ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1495 Te dí de comer

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6310

Actualizado: 2019-05-06 00:50


"Pruébalo, dime si está salado".

Ángela golpeó la mesa, "¡No hay sal en el pastel!, ¡Sólo cómelo!"

Álvaro deslizó el tenedor sobre el plato para enfrentarla, "Dame de comer."

"¡No! ¡Hazlo tu mismo!" Ella no podía soportar por más tiempo ese comportamiento infantil.

Álvaro sonrió. "Oye, te dí de comer, sé cortés con tu anfitrión".

Ángela no dijo nada, tomó el tenedor y le dio un trozo de pastel.

Finalmente, Álvaro abrió su boca, y el pastel se derritió en su lengua.

Llegar a este punto con Álvaro era un logro, así que ella sonrió. "¡Está bien, un bocado más!"

Álvaro negó con su dedo, "¡Es tu turno!"

"¿Por qué?"

"¡Un bocado para mí y otro para ti!"

Ángela balanceó el tenedor entre sus dedos cansados. '¿Por qué odiaba tanto el pastel?'

Ángela comió el bocado de pastel, pero un poco de crema se posó en su labio, y ella limpió la crema con la punta de su lengua.

Esto despertó un profundo deseo en Álvaro.

'¡Qué chica tan engañosa!, está seduciéndome todo el tiempo'.

Álvaro la miró, y repitieron esta rutina, compartiendo bocado tras bocado, justo cuando era nuevamente el turno de Álvaro, se detuvo. "Espera"... Álvaro tomó sus manos de repente.

"¿Qué era esto?"

Le levantó la barbilla y le pidió que obedeciera. "¡Come pastel!"

'¿Qué pasaba con él?'

Álvaro se elevó sobre ella, bajó la cabeza y besó sus labios rojos, poniendo crema por todas partes...

Álvaro era un hombre nuevo, tenía una enorme sonrisa. "Deberíamos comer el pastel de esta manera".

Por timidez, Ángela se llevó el resto del pastel. "¡No hay más pastel para ti!, ¡Eres un gran oportunista!". Ella se acercó a la mesa y empezó a tragar pastel sin parar.

Álvaro solo pudo sonreír con alegría.

"¡Diviértete!, ¡Yo tomaré un baño!"

Ángela levantó la cabeza del plato que estaba cubierto de crema. '¿Tomar un baño?', se preguntó, mientras Álvaro sa

lvaro todavía no salía de la ducha, por lo que Ángela fue al guardarropa y se cambió de ropa por una pijama.

Cuando terminó de cambiarse, el timbre volvió a sonar. Supuso que era Conrado, así que corrió a abrir la puerta.

"Conrado, ¿Olvidaste...?". La cara de Ángela se desfiguró. "¿Nita?" "¿Lulu?" Las dos mujeres habían venido a pedir perdón.

Cuando Nita vio a Ángela en pijama, se endureció.

Lulu, asustada, se tapó la boca, ella había descubierto el gran secreto que escondía su hermano.

'¡Hay una mujer en el apartamento de mi hermano!'. Lulu la estudió con severidad. ¡Y está en pijama! 'Dios mío... '

Lucía frotaba sus ojos con incredulidad.

"¿Dónde está Álvaro?" preguntó Nita en voz baja. Nita parecía normal ahora que había tenido tiempo para reponerse.

Ángela, vacilando, señaló hacia dentro y respondió: "Se está bañando".

Nita se sorprendió, al igual que Lulu.

Ángela demostraba algo que no era normal, no podían entender cómo ella encajaba con Álvaro.

Nita no tenía derecho a preguntarle a Ángela, pero Lucía, quién carecía de experiencia social, decidió entrar

empujándola de inmediato; el brazo de Ángela se llevó la peor parte. "Oye", gritó Ángela, quién era la víctima una vez más. "¿Qué estás haciendo?"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir