ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1506 Ángela debe haber hecho algo malo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7636

Actualizado: 2019-05-08 09:36


Galo no dijo nada. Estaba inmerso en sus propias inquietudes. Decidió investigar este evento, pues él especulaba que tenía algo que ver con su familia.

En la oficina del doctor

El doctor les describió la condición de Nancy, y agregó: "Debido a que el útero de Nancy resultó dañado cuando entró el cuchillo, la posibilidad de que quede embarazada es muy limitada".

Simón y Galo fruncieron el ceño con preocupación.

Aunque eran hombres, sabían la importancia del útero para una mujer.

Galo se calmó y se limpió la cara. "Las posibilidades de que quede embarazada son limitadas ... pero todavía es posible para ella, ¿verdad?"

El médico lo consideró por un momento y asintió, "Sí, hay una posibilidad mínima al menos, pero hay que tener cuidado, no será fácil. Si se le administran los cuidados adecuados, entonces la posibilidad puede aumentar. Todo tiene que ver con las circunstancias a lo largo del embarazo".

Saliendo de la oficina, Galo palmeó el hombro de Simón para animarlo. "Lo dejaré claro, pero hablando del vientre de Nancy... no menciones lo que le pasó a su vientre".

Estaba preocupado de que su hermana no pudiera manejar tantas emociones a la vez.

Simón se quedó en silencio.

En cualquier caso, él tenía asuntos con que lidiar en el trabajo, por lo que tuvo que irse, confiando a Galo el deber de cuidar a Nancy. Se fue sin volver a la sala.

En la Mansión Shengfeng

Ángela recogió su cepillo de dientes y extendió un poco de pasta de dientes sobre él. Se cepilló los dientes ligeramente para evitar golpear su brazo contra el lavabo, luego, con una mano, comenzó a limpiarse la cara.

Álvaro entró, miró lo indefensa que estaba y sintió una punzada de empatía. Él se deslizó y la ayudó porque ella no pudo terminarlo.

"¿Debo informar a tu padre y hermano ahora?", preguntó.

Ángela se negó de inmediato, "¡No! Estoy bien, sólo son pequeñas lesiones". Si su padre y su hermano se enteraban, la llevarían de regreso al País C y nunca volvería a ver a Ala Grande.

Comparada con la de Nancy, su lesión era menor. La herida no era grave, y no se había fracturado ningún hueso.

Álvaro no insistió, y el asunto fue eliminado de la conversación, pero a él no le pareció que eso fuera lo adecuado, así que decidió llamar a Gonzalo. Querí

eguntó: "¿Instalaste cámaras en tu casa?"

"No, pero no es mala idea y lo pensaré", respondió él con una risita. Bien podría instalar una cámara en el laboratorio para evitar que Ángela ingresara sin permiso.

Ángela se tapó la boca, arrepentida de sus palabras. "¡Sólo olvida lo que dije!"

Álvaro se imaginó su expresión de arrepentimiento, sonrió y colgó el teléfono.

Ángela y Lulu se pusieron batas estériles y permanecieron inmóviles en el laboratorio. "¿Por qué no empiezas con tu experimento?", preguntó Lulu.

"¡Vuélvete de espaldas! ¿Qué pasa si ves mi fórmula y se la vendes a otra persona?", preguntó Ángela Ella ya había inventado varias cosas, pero de todas ellas, el crédito lo tenía Gonzalo. ¡Ella nunca había cosechado sus propias recompensas!

¡Si llegaba a inventar algo esta vez, lo vendería sola y nunca dejaría que su hermano lo supiera!

Lulu estaba un poco molesta y se alejó para que Ángela pudiera hacer su experimento.

Más tarde, ella comenzó a hacer preguntas. "¿Por qué pones metilamina en ese tubo de ensayo?"

"Porque producirá un efecto calmante", respondió Ángela.

Un minuto después, Lulu se acercó a Ángela, que se estaba enfocando en su experimento, para preguntar: "¿Qué es esto?"

"Es insulina", respondió Ángela con paciencia.

Pasó algo más de tiempo antes de que las preguntas inoportunas de Lulu regresaran. Nuevamente apareció junto a Ángela. "¿Por qué estás poniendo dos medicamentos juntos?"

"Quiero hacer una especie de nuevo medicamento con ellos".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir