ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1522 Tratar a Rafael

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 10196

Actualizado: 2019-05-11 02:49


Ángela estaba totalmente confundida. Se preguntó si Simón estaba interesado en Nancy.

"Si él no responde, debía hacer el primer movimiento y enviarle un mensaje. Puedes preguntarle en qué está ocupado", dijo Ángela, ofreciéndole a Nancy su teléfono celular. Según Ángela, Nancy no debía simplemente esperar y no hacer nada. El tren pasa una sola vez.

"¿Y si él está ocupado en el trabajo?", dijo Nancy, tomando nerviosamente el celular de la mano de Ángela.

"¡Oh vamos! Es solo un mensaje, no una llamada telefónica. ¡Él no se molestará! Simplemente leerá el mensaje, responderá si lo desea, y eso es todo".

Eso sonaba razonable, pensó Nancy. "¡Está bien entonces, le enviaré un mensaje!", Nancy buscó la cuenta WeChat de Simón en el teléfono celular y luego trató de escribir algo. Pero todavía era demasiado tímida para dar el primer paso y enviarle un mensaje. Ángela se puso ansiosa. Le quitó el teléfono celular a Nancy y comenzó a escribirle ella misma. "¿Estás ocupado? Estoy sola en el hospital y estoy muy aburrida", al menos en eso Ángela tenía razón. Galo estaba tan ocupado que no podía pasar más de una hora todos los días con Nancy en el hospital.

¿Qué pasaba con la otra parte del tiempo? Generalmente los cuidadores y enfermeras del hospital le hacían compañía.

Nancy quería recuperar su celular y dijo: "Ángela, no creo que enviarle un mensaje sea correcto..."

"No te preocupes. Es solo un mensaje casual... Emm... Si me pregunta por qué le envié ese mensaje, le diré que lo iba a enviar a Álvaro, ¡pero que accidentalmente se lo envié a él!".

Nancy miró a Ángela. Estaba segura de que no sería tan fácil engañar a Simón.

"Mira Nancy, lo que está hecho está hecho. ¡Ya no puedo revocar el mensaje!". De todos modos, ella quería ver a Simón.

Después de que el mensaje había sido enviado, las dos chicas querían que el teléfono inmediatamente sonara. Después de un largo rato de espera, cada una en secreto se preguntaba por qué Simón no había respondido. Ángela estaba muy segura de que él respondería.

Con el tiempo, se fueron decepcionando cada vez más. Habían esperado bastante tiempo su respuesta. Tal vez él no quería responder. Sabiendo con certeza de que al no recibir una respuesta de Simón Nancy se pondría triste, Ángela comenzó a sentir que debió haberse abstenido de enviar el mensaje. Tal vez, él no estaba interesado en Nancy.

Al ver que había pasado bastante tiempo, Ángela se levantó para irse. Justo cuando ella le estaba saludando y deseando una pronta recuperación, la puerta de la sala se abrió. Sorprendidas, las chicas miraron hacia la puerta y se alegraron al ver a Simón jadeando allí de pie.

Feliz de verlo, Ángela corrió hacia él y le dio una palmada alegre en el hombro. "¿Por qué no me devolviste el mensaje? Nancy te ha estado esperando," sonrió Ángela.

"¡Ángela! ¡Por favor deja de..!" Amonestó Nancy poniéndose muy roja. Ella detuvo a Ángela de decir algo más.

Simón respiró hondo y miró a Nancy con sus hermosos ojos. Le gustaba la forma en que ella se sonrojaba. "

ue con esa sensación.

En el bar...

Cuando Ángela entró en el pub, observó que el volumen de la música era muy alta. Haciendo una mueca, encontró una mesa en la esquina y pidió el vino más caro que ofrecía el pub.

Una vez que el camarero le había servido la bebida, miró a su alrededor para ver si alguien la estaba mirando. Al ver que nadie le prestaba atención, sacó un pequeño paquete blanco. echó el polvo del paquete en el vino y lo agitó con el dedo mientras miraba a su alrededor para ver si alguien la había visto.

Por lo que ella sabía, Rafael y algunos de sus colegas visitaban regularmente a ese pub para relajarse después del horario de hospital.

Ella había pedido el cóctel más caro de la casa porque sabía que Rafael era un hombre tacaño y codicioso. Cuando supiera que el cóctel era el más caro en el bar, definitivamente estaría tentado a no rechazar su oferta.

Mientras Ángela esperaba a que Rafael apareciera, muchos otros chicos se habían acercado a ella para bailar y beber. ¡Pero, ella los había rechazado a todos porque estaba en una misión! Justo en ese momento, vio a una figura familiar entrar al bar.

Miró a la persona y se asustó: "No, no, no... ¡No! ¿Por qué no ha llegado Rafael todavía? pensó enojada para sí misma.

Ángela no quería que el hombre la viera allí. Bajó la cabeza, esperando que el hombre no la viera.

Sin embargo, cuando el hombre se acercó a ella, no tuvo más remedio que levantar la cabeza. Una vez que sus ojos se posaron en el rostro frío de Álvaro, ella sonrió tÍmidamente.

"Ala... Álvaro, ¡hola! ¡Qué casualidad!"

"¡La verdad que no!", respondió enojado. "¡He venido a buscarte!". Álvaro, un hombre guapo de negocios con un traje bien hecho, atrajo la atención de las muchas mujeres presentes en el pub. Ángela miró a dos mujeres que intentaban desesperadamente llamar su atención.

¿Cómo se atreven? ¡Era su hombre!

"Emm... Tengo algo que hacer aquí". Ángela agarró fuertemente el cóctel con su mano, asustada de que su truco sucio fuera revelado.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir