ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1536 Es su primer amor

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7427

Actualizado: 2019-05-14 01:46


Gonzalo desconocía el compromiso de Álvaro porque apenas llevaba unos años de conocerlo.

Álvaro fijó su vista en el espacio entre los zapatos de Gonzalo. "Mi novia ha estado desaparecida durante siete años, y no pude evitar enamorarme de Ángela", dijo suavemente.

Gonzalo se sintió un poco mejor. "¿Cómo te sientes acerca de tu prometida ahora? ¿En tu corazón?", trataba de sacar la respuesta.

¿Sentir? "¡Mi corazón ya no siente nada por ella!", replicó Álvaro. "Bien..." Gonzalo dijo, mirándolo expectante. "Lo siento. Me controlaré a partir de ahora", dijo finalmente Álvaro.

Ahora ya no se trataba sólo de Raquel, pues Nita había complicado todavía más las cosas. Álvaro hubiera podido rechazarla, pero ahora había perdido la oportunidad.

"¿Controlarte? Has vivido con Ángela por un largo período. ¡No creo que no hayan hecho aquello!", dijo Gonzalo furioso, golpeando el techo del auto con su puño.

Se culpaba a sí mismo, porque no había detenido a Ángela cuando ella comenzó a vivir con Álvaro.

Por el momento, lo que Gonzalo sentía era arrepentimiento. Tenía miedo de que Ángela se sintiera infeliz o hiciera algo estúpido por Álvaro.

Él lo miró y le explicó: "Aunque hemos dormido juntos, nosotros... ¡no hicimos nada!".

Aunque Gonzalo estaba enojado con él, le creyó

y no dijo nada.

Ya que Álvaro le había confirmado que no había hecho nada con Ángela, se sentía un poco aliviado.

Sin embargo, no lo iba a perdonar tan fácilmente, "¡Pero Ángela te ama! Si no puedes quedarte con ella, será mejor que la dejes y me la llevaré a casa".

Lo mejor para ambos sería que se separaran lo antes posible.

Álvaro no dijo nada, pero su corazón se desgarró por el dolor que sintió cuando escuchó lo que Gonzalo había dicho. De hecho, ¡su corazón casi se había roto en pedazos!

Gonzalo llamó a Fran y le pidió que llevara a Álvaro a casa, y cuando llegó a su apartamento en la Ciudad J, llamó a Estrella.

"Hola cariño. ¡Aún no te has dormido!". Ella ya había puesto a dormir a los niños, así que contestó el teléfono en el balcón.

"No. No puedo dormir", respondió. Podía percibir que él no estaba de buen humor.

Llevaban casados mucho tiempo, así que ella conocía su estado de áni

o, recordaba que Álvaro había estado con ella en el apartamento.

"¿Fue Álvaro quien me llevó a casa anoche? ¿Y qué hice entonces? ¿Pasó algo entre nosotros?

Ay..." Ella se frotó la frente de nuevo. No podía pensar en nada a causa del dolor, así que se levantó para tomar una taza de agua. Mientras bebía el agua, oyó sonar su teléfono. Abrió el armario y lo sacó, pero antes de que pudiera contestar, la llamada se desconectó. "¡Oh Dios! ¡Diez llamadas perdidas de papá!".

Entonces se acordó de que su padre iba a visitar el hospital ese día, y ya debía haber llegado, pues ya eran las 11 en punto.

Ella inmediatamente se quitó los guantes y lo llamó. "¡Hola papá!", ella dijo alegremente

"¿Dónde estás, Ángela? ¡Tu hermano y yo te hemos estado llamando!", Chuck se hubiera preocupado bastante si Álvaro no le hubiera dicho que ella se encontraba en el Laboratorio de Investigación.

Conocía muy bien a su hija, y sabía que era capaz de olvidarse de todo cuando estaba en el Laboratorio de Investigación.

"Papá, estaba en el Laboratorio de Investigación. ¿Dónde estás?". De repente, se dio cuenta de que era bueno trabajar ahí, pues así nadie podía culparla por no haber contestado el teléfono, y muy pocas personas se preocuparían por lo que estaba haciendo. Podía hacer cualquier cosa mientras se escondiera en el laboratorio.

Entonces se quitó apresuradamente la ropa estéril que usaba ahí y salió corriendo del Departamento de Investigación y Desarrollo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir