ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1453 Una mala mujer que engañó a su novio

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7228

Actualizado: 2019-04-27 06:20


"Puedes pagar usando tu celular." Le recordó amablemente.

"Mi celular también está en el auto." Álvaro miró a Ángela sin importarle la expresión de la cajera en sus ojos.

Ángela aceptó su destino de pagar la factura y sacó su tarjeta del bolso.

Al ver su reticencia, la cajera le dijo: "Es un honor pagar por tu guapo novio. Si yo fuera tú, estaría dispuesta a pagar miles de dólares por él. ¿Qué tal si me das a tu novio?"

Ángela se abstuvo de comentar y mostrar su enojo por lo que dijo:"... No es mi novio. Si lo quieres, puedes llevártelo ahora mismo! ¡Te lo agradecería si lo haces!"

Los ojos de la cajera brillaban de felicidad, pero cuando sus ojos felices se encontraron con los ojos fríos de Álvaro, inmediatamente tomó la tarjeta de Ángela y les cobró.

Entonces, Álvaro comenzó a burlarse de Ángela. "Ángela, me olvidé de mi billetera. Y por eso, ¿quieres romper conmigo? ¡Si quieres, te compraría todo el supermercado y te dejaría ser su jefa!"

La cajera acababa de terminar de cobrar. Miró a Álvaro con admiración cuando escuchó sus palabras. '¡Guau, ese hombre es rico! ¿Cómo podía ser que un hombre como él fuera sustentado por una mujer?' pensó para sí misma.

Ángela se sintió enferma y se contuvo de vomitar. '¡No lo necesito! Álvaro... Ala grande... ¡Bien hecho! Deberías rezar para que no vea a tu novia. ¡De lo contrario, te separaré de ella!'

"Vamos a casa, Ángela. No seas traviesa. Deberías cuidar a nuestro bebé en tu vientre, mi amor ..."

Ángela estaba casi en shock. Se sentía como si estuviera a punto de desmayarse.

La cajera los observaba con una expresión de pena en su rostro. Pensó, '¿Qué? ¡Ya tienen un bebé, así que no tengo ninguna oportunidad!'

Ángela se contuvo mientras salía del supermercado con Álvaro.

Ángela estaba a punto de patear a Álvaro tan pronto como llegaron al estacionamiento ...

Parecía que Álvaro tenía ojos en la espalda. Ángela no esperaba que Álvaro pudiera esquivar su ataque rápidamente y agarrar su pierna derecha con fuerza.

Luego la tiró hacia adelante. "¡Oh!" Ángela cayó en sus brazos una vez más ...

"¿No te da vergüenza abrazarme tan frecuentemente?" Miró

zlo si quieres, a mi abuela le caes muy bien!"

Antes de que Álvaro se subiera al auto, llevó a Ángela al asiento del pasajero y la instó a sentarse. Una vez que estuvo sentada, él le abrochó el cinturón de seguridad y después cerró la puerta para evitar que se escapara de él.

Después de diez minutos, llegaron al apartamento de Ángela y Nancy. Álvaro llevaba su maleta cuando entraron.

Gonzalo compró ese apartamento cuando Ángela estaba en la universidad. Con una superficie de más de cien metros cuadrados, en realidad era demasiado grande para una persona, por lo que invitó a Nancy a vivir con ella.

Era suficiente para que dos chicas vivieran en un apartamento así, con cuatro habitaciones y dos salones.

"No tienes que cambiarte tus zapatos porque no hay zapatillas para ti." Como Chuck y Gonzalo apenas visitaban su apartamento, no tenía zapatillas desechables para hombres.

Ángela no es una chica pensativa. Cuando estaban en el supermercado, se sintió sobrecogida por la ira y se olvidó de comprar zapatillas para Álvaro.

Álvaro no dijo nada. Se quitó los zapatos y entró en la sala de estar con calcetines blancos.

Dejó a un lado la maleta de Ángela y dejó las compras del supermercado sobre la mesa del comedor.

Ángela quería decirle que el suelo estaba frío, pero se abstuvo de hablar.

"Puedes sentarte allí. ¡Voy a hacer la cena ahora!" Después de decir eso, llevó las bolsas de comida a la cocina.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir