ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1510 Me Ayudaste a Recuperar mi Visión

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7673

Actualizado: 2019-05-09 00:58


Fausto insistió en llevar a Ángela al departamento de pacientes hospitalizados. Ángela no pudo rechazarlo, así que estuvo de acuerdo y se subió en su motocicleta.

Sin embargo, se convirtió en una de las acciones más lamentables que habría hecho...

...

La motocicleta de Fausto atrajo la atención de mucha gente cuando llegaron al hospital.

A pesar de mantener la cabeza abajo fue reconocida por muchas personas.

Ella tenía miedo de ser reconocida y por eso se mantenía en esa posición. Sin embargo, muchas personas no solo la reconocieron, sino que también hablaron de ella cuando pasó en la motocicleta. Tuvo que levantar la cabeza. Justo en ese momento, ella... ... Vio a Álvaro.

Rafael estaba justo detrás de él con Aspirin.

Ángela quiso explicarle a Álvaro. Sin embargo, Fausto no le dio la oportunidad y se detuvo frente en el Departamento de pacientes hospitalizados.

Ángela saltó de su motocicleta y dijo: "¡Gracias, ¡pero me voy!"

"¡Espera! ¡Ángela!" Fausto detuvo a Ángela aun sabiendo de la urgencia que tenía de irse.

"¿Qué pasa? Tengo muchas cosas que hacer, ¡tengo que irme ahora!"

Fausto sostuvo el casco en sus brazos y miró a Ángela con sus ojos morados. "¿Podemos mantenernos en contacto en el futuro?"

Ángela quedó sin palabras, "..." ¡Qué raro era él! ¿Por qué deberían mantenerse en contacto? ¡Si no lo conocía!

"¿Cómo me conoces?, Nunca te he visto antes".

Fausto se bajó de su motocicleta y se puso frente a Ángela, "Sé que no me conoces." Te conozco porque... Inventaste y desarrollaste una medicina cuando tenías trece años de edad, ¿verdad?

Ángela se alertó de inmediato. ¿Cómo sabía eso? Ella solo se lo había dicho a Lulu. ¿Lulú le habría dicho algo a este Hombre? ¿Conocía a Lulú?

"No estés nerviosa. La medicina que desarrollaste curó mi enfermedad. Me ayudaste a recuperar mi visión, quiero darte las gracias". Fausto le explicó con una sonrisa.

Cuando tenía once años de edad, sus ojos contrajeron una extraña enfermedad. A veces, podía ver las cosas claramente, y otras veces era muy difícil poder hacerlo. Lo que es peor, le daban fuertes dolores de cabeza que lo hacían sentir miserable.

Había ido al hospital. Y el médico le dijo que tenía que someterse a una cirugía, de lo contrario, quedaría ciego.

Sin emba

ala grande... "¡Nancy, puedes vivir con Álvaro y conmigo!" Ángela sugirió.

Nancy estuvo muy callada, "..." Vivir con el señor ¿Gu? ¿¡Qué!? Ella preferiría vivir sola que convivir con Álvaro!

"Ángela, quiero que en un futuro ¡vivamos juntas! No quiero casarme en el futuro y tú tampoco te casarás, ¿de acuerdo?"

En ese momento, abrieron puerta. Álvaro miró a Ángela, que estaba de espalda a la puerta.

Nancy se sintió culpable cuando vio a Álvaro: "Señor... Hola señor. ¡Gu!"

Estaba un poco débil y temía que Álvaro se enojara, a pesar de que solo estaba bromeando.

Los médicos practicantes de Álvaro seguían detrás de él. Álvaro les dijo que fueran a la sala No. 9 para ver a un paciente con una rara enfermedad. ¿Por qué entraron en la sala No. 3?

Ángela estaba muy asustada Por poco tira el bol y escapa.

¡Espera un momento! ¿Por qué debo temerle a Álvaro? ¡Fue él quien mintió primero! La razón por la que vengo es para preguntarle y culparlo. No debería asustarme al verlo.

Álvaro se dio la vuelta y habló a los médicos practicantes que estaban detrás de él: "Todos vayan primero a la sala No. 9. Yo les seguiré!"

"Está bien señor Gu."

Se fueron uno a uno. Entonces, Álvaro le dijo a Ángela, "Ángela, ven conmigo. Necesito preguntarte algo"

Su voz era el temblor habitual de la banalidad sin emociones. Parecía que la odiaba demasiado. Ángela estaba muy nerviosa.

No tuvo más remedio que seguir a Álvaro a la sala No.2 Las enfermeras en el Departamento de VVIP se preguntaban qué pasaba.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir