ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1521 No puedo soportarlo más

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8523

Actualizado: 2019-05-11 02:08


"Papá, ¿crees que Ángela se atrevería a pedirle a mi hermano que lave los platos?", preguntó Lulu. Confortada por ese pensamiento, trotó hacia Hugo, quien la miró y, en lugar de responder, le hizo una pregunta retórica: "¿Tú qué piensas?"

Lulu lo pensó cuidadosamente y luego asintió. "Papá, no tienes idea de cuán capaz es mi hermano de mimetizarse frente a nosotros. Sabes, él es muy considerado con Ángela, no solo física, sino también espiritualmente. Cuando salí de la sala de estar, se apoyaron el uno en el otro viendo una película... ¡La escena era tan romántica!", los ojos de Lulu se pusieron vidriosos ante el recuerdo, pero después de un momento, sacudió la cabeza como para deshacerse de él. "¡No puedo soportarlo más!", dijo ella.

Después de que hubo dado rienda suelta a su ira y se había calmado un poco, sus padres se miraron entre sí. ¿Cómo no iban a saber lo bueno que era Álvaro con Ángela? Antes de que Lulu regresara a casa, habían estado conversando acerca de las noticias que habían estado circulando en el hospital durante ese día.

Desde que Álvaro conoció a Ángela, había cambiado tanto que casi todos lo habían notado.

"Ve a tu cuarto ahora, quiero discutir algo con tu madre", le ordenó Hugo. Él cerró el libro sobre medicina que estaba leyendo. Ya era hora de dedicarle algo de tiempo a la vida de su tercer hijo.

"Bien. Buenas noches papá. ¡Buenas noches mamá!", dijo Lulu levantándose de la cama. Se sentía mucho mejor ahora que sus padres la habían escuchado. Salió de la habitación y cerró suavemente la puerta detrás de ella.

La habitación quedó en silencio después de que Lulu se retiró, y fue Taina quien rompió el silencio. "Me estaba preguntando, Hugo... supongo que Álvaro nunca ha tomado a tu sobrino como un rival de cuidado. Se ve bastante confiado acerca de la elección para director", dijo. La última vez que visitó la oficina de Álvaro, le advirtió que tuviera cuidado con su imagen cuando se acercara el momento crítico que conduciría a la elección.

¿Pero, quién sabe? Poco después, se había atrevido a saltar al lago artificial para salvar a Ángela, e incluso la había besado delante de muchas personas.

Dado que Álvaro había sido el héroe en ese incidente, la noticia se había extendido rápidamente por todo el hospital. Taina podía imaginarlos en el lago sin tener que ver ninguna foto.

"Benito ciertamente no es una amenaza. No es más que un niño mimado de apenas 20 años que quiere ser el director, pero ni siquiera ha terminado la universidad. Aunque suene un poco absurdo, toda

se burló ella. Estaba acostada en la cama con una dulce sonrisa en el rostro y tocaba con ternura los pendientes.

"¿Estás segura?", volvió a preguntar él en tono serio y de advertencia.

Ángela se rió y dijo: "Sí, estoy bastante segura. De hecho, estaba a punto de decírtelo. El hombre que oculto se llama... Álvaro".

Él se sintió aliviado y se echó a reír. Entonces, le preguntó con ternura: "¿Tienes hambre? He preparado el desayuno para ti, está en la cocina. Puedes calentarlo y comértelo."

"Bien. Ya no te molestaré por ahora. Necesito ir al hospital y ver cómo va la recuperación de Nancy", dijo y colgó el teléfono. Mientras Nancy estuviera en el hospital, ella podía ir a visitarla allí todos los días.

Álvaro tenía una tierna sonrisa en el rostro cuando salió del baño.

Cuando volvió con sus colegas, reprimió esa sonrisa y una vez más se transformó en el profesional que era.

Nita no podía creer cómo se estaba comportando y se preguntaba si era sólo una ilusión.

Poco tiempo después, Ángela entró en la Sala Número 3. Arrastró a Luisa y a Ximena en su camino a la habitación procurando no llamar la atención de Winnie, y ellas entraron a la habitación de Nancy detrás de Ángela. Las chicas hablaban alegremente y se reían, pero a Alicia no le gustaba su comportamiento. Ella informó sobre esa visita a Winnie, lo que provocó que Luisa y Ximena abandonaran pesarosas la sala.

En el momento en que salieron, Ángela se volvió hacia Nancy. "¿Cómo va todo entre tú y Simón?", preguntó.

Nancy negó con la cabeza. "No me ha visitado desde que se fue ayer", suspiró ella.

"¿Qué? ¿Por qué? ¿Lo llamaste?"

"No. Ni siquiera le he enviado un mensaje", respondió ella.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir