ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1508 Tenemos algunas noticias.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6463

Actualizado: 2019-05-09 00:13


Después de mucho tiempo en silencio, Álvaro aflojó su agarre.

'No puedo tener sexo con ella, ya que no puedo prometerle un futuro...', pensó

Al verlo entrar al baño, ¡Ángela estaba tan enojada que quería drogarlo y joderlo!

Si no fuera por la respuesta fisiológica que tuvo él en ese momento, ella hubiera podido pensar que Álvaro no podía batear con la derecha...

"¡Oh Dios mío! ¡Qué incómodo!" Ángela cubrió su rostro sonrojado y se cubrió la cabeza con la manta.

Ángela esperó tanto tiempo que casi se quedó dormida. Finalmente Álvaro salió

y presto, se acostó a su lado. Después de dudar por un momento, la tomó en sus brazos.

Para su sorpresa, ella todavía estaba desnuda y su respiración inmediatamente se hizo pesada. Él se levantó y recogió el camisón que estaba tirado junto la cama, y se lo arrojó. "Póntelo."

Ángela se frotó los ojos adormecidos y se puso la ropa obedientemente.

Antes de acostarse, mientras se apoyaba en sus brazos, ella murmuró: "Si no me amas, ¡alguien más lo hará!"

Álvaro no dijo nada, pero apretó su cintura hasta que ella gimió en agonía. "No, no, estaba equivocada, nadie más, nadie..."

Satisfecho, el hombre la abrazó suavemente de nuevo hasta que se quedó dormida.

El teléfono personal de Álvaro vibró a la 1 a.m. Silenció el teléfono antes de verificar quien estaba llamando. -----

Era Conrado.

Con mucho cuidado se levantó y la tapó bien con la manta a Ángela, luego fue al balcón y contestó el teléfono. "Habla Álvaro".

"Dr. Gu, tenemos algunas noticias".

Dichas noticias no necesitaban ser especificadas, él sabía de qué se trataba.

Su mirada, puesta en los edificios a docenas de kilómetros de distancia, se volvió profunda, "Continúa".

"Encontraron a una mujer en Francia que era idéntica a Raquel. Sin embargo después... la perdimos".

"Ya veo. Sigan intentándolo con más ahínco y no dejen de buscar, cueste lo que cueste". Tenía que enc

Al ver que el ascensor se bajaba, Ángela cerró la puerta y esperó a que la sopa se cocinara a fuego lento.

La espera siempre era aburrida. Buscó en los estantes de Álvaro y luego fue a hacer la cama.

Sabiendo que Álvaro era un fanático del orden, también se esforzó por cambiar la ropa de cama.

Cuando fue a la sala de estar con la intención de limpiar el piso, de repente sonó el teléfono. "¡Maestro! ¡Ya no aguanto! Siempre he soñado con aprender Kung Fu en el Templo Shaolin de Songshan..." Ángela corrió a la habitación para tomar su teléfono. Era Chuck.

"¡Papá!"

"Ahora si te acuerdas de tu viejo!", dijo con descontento. 'A las hijas como a los peces muertos hay que dejarlos ir', pensó. ¡Ángela no había llamado en varios días!

Ella soltó una risita de vergüenza y dijo: "¡Por supuesto! Mi padre es tan guapo, y nada viejo. Por supuesto que lo recuerdo".

La adulación no significaba nada para Chuck, pero había una excepción: el dulce parloteo de Ángela. Él dijo con ojos brillantes: "¿Cuándo volverás? Voy a cocinar una comida deliciosa para ti".

El ama de llaves que le había asignado había sido despedida, y él no sabía lo que ella hacía cada día.

"En unos días, papá. No te preocupes" Ella misma no sabía cuántos días significaba eso... Podría ser...

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir