ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1503 Son diez millones de dólares.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8475

Actualizado: 2019-05-08 00:07


Nancy se quedó boquiabierta al escuchar el nombre de Simón, tenía el corazón en la garganta. Siguió el dedo de Ángela y vio a un hombre de aspecto serio que llevaba un elegante uniforme negro, de esos que usan exclusivamente los capitanes de policía armados, ¡era Simón!.

Él tenía un oído muy agudo, así que las escuchó enseguida, Ángela sabía que Nancy estaba enamorada de él, así que se paró de puntitas y lo saludó con la mano.

Simón las vio, se dio cuenta con quién estaba Ángela e inmediatamente miró hacia otro lado, dejándolas como testigos de su patanería.

Nancy se sintió físicamente mal, sostuvo el brazo que agitaba Ángela y le apretó el muslo, "Ángela, qué estás haciendo?", justo en ese momento, Simón pareció cambiar de opinión y se apresuró a acercarse a ellas.

"¡Viene para acá!", Nancy fijó sus ojos en él, pero no se dio cuenta de que pronto estaría en peligro, pérdida en la hermosura de su rostro, no notó un destello de luz. Simón dio un salto, levantando su pierna derecha, de pronto, se escuchó algo parecido a un centavo cayendo al suelo, había pateado hábilmente una daga de la mano de un hombre. La daga era para Nancy, se escuchó un grito doloroso, Nancy había visto la daga afilada que apenas la rozó. Simón volvió a patear y el asaltante se tendió inmóvil en el suelo, la gente alrededor se asustó cuando vio el cuchillo. El hombre tenía tatuajes de pandillero en el cuello, no fue hasta entonces que Ángela vio al hampón, Nancy tembló de miedo al mirar el rostro del delincuente, accidentalmente dejó caer el té al suelo.

Justo cuando Simón estaba a punto de sacar las esposas, el maleante se deslizó fuera de su alcance y se levantó de un salto, más personas se hicieron presentes, corriendo por todos lados, era difícil decir lo que estaba pasando.

Simón les gritó: "¡corran!", Ángela sabía que la situación estaba fuera de control. Ella no podía decir quién era quién entre tanto alboroto. El hecho de haber tantas personas corriendo hizo que se volvieron indistinguibles. Pero a través de las agitadas multitudes, unos hombres enmascarados se hicieron notar, Ángela pateó los trozos de té y trató de levantar a su amiga, Nancy estaba en shock y no podía correr.

Los mafiosos impidieron su huída, dos hombres enmascarados bloquearon su camino.

Ángela empujó a Nancy detrás de ella, confrontando a los hombres, uno de ellos agitó una cadena, mientras que el otro sacó una navaja, entonces corrieron hacia Ángela.

Ella contuvo la respiración.

De alguna manera logró defenderse, pel

cuchillo directamente por el brazo de Ángela. El dolor era insoportable, aquí venía otra puñalada, de pronto, Ángela sintió que la empujaron al suelo, cuando pudo ver claramente, gritó: "¡Nancy!".

Al ver esto, los pandilleros voltearon y aventaron sus navajas al aire, éstas aterrizaron en Nancy. Ángela estaba perdiendo sangre, todo lo que podía ver era a uno de los ladrones sobre su amiga. Cuando él se puso de pie, ella vio una navaja clavada en su pecho, el otro inmediatamente trató de apuñalarla por segunda vez...

"¡Nancy!", Ángela gritó con voz entrecortada cuando vio que apuñalaban a Nancy.

Fue exactamente ese grito lo que hizo que Simón las encontrara, se había apresurado a tratar de encontrarlas, pero ya les habían hecho daño, era demasiado tarde.

Simón quedó estupefacto con lo que vio, una navaja estaba clavada en el estómago de Nancy, el hampón lo sacó con un pañuelo y la sangre se escurrió por todas partes...

Simón voló en un arrebato de coraje, entró en acción al arrancar la otra navaja de la mano del hombre. Ángela sostuvo a Nancy en sus brazos, ella puso sus manos sobre su vientre sangrante, la sangre se agotaba con cada suspiro, su rostro palideció como una sábana. Ángela se olvidó totalmente de su propia herida, ella también estaba muerta de miedo mientras sus lágrimas caían, "Nancy... Nancy...", continuaba gritándole a Nancy y su mente se inundó de pensamientos. Su única prioridad era Nancy, cuya expresión era de dolor y lo que era más aterrador, su respiración cada vez era más lenta. No más palabras, ya no era capaz. Ella también dejó de decir su nombre, parecía algo imposible, pero de repente Ángela sintío una soledad angustiante.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir