ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1502 La pregunta

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8248

Actualizado: 2019-05-07 03:09


"Sra. Gu, por favor, no hay necesidad, en realidad... yo no...", Ángela podía sentir lo peligrosas que podrían ser sus palabras, su dolor era indescriptible y sólo ella misma podía entenderlo. Sí, es verdad que le gustaba el laboratorio de Álvaro, pero no era nada comparado con su compañía.

A pesar de que detestaba la idea, sabía que Álvaro amaba a alguien más, alguien que por alguna razón lo había dejado a suerte para instalarse en su mente. Sin embargo, Ángela todavía quería sumergirse en la ternura y la felicidad que él había traído a su vida, incluso si la lastimaba.

Aunque todavía quedaba el problema de Nita, a quien le estaba yendo bastante bien en el ámbito médico, pero Ángela ya no la consideraba una rival, estaba acostumbrada a estar rodeada de grandes médicos como ella. Más importante aún, no le tenía miedo porque estaba segura de que en ese momento su amor por Álvaro era más grande que cualquier otro sentimiento, lo amaba profundamente, más allá de cualquier rival o situación...

El hecho de que ella hubiera vivido con Álvaro en secreto no era porque le tuviera miedo a Taina, sino porque quería que todo estuviera bien con él.

Ángela se quedó en silencio durante mucho tiempo, Álvaro no tenía forma de saber lo que pensaba. Sus ojos se pusieron rojos y vidriosos, fue entonces cuando Álvaro se acercó a ella y la arrastró a sus brazos, "No la molestes, mamá, déjala en paz, ¡si ella aceptó vivir en mi casa fue porque la obligué a hacerlo!".

"Bueno, ¿has pensando en su reputación?, si Raquel vuelve algún día y ustedes dos se casaran, ¿qué pasaría con Ángela?", el impacto de sus palabras fue como una bomba para Ángela, haciendo que su mente se quedara en blanco por un instante.

Si Álvaro se casara con alguien más

... ¡sería un suplicio!.

Mientras Álvaro peleaba con su madre, Ángela recuperó su espíritu y se enfrentó a Taina una vez más, "Sra. Gu, puede decir que me hago de la vista gorda porque solo me enfoco en lo que está sucediendo en este momento, pero me he entregado a Álvaro. y me quedaré junto a él, sin importar lo que pase, incluso si nuestra relación fuera efímera o después me humillaran por esto", las lágrimas caían de sus ojos nublando su vista. La cara de Taina perdió claridad debido a la espesura de su llanto, se secó el rostro como pudo y continuó explicando, "Si Raquel regresa, me alejaré de Álvaro", ella estaba fingiendo estar relajada, pero sabía que era más fácil decirlo que hacerlo, más

"Sí tenía miedo, pero fue reemplazado con enojo, yo lo encuentro odioso, he dejado de sentir miedo por completo", Nancy sonrió inconscientemente. "Oye, ¡vámonos ya, es hora de almorzar, todavía tengo que cambiar las agujas para el paciente de la cama nueve!", Ángela asintió.

Una noche en la mansión Shengfeng

Álvaro se acercaba a Ángela, abrazándola con fuerza. La llevó en sus brazos fuertes como troncos a la habitación y la arrojó sobre la cama matrimonial, el corazón de Ángela latía aceleradamente, ella presionó sus manos contra su pecho. "¿Qué estás haciendo?", "Poniendo un bebé en ti", dijo él, con sinceridad.

"¿Qué ...?", "Tú y yo estamos haciendo un bebé", él besó sus labios.

Ángela se cubrió la cara y le dijo con nerviosismo: "¡Sólo estaba bromeando con tu madre!".

"¡Sí, yo también estoy bromeando contigo!", Ángela cedió en silencio. La noche inundó la habitación como un monstruo oscuro, los días de otoño trajeron consigo un gélido frío. Ángela se estaba cambiando de ropa después de volver del trabajo y le envió un mensaje a Álvaro, "Voy a ir de compras con Nancy esta noche, ¡diviértete en tu trabajo Sr. Gu!", su respuesta llegó enseguida: "Tengo una cena de negocios esta noche, después paso por ti".

"Está bien", ella respondió. Entonces, ella se perdió en su profunda imaginación.

En la entrada del centro comercial

Ángela puso lo que compró en el baúl de Nancy, fueron a una tienda y compraron dos tazas de té, bebió un trago de su bebida y cuando dejó la taza, vio a través de la ventana una figura que no estaba muy lejos. Ella miró a Nancy con entusiasmo, "Nancy, Nancy, ¿ese no es Simón?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir