ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1512 ¡Era una tonta!

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7197

Actualizado: 2019-05-09 00:52


Simón asintió, abrió la puerta y entró.

Afuera, Ángela reflexionó por un momento, dio la vuelta y abandonó el Departamento de Pacientes Hospitalizados. En este punto, pensó que era mejor no molestarlos. Simplemente llamaría a Nancy más tarde.

Recostada en la cama del hospital, Nancy sostenía un libro en sus manos y lo leía en voz baja.

Su largo cabello negro caía sobre sus hombros. No estaba usando sus anteojos, lo que indicaba que se había levantado de la cama en algún momento para ponerse los lentes de contacto.

Simón acertó. Nancy se puso los lentes de contacto.

Al observar esto, quedó claro que también tuvo tiempo para maquillarse, y, efectivamente, tenía un leve toque de maquillaje. Su maquillaje era tan ligero que era casi del mismo color de su piel. De hecho, el efecto la dejaba un poco más blanco. Y su labio se veía muy... rosado.

Simón tragó saliva.

La enfermera sentada al lado de la cabecera de la cama estaba pelando una fruta para ella. Al ver que alguien entró, la enfermera se levantó para saludar, pero Simón la miró seriamente.

Tomó la fruta y el cuchillo de manos de la enfermera y le indicó que se saliera.

La enfermera vaciló pero cuando vio la placa de policía de Simón, se fue sin decir una palabra.

Una manzana pelada se puso frente a Nancy, quien todavía estaba mirando fijamente su libro, el cual no estaba exactamente leyendo y analizando. Estaba escaneando con los ojos, recordando algunas cosas del pasado.

Cosas como Simón y Gracia.

Al igual que otras historias del pasado, cuando tenía dieciséis años, había sido secuestrada. Fue Simón quien la salvó a pesar del peligro. Después de eso, su alta y valiente figura quedó impresa en su mente.

Cuando tenía diecinueve años, Gracia tomó un brazalete, caminó hacia ella con orgullo y le dijo: "¿Ves? Nancy, este es un regalo de amor que me dio Simón. Dice que me quiere mucho y que quiere estar conmigo para siempre..."

Gracia sabía que a Nancy le gustaba Simón.

Para ocultar los sentimientos que le provocaba Gracia de amargura y vergüenza, recurrió a la ira. Fingió ser indiferente y que despreciaba a Gracia. Le arrebató la

ue se preocupaba por ella, Nancy casi se ahogó y siguió asintiendo.

Se quedaron en silencio durante unos minutos. Nancy tiró el corazón de la manzana a la basura y se limpió la boca.

Le preguntó a Simón en voz baja: "¿Podrías llamar a la enfermera por mí?"

"¿Qué pasa?" No salió de inmediato; en cambio, miró con curiosidad el rostro de esta tímida chica.

A él le gustaba el nombre Nancy. Era suave, natural y honesto, igual que ella.

Él se congeló y la miró por un momento. Al sentir su mirada ardiente y penetrante sobre ella, los pensamientos le fallaron a Nancy.

Siendo tímida durante todo el tiempo, Nancy tartamudeó: "Yo... Yo... Quiero ir al baño, puedes pedirle que venga a ayudarme... a ir allá."

Simón se levantó de la silla. En lugar de llamar a la enfermera, él directamente levantó el delgado edredón sobre ella.

"Tú... tú... ¿Qué quieres hacer?" Nancy estaba asustada por lo que hizo ahora que estaba vulnerable.

"Te llevaré al baño yo mismo".

Su explicación la hizo sentir aliviada.

Había una venda que cubría la cintura de Nancy. El vendaje estaba oculto bajo su bata de hospital, por lo que nadie podía verlo. Sin embargo, su posición medio acostada expuso el vendaje empapado con gruesas manchas de sangre.

Al instante, Simón sintió como si una piedra oprimiera su estómago a causa del dolor que sentía por ella. Nancy era una chica débil. ¿Cómo pudo soportar una lesión tan seria?

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir