ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1516 Si ella vuelve

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6570

Actualizado: 2019-05-10 00:59


"¡Sí, no te confundiste! ¡Nuestro subdirector, Álvaro, tomó a Ángela en sus brazos! ¡No! Para ser exactos, ¡ambos se estaban abrazando con fuerza!"

"¿Se pusieron de novios? No... ¡Estoy muy triste! ¡El hombre de mis sueños ama a otra mujer!"

"¡Oh Dios mío! ¡Sólo míralos! Ellos... ¡Dios mío! ¡Se están besando!"

"¡Dios mío! ¡Álvaro! ¡Dr. Gu! ¡¿Qué estás haciendo?! ¡Mi amor platónico, no beses a Ángela! ¡No! No quiero ver eso... ¡Yo también voy a saltar al río!"

Al mismo tiempo que gritaban eso, una mujer saltó al lago con entusiasmo, y más tarde, otra mujer la siguió. De pronto, Álvaro y Ángela, sorprendidos por esa repentina incursión diluvial, dejaron de besarse.

Ángela se sonrojó, y luego sostuvo la camisa de Álvaro con fuerza. Su mente se quedó en blanco.

Álvaro... Él la besó delante de todos.

"¡Dios mío!", el corazón de Ángela literalmente se le salía del pecho.

Al cabo de un rato, ambos se alejaron nadando y, él la llevó a tierra firme.

"Álvaro, yo..." Antes de que ella pudiera terminar su oración, él la levantó en sus brazos y se fue. Nadie podía creer en lo que sus ojos veían.

En cuanto a las chicas que habían saltado del puente intencionalmente, seguían gritando pidiendo ayuda, pero Álvaro, fiel a su costumbre, las ignoró y corrió más allá de donde estaban

esos hombres y mujeres medio ahogados que se aferraban unos a otros, y se dirigió a la Oficina del Subdirector.

Álvaro llevó a Ángela al baño. Luego, le pidió que se sentara en el sofá, encendió la calefacción central, se puso en cuclillas frente a ella y le tomó el pulso.

"Estoy bien. Sí sé nadar". La razón por la que había saltado del puente era porque sabía nadar, de no ser así, no lo habría hecho. Hubiera preferido dejarse atrapar por los guardaespaldas.

Como Ángela estaba bien, Álvaro se levantó, sacó una toalla de baño y la cubrió con ella.

Después, sacó otra toalla y cubrió su cabello, "Ve a tomar una ducha. Este es un baño sim

nadar en los próximos días, o afectará el progreso de la curación".

Ángela se había quedado callada.

Después de aplicar nuevamente yodo, Álvaro empacó su ropa. "Me acaba de llamar Lulu. Te está esperando. Le pediré a Conrado que te lleve a casa".

Aunque Álvaro dijo estas palabras en un tono normal, ella percibió dolor en su voz.

'Pero Raquel no ha vuelto, así que todavía puedo pasar un buen rato con Álvaro, ¿cierto?', se preguntó.

Dando un paso adelante, Ángela puso sus brazos alrededor de la cintura de él. El rostro sobre su pecho hizo que aquel vibrara por los fuertes latidos de su corazón.

Álvaro percibió el estado de ánimo sombrío de Ángela y poniéndole la mano en la cabeza le dijo en voz baja: "Ángela, no puedo hacerte ninguna promesa porque el futuro es incierto, pero debes creerme, me esforzaré por nuestro futuro".

La razón por la que no quería hacerle ninguna promesa era porque no podía controlar el futuro. Si no actuaba de esa manera, podía lastimarla profundamente...

"¿Me puedes decir... a quién amas más?"

Después de que ella formulara esa pregunta, Ángela fijó su vista en su mandíbula y no en sus ojos...

porque la gente podía descubrir la verdad a través de los ojos de los demás, y ella tenía miedo de descubrir la verdad a través de los ojos de él.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir