ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1490 No me gusta Nita

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8604

Actualizado: 2019-05-05 10:46


Justo cuando el reloj marcaba las seis, Ángela salió del hospital y se dirigió al supermercado.

Iba a cocinarle a Álvaro un platillo por su cumpleaños, fideos "larga vida", unos fideos que se suponía debían garantizar una vida larga y satisfactoria.

Era una cocinera experta, y anteriormente ya había preparado esa delicia para el cumpleaños de sus padres.

Aunque la Mansión Shengfeng estaba ubicada en el centro, su sistema aislante contra sonidos la convertía en un refugio contra el ajetreo y el bullicio de las concurridas calles.

Ella abrió la chirriante puerta de la alcoba de Álvaro para descubrir que todavía estaba inmaculadamente limpia en su interior, Ángela miró su reloj, eran casi las 7 de la noche, así que dejó la bolsa en el sofá y fue directo a la cocina.

Álvaro salió del Hospital Yao en su Porsche negro y se detuvo cuidadosamente en una intersección, y de pronto, el sonido de su celular lo sobresaltó, Álvaro hizo clic en su auricular bluetooth para responder, "¿Mamá?".

"¿Álvaro, a qué hora sales del trabajo?".

"Justo ahora, literalmente estoy saliendo del estacionamiento", iba directo a la Mansión Shengfeng.

"¡Álvaro vuelve a la casa ahora mismo! ¡Es urgente!." Álvaro nunca había escuchado la voz de su madre así de angustiada, por lo que frunció el ceño y miró su reloj, Eran siete menos diez.

"¿No es algo que pueda esperar? Ya tengo planes para esta noche. Te puedo marcar en un rato...", dijo él.

"¡No! ¡Es una emergencia! ¡Vuelve ahora mismo!"

"..."

En la casa de familia Gu

El estacionamiento frente a la casa de la familia Gu se encontraba ocupado por autos lujosos, Álvaro gruñó cuando dio la vuelta a su coche, tuvo que estacionarse paralelo a la carretera.

Dio unos pasos y cuando menos lo notó, ya estaba en la puerta principal, estaba abierta. Enseguida vio que por dentro estaba oscuro, 'qué raro', pensó y se deslizó al interior. Justo cuando estaba a punto de encender la luz, sus oídos percibieron las notas de una canción, "¡Feliz cumpleaños a ti!, ¡Feliz cumpleaños a ti!"

A mitad de la canción, miró a su alrededor y distinguió un gran pastel con velas encendidas, rodeado de un grupo de conocidos...

En medio de la sala, Nita llevaba puesto un vestido blanco, sosteniendo un cuchillo y un plato de papel, su canto era de los que más se escuchaban, junto a ella estaban Taina, Lulu, Simón, Benja y Hugo.

En lugar de reírse, Álvaro tosió para aclararse la garganta cuando la canción había terminado, "entonces, ¿es esta la emergencia por la que me llamaste, mamá?", Taina notó que est

que le dijo. Cuando se dio cuenta de que ese "alguien" podría ser Ángela, sintió dificultad para respirar, "¿Acaso es... Ángela?".

'¿Ángela?, ¡Ángela!', ahora alucinaba ese nombre, ¡sintió que le taladraba la cabeza!.

La última vez que le pidió a Susana que hiciera algo, ¡pero eso no le había causado ni el más mínimo problema a Ángela!

Y... una vez tomó el celular de Álvaro y respondió a una llamada telefónica de alguien que tenía registrada como 'niña'. ¿podría ser también Ángela?.

Álvaro no dijo nada, ni lo negó ni lo afirmó. "Me tengo que ir", dijo él.

En ese momento, tres de los invitados salieron de la casa, "Álvaro, ¿ya te vas?", Galo lo miró con descontento.

"¡Sí, nos vemos la próxima!", dijo mirando a Simón y a Bill.

Bill se metió las dos manos en los bolsillos, miró a Nita, que parecía muy triste y le gritó a Álvaro: "¡Nita recorrió toda la Ciudad J para encontrar el regalo ideal para ti!".

¡Ninguna chica millonaria va de compras sola!, no obstante, ella recorrió toda una ciudad solo para comprarle el obsequio perfecto. ¡Todos sabían cuánto amaba ésta chica a ese hombre!.

Álvaro observó la caja en su mano y asintió con la cabeza a Nita, "Muchas gracias, para la próxima no necesitas hacerlo!".

Su agradeciemiento forzado y vacío hizo que Nita, la mujer de acero, casi estallara en llanto.

Bill apretó sus puños dentro de sus bolsillos, "Álvaro, ¿por qué tanta prisa?", le preguntó.

"¡Tengo una emergencia!", después de responder a su pregunta, Álvaro se subió al Porsche sin mirar atrás.

"¡Mierda, sino fuéramos amigos desde hace tanto tiempo, le hubiera partido la cara, es demasiado arrogante!", Galo lamentó con la cabeza que las cosas fueran así.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir