ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1425 Quiero dormir

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7293

Actualizado: 2019-04-20 01:32


Rafael empujó a Sonia contra la pared y le susurró suavemente al oído. "Mandaré a alguien por ella más tarde." Tomó la mano de Sonia mientras le hablaba.

Las mejillas de Sonia se sonrojaron inmediatamente. "No lo hagas. Ángela nos verá." Ángela dominaba el taekwondo. ¡Podría vencer fácilmente a cualquiera que la molestara!

Con sus ojos estrechos, Rafael miró a Sonia. "No te preocupes. Es una muy mala bebedora y probablemente esté dormida ahora. Llamaré a alguien para que la acompañe a casa. Podemos ir al Karaoke."

"Vale." Sonia asintió tímidamente.

Mientras ambos se alejaban, los dos no sabían que un hombre, que estaba jugando con un teléfono a su lado, había escuchado su conversación en voz alta y clara.

¡Huh! ¡Ángela era una chica muy estúpida!

Mientras tanto, Toni, el hombre que se había ido una vez del hotel, regresó.

Él y otro hombre se apresuraron a regresar a la habitación. "No hay nadie ahí, excepto ella. ¡Daros prisa!"

Pronto, Toni sacó a una chica borracha de la habitación del hotel.

Llevó a Ángela al aparcamiento. Cuando estaba a punto de abrir la puerta de su Audi, Ángela de repente abrió los ojos.

Toni, con su idea malvada en la mente, se sorprendió y casi tiró a Ángela al suelo. Por suerte, el coche de detrás la sostuvo.

"Ángela, ¿estás despierta?" Intentó preguntarle.

A pesar de su borrachera, Ángela todavía lo reconocía. Era el novio de Ely. ¿Por qué estaba con el novio de Ely?

Sin saber que estaba en peligro, Ángela miró a su alrededor confundida. De repente, vio a un hombre parado en la puerta del hotel, a una distancia que no estaba lejos de ella.

Saltó de emoción cuando reconoció al hombre. "¡Oye! ¡Ala grande! ¡Qué casualidad! ¡Soy Ángela Si!"

"..." ¡Por supuesto, él sabía que ella era Ángela Si! No era ciego. ¿Por qué no la iba a ver?

Ya que estaba despierta y sobria ahora, él podía irse.

De repente, Toni agarró la muñeca de Ángela. "Vamos, Ángela. ¡Todos te están esperando!"

"¿Tú quién eres? ¡No quiero ir contigo!" Una vez más, Ángela estaba confundida y no tenía claro quién era el hombre.

"Soy el novio de Ely. ¡Date prisa, no tenemos mucho tiempo ahora!" Toni trató de emp

s manos juntas.

Ángela disfrutó en secreto de su cálida palma. La mano de Álvaro no sólo estaba en buena forma, sino que también era muy suave y cómoda.

Por el contrario, Álvaro miró a Ángela, que acariciaba su mano. Mientras apretaba sus dientes, dijo dos palabras: "¡Ángela Si!"

¡Lo sabía! ¡Debería haberla ignorado! ¡Debería haberle dejado encargarse de su propio desastre o lo que fuera!

¡Lo que a Álvaro le gustaría hacer ahora mismo era lavarse las manos con un desinfectante por cien veces!

Intentó retirar su mano, pero Ángela la agarró e incluso la puso en su cara. "Ala grande, no esperaba que tu mano fuera tan cálida porque siempre has sido muy frío. ¡Me encantan tus manos!" Le dijo a Álvaro, que estaba muy molesto con lo que acababa de oir.

"¡Vete a la mierda!"

Si Ángela estuviera sobria, definitivamente estaría asustada porque Álvaro estaba echando humo por las orejas. Probablemente habría huido lo más lejos posible. Sin embargo, en realidad, no estaba nada sobria. En ese momento, solo sabía que quería seguir sosteniendo su mano y acercarse a él.

"Hueles bien, Ala grande. ¿Estás usando un perfume? De ninguna manera... ¡Los doctores no pueden usar perfume!"

Ángela estaba tratando de que la tuviera en sus brazos. Álvaro intentó contener su rabia y cerró los ojos con fuerza. ¡Se dijo que si Ángela no se iba en tres segundos, la alejaría!

Uno... Dos...

¡No te atrevas, Ángela!

Cómo te atreves...

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir