ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1530 No he cenado todavía

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8392

Actualizado: 2019-05-13 05:52


La noche había caído, y Ángela quería tomar una copa. Llamó a Gonzalo, su hermano. "Gonzalo, quiero tomar una copa. ¿Vendrás conmigo?", le preguntó.

Él respondió de mala gana: "¿Por qué no vas con Álvaro? Sé que no soy tu primera opción".

Gonzalo sabía que Ángela estaba viviendo con Álvaro en su apartamento, y no estaba muy feliz por eso. Una vez incluso tuvo una larga discusión con Álvaro acerca de ese tema, sin embargo, Álvaro le había asegurado que la única razón por la que Ángela estaba viviendo con él era por el Laboratorio de Investigación y Desarrollo que había instalado en su apartamento.

Gonzalo sabía que a su hermana le encantaban los laboratorios de investigación, por lo tanto, le creyó.

Anteriormente, Chuck le había pedido que no usara el laboratorio del hospital, pero también recordó que Álvaro una vez la había besado en el baño. ¡No estaba seguro de si él sería capaz de contenerse ya que Ángela era una chica muy linda y compartir un apartamento aumentaba la proximidad física en gran medida!

Por lo tanto, para estar seguro, lo llamaba cada dos o tres días para advertirle que no cruzara la línea.

Álvaro odiaba esas llamadas. En un momento dado, se volvió tan molesto con su constante acoso, ¡que Álvaro había estado a punto de incluirlo en su lista negra!

"No quiero ir con él. ¿Estás ocupado, Gonzalo?", le preguntó, interrumpiendo sus pensamientos. Ángela miró las hermosas rosas que le había enviado Álvaro. Había estado tratando de averiguar la motivación de ese regalo. "¿Acaso son un regalo de ruptura?", pensó para sí misma.

"Sí, estoy un poco ocupado por acá, aunque podemos tomar una copa mañana. Papá y yo estaremos de visita en la Ciudad J", respondió Gonzalo. Él tenía programada una cirugía importante. Como su padre y él iban a viajar a la Ciudad J al día siguiente, dicha cirugía tenía que ser realizada ese mismo día.

Ángela lo entendió. "¡Genial! Nos vemos mañana entonces", dijo ella alegremente. Se sentía eufórica de poder reunirse con su padre y su hermano al día siguiente.

Después de colgar el teléfono, Ángela tomó una de las rosas y comenzó a quitarle los pétalos uno por uno. "No me amas", se dijo a sí misma mientras sacaba un pétalo de la rosa, "pero entonces, ¿por qué me enviaste las rosas?", dijo de nuevo, quitando un segundo pétalo. "Álvaro, debes amarme. No quieres hacerme daño, ¿cierto?", Ella continuó arrancando los pétalos, "Realmente te extraño, Álvaro. ¿No lo sabías?

¡Supongo que también debes extrañarme!

Ala

número de aprendices habían renunciado porque le tenían miedo.

Ángela curvó su labio inferior, entró silenciosamente en la oficina y se sentó a esperarlo pacientemente.

Afortunadamente, el Sr. Cheng terminó su trabajo diez minutos después.

Entonces regresó a su escritorio, se quitó las gafas y miró a Ángela. "¿Qué estás haciendo aquí?", preguntó, sorprendido de verla aún esperando en la oficina.

Ángela se puso de pie. "Hola Sr. Cheng Me llamo Ángela y me han recomendado que trabaje aquí con usted", explicó.

"¡Oh! Muy bien".

Stéfano Cheng suspiró y después no dijo nada.

Ángela estaba un poco confundida. "¿Con qué puedo comenzar?", volvió a preguntar gentilmente, después de que el Sr. Cheng no dijera nada por un tiempo.

De repente, Stéfano Cheng golpeó su escritorio con fuerza con el puño mientras le lanzaba una mirada ceñuda, "No hay trabajo para ti. ¡Déjame solo!".

'Este viejo es muy raro, ¿qué diablos le pasa?', pensó para sí misma, sorprendida por su arrebato. Después de un largo rato, lo intentó de nuevo. "Sr. Cheng, hoy es mi primer día aquí, ¿podría por favor decirme qué debo hacer?"

"Volver al Departamento VVIP. Sé una buena enfermera allí, eso es lo que necesitas hacer. ¡Y recuerda no volver aquí, incluso si Álvaro te lo pide!", replicó el viejo.

Esta vez, ¡Ángela se quedó estupefacta! '¡Es en serio! Esto es demasiado bruto. ¿De qué está hablando? ¡He estado actuando cortésmente con él desde que llegué, y él se ha estado comportando de manera muy grosera!", pensó para sí misma. En ese mismo momento tomó una decisión y luego se levantó.

"¡Bueno! ¡Nos vemos!", Ángela recogió su bolso y salió de su oficina.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir