarla ahora."

Ely lo aprobó. "Vuelve pronto".

"Bueno."

Ángela asintió con la cabeza a Rafael. Sacó su teléfono y salió de la habitación.

Mientras caminaba por el pasillo, Ángela buscó entre sus contactos telefónicos para encontrar a alguien que pudiera venir a recogerla.

Justo en ese momento, vio a un hombre que salía de la habitación. Estaba hablando por teléfono. Miró de cerca para poder reconocer quién era. 'Bueno, ¿ese es Álvaro?'

Se le ocurrió una idea. ¿Por qué no pedir ayuda a Álvaro?

Lo pensó por unos minutos y lo miró fijamente. Cuando Álvaro se fijó en ella, él la miró fríamente. Todavía no estaba segura de si debía pedirle ayuda.

Siempre lo había ofendido cuando estaba en el hospital, pero todavía existía una pequeña posibilidad de que Álvaro no la rechazara en privado, ¿verdad?

Interrumpió a Álvaro, que iba caminando hacia la habitación, "Querido ... . . ¡Respetable señor G

nes miedo de que Ely se enoje si se entera?"

Toni negó con la cabeza. "¡Ciertamente no! Esa mujer ama mucho mi dinero. Bueno, esa es la razón por la que quiere estar conmigo. Si se enoja, le daré un cheque y todos los problemas se resolverán instantáneamente."

"¡Ja, ja, ja! ¡Es un paso inteligente! ¡Me enseñaste mucho!"

... ...

Una vez que terminaron de hacer sus negocios, salieron del baño.

Cuando los dos hombres estaban a punto de abandonar la habitación, una de las puertas del cubículo se abrió. Un hombre se dirigió al fregadero y se lavó las manos, mientras observaba a esos hombres con suspicacia.

Eran alrededor de las 9 de la noche cuando Toni sugirió que todos fueran al Karaoke.

Ángela se inclinó sobre la mesa para aliviar su mareo. Bebía agua helada todo el rato y trataba de mantenerse sobria.

Las personas dentro de la habitación habían salido una por una. Ely estaba a punto de ir a ver a Ángela, pero estaba rodeada de amigos de Toni y todos salieron primero.

Lo que Ángela no sabía era que Rafael y Sonia estaban charlando en el pasillo.

"¡Mírala, está tan borracha!"

Rafael bajó la voz y dijo: "Realmente no quiero cuidarla ahora. Podemos pasar más tiempo juntos."

Sonia se sintió encantada con su gesto, pero pensó en Ángela:"¿Qué pasa con ella? ¿Planeas realmente dejarla sola?"

Pasar ese momento íntimo con Rafael fue un dulce triunfo para Sonia. Sin embargo, muy dentro de ella, no podía soportar ver que su vieja compañera de clase se quedaba allí sola.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir