ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1475 Irme a casa

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6800

Actualizado: 2019-05-02 00:17


"¡Guau! Ese es su novio!"

...

Ángela estaba tan feliz que no se molestó a dar ninguna explicación cuando escuchó eso.

Cuando salieron de la sala de videojuegos, Álvaro le preguntó: "¿Algo más que te guste?"

Ella sacudió la cabeza con satisfacción. "¡Eso es suficiente!"

Álvaro se quedó sin habla. Esa chica era fácil de satisfacer.

Luego volvieron al apartamento de Álvaro. "¿Puedo dejar estos muñecos en tu casa?", le preguntó Ángela a Álvaro en tono serio.

"No", se negó él directamente.

¿Cómo pensaba siquiera que era posible dejar esos muñecos en su casa? ¡Él era hombre! ¡Un verdadero hombre!

Ella hizo una mueca de mal humor y frunció el labio. "Bueno... ¡Entonces quiero irme a casa!"

"Conrado le pidió a Nancy que empacara tus cosas y aquí están. ¡Si quieres ir a casa ahora mismo, tienes que llevartelas contigo!" Álvaro señaló las cuatro bolsas en la mesa.

Por supuesto, Ángela sabía que las cuatro bolsas eran suyas. ¡Esas bolsas contenían sus productos de higiene personal, ropa y pijamas!

Ella vio los nueve muñecos en el sofá y exigió: "¡Dame una bolsa, luego me iré a casa!".

"¡No tengo bolsas!" Él se quitó el abrigo y lo colgó.

Ángela hizo una mueca y los nueve muñecos se quedaron en el sofá.

Cuando Álvaro fue al baño, Ángela escondió ocho de sus muñecos en la casa y el de los pitufos lo colocó en la cama de él.

Ángela se sentía emocionada con la idea de abrazar al muñeco durante la noche mientras dormía con Álvaro. ¡Jaja!

Cuando Álvaro salió del baño, vio a Ángela tumbarse con el muñeco de pitufo en su cama. La sábana se había arrugado y Ángela parecía muy emocionada. Él la miró y dijo fríamente: "Alisa mi sábana. De lo contrario, ¡te echaré de la habitación!"

"... Ya que vamos a dormir, ¡no importa si la sábana está arrugada o no! Álvaro, ¡no me digas que tienes un trastorno obsesivo compulsivo de orden!" ¡De repente, Ángela se sintió arrepentida de quedarse con un monstruo como él!

Además, ¡era posible que él tuviera un trastorno obsesivo compulsi

la cama, pero Álvaro la detuvo. "No lo traigas a la cama!"

¡Era su cama! Nadie había dormido allí excepto él mismo desde que la compró.

"¡Pero quiero abrazarlo!" Ángela trató de colocar el muñeco en la cama.

"¡De ninguna manera! Ángela, ¿aún eres una niña?"

Ella sacudió su cabeza. ¡Por supuesto que ya no era una niña! Sin embargo, ese muñeco era un regalo de él, lo que lo hacía muy especial. ¡A ella le gustaba mucho!

"Si sabes que ya no eres una niña, ¡tíralo a la basura!" Él le lanzó una mirada de desaprobación, ¡lo que provocó que Ángela se entristeciera un poco!

"¡Álvaro, yo te desagrado!"

"... No". ¡Simplemente no le gustaba el muñeco!

Ángela lo pensó por un minuto antes de decir, "No. Mientes. ¡Si yo te agradara, me dejarías llevar el muñeco a la cama!".

"¡De ninguna manera!" ¡Él se puso de pie rápidamente!

Ángela fingió estar de acuerdo y se retiró un poco, "¡De acuerdo! Voy a..."

Cuando Álvaro creyó sentirse aliviado, ella se movió rápidamente y llevó el muñeco a la cama. ¡Era demasiado rápida!

¡Entonces, estalló en carcajadas!

Álvaro levantó la colcha y agarró el muñeco, pero Ángela gritó: "Estoy en la cama. ¡Mira, lo has tocado!"

"..."

¡Ángela apretó el muñeco tan fuerte que hizo que él se rindiera de nuevo!

Sintiéndose desesperado, Álvaro dejó su teléfono a un lado y se acostó.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir