ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1448 Álvaro no es tu hijo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7522

Actualizado: 2019-04-26 19:22


Álvaro abrazó fuertemente a Ángela y cambiaron de posición. Ahora, ella estaba arriba.

Cuando ella abrió los ojos, trató de deshacerse de él, pero Álvaro sonrió, luego la tomó por las muñecas y la besó. Ángela no lograba moverse por la presión que él ejercía sobre ella, de pronto, se abrió la puerta: "¡Oh! Disculpen, perdón... olvidé tocar la puerta. ¿Qué es esto? ¿Ángela?" dijo Daisy, atónita.

Esperó que Ángela le diera una respuesta, mientras se mantenía en el marco de la puerta con una expresión estupefacta. ¿No era Ángela quién estaba sobre Álvaro?

En cuanto vió a Daisy, Álvaro se quitó de encima de Ángela y ella se paró con rápidez de la cama, se limpió los labios y, su rostro, enrojecido; no pudo ocultar su vergüenza. Cuando estaba dispuesta a responderle a Daisy, Álvaro la interrumpió y le explicó: "Tía, no pienses mal, no fue su intención."

"Que-qu..." Ángela tartamudeó. ¿Qué quiso decir con que Ángela no hizo esto a propósito?

en sus recuerdos, ¡Álvaro fue quien la besó primero!

Ángela estaba demasiado agobiada por lo que había ocurrido. A causa de esto, Daisy se quedó callada un largo rato, ella también estaba desconcertada. Sólo imagina, ¿qué madre en su sano juicio estaría tan tranquila si viera a su hija aprovecharse de un hombre en su propia casa?

"Mamá, lo puedo explicar... Mamá, fue Álvaro el que..."

"¿Qué fue lo que pasó?" Gonzalo y Chuck también aparecieron en la puerta y los miraron, estaban actuando de forma extraña.

Ángela estaba inquieta, temía que malentendieran, " Álvaro, ¡cuéntales cómo fueron las cosas! Fuiste tú quien..."

"Ángela, no te preocupes, sé que no era tu intención hacerlo, no tienes que culparte. Tío, tía y Gonzalo, ya es tarde, me gustaría ir a dormir."

Era notorio que deseaba que se fueran. Ángela estaba molesta, así que le dio una palmadita en el hombro. "Álvaro, fuiste tú quien se aprovechó de mí, ¿de acuerdo?"

al escuchar lo que Ángela decía, Gonzalo y Chuck intuyeron lo que había sucedido.

Chuck estaba a punto de abogar por su hija, cuando fue interrumpido por Daisy: "Está bien Ángela, si hiciste algo indebido, solo dilo, Álvaro no te culpará, ¿por qué dirías mentiras?"

Cuando Daisy entró, vió que Ángela estaba encima de Álvaro, pero

te vayas de mi casa hoy mismo!" se levantó de la cama, lo tomó del brazo y caminaron hacia la puerta.

Álvaro frotó su sien adolorida. Esta mujer resultaba ser un verdadero dolor de cabeza.

Ejerció un poco de fuerza y la apartó, había visto la rabia en su mirada. "Ve a cambiar las sabánas, ¡Dices algo más y te aseguro que no saldrás de aqui!"

"Este es... ¡mi hogar!"

estas últimas dos palabras, parecían esfumarse de sus labios. Sin más, Álvaro tomó a Ángela entre sus

brazos y la llevó hacia la cama...

Ahora, ella sabía a qué se refería, su rostro estaba rojo de principio a fin. "¡Eres un degenerado, suéltame!"

Ángela estaba colérica con él y Álvaro le lanzó una mirada desafiante: "Esta es tu última oportunidad, ¿vas a cambiar el juego de cama o no?"

Ella se sintió molesta por las órdenes de Álvaro, ¡estaba siendo explotada en su propia casa!

Con rápidez se levantó de la cama y se paró frente a Álvaro, luego retrocedió unos pasos y lo golpeó en el rostro.

A pesar de ello, Álvaro escapó deprisa y Ángela no tuvo tiempo de contenerse, así que se dirigió directo hacia la cama:

"Auch, ¡me duele la nariz!" Frotó su nariz y se lanzó a puñetazos de nuevo hacia Álvaro, el primero, el segundo, el tercero... él había esquivado cada golpe. Ella ni siquiera rozó su ropa.

"¡Has perdido tu última oportunidad! Por lo tanto, ¡no es culpa mía!" Con indiferencia, Álvaro la miró y se acercó a ella. Enseguida, Ángela estaba postrada en la cama sin poder detenerlo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir