ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1539 He querido disculparme con ella

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7758

Actualizado: 2019-05-15 00:17


Cuando ella escuchó "Dr. Gu", Ángela creyó que Daisy se refería a Hugo... Entonces, ella se limpió la boca y recogió el vaso para caminar hacia... Álvaro.

No hubiera seguido a Daisy de haber sabido que ella se refería a Álvaro.

Pero cuando se preparaba para volver a su asiento, Daisy la atrajo a su lado...

Ella le dijo a Álvaro con voz de agradecimiento: "Sr. Gu, gracias por cuidar a Ángela después de que ella vino al Hospital Yao".

Él tomó el vaso que tenía delante, se levantó de un salto, y, por supuesto, con mucha cortesía dijo, "De nada. Ha sido un placer. He tratado a Ángela como si fuera mi propia hermanita."

Hermanita... ¿Acaso dormirías con tu hermanita?

Era divertido. Ángela, ahogándose de ira, reprimió el deseo de tirarle su bebida en la cara en ese momento. La estaba volviendo loca.

Daisy descubrió que Álvaro le estaba empezando a agradar más cada vez, y su sonrisa se hizo más brillante. "Bueno, Ángela sigue siendo muy joven e ingenua. Si ella te ha causado problemas, me gustaría disculparme contigo en su nombre. Por favor perdona su comportamiento impropio".

Gonzalo miró a su madre y se frotó la barbilla contemplativamente. ¿En qué pensaba ella? En verdad quería preguntarle si ya estaba tratando a Álvaro como a un potencial yerno.

Álvaro miró a Ángela y sonrió. "Tía, malinterpretaste a Ángela", le dijo a Daisy. "Ella se ha postado bien, nunca ha causado ningún problema en mi vida. Pero Ángela también me malinterpretó. Yo quería disculparme con ella, pero no he podido encontrar el momento adecuado..."

Álvaro no mentía. Él la había llamado y le había dicho que saliera porque quería disculparse con ella.

Después de escuchar eso, Ángela no pudo evitar mirar a Álvaro. Daisy, también, estaba confundida, y se volvió hacia Ángela. "Ángela, ¿malinterpretaste a Álvaro de alguna manera? ¿Cómo pudiste hacer eso? No seas infantil, deberías hablar con él".

Ángela no supo que decir. ¿Estaba siendo infantil? No podría decirlo. ¡Para empezar, había sido Álvaro quien había herido sus sentimientos!

Al ver que Ángela estaba a punto de tirar su bebida y marcharse, Álvaro explicó a toda prisa: "Oh no, no, entendiste mal, tía. Ella no me malinterpretó, fui yo, y la hice infeliz. Fui yo, quien actuó de manera infantil, y yo debería ser quien se disculpara con

vo a la orilla del mar. Álvaro salió del auto y abrió la puerta trasera, "Sal".

Muy bien.

Al sentir la brisa marina y el sonido de las olas, Ángela caminó hacia el mar.

Se detuvo frente al agua, se sentó en una roca y jugó con las piedras en la playa. Parecía que estaba tratando de encontrar algo entre ellas.

Álvaro no dijo nada, ni tampoco ella, sólo seguía jugando con las piedras.

Hasta... que encontró un cangrejo. Ella se echó a reír, sosteniendo el cangrejo entre sus dedos, observándolo cuidadosamente.

Nunca pensó que pudiera encontrar un cangrejo ermitaño en esa playa. Era una verdadera sorpresa.

Aparecieron un par de zapatos negros y ella se dio la vuelta para evitarlos. Luego arrojó el cangrejo de vuelta al mar, recogió una concha y la lavó.

Álvaro dijo su nombre en voz baja, "Ángela", pero ella no respondió.

"Si hueles a cangrejo, ¡no te dejaré entrar en mi auto!"

Una vez más, Ángela no tenía ganas de hablar. ¿Había alguien que entendiera su sufrimiento en ese momento?

¿Estaba loca? ¿Se había desplomado emocionalmente? ¿Tenía ganas de gritarle a alguien?

Ángela jaló aire varias veces, se levantó con una concha en la mano, y le sonrió a Álvaro.

Al ver a Ángela acercarsele con una concha, de repente Álvaro tuvo un mal presentimiento. "Ángela, te lo advierto..."

Dio un paso atrás, pero ella ignoró su advertencia y dio un paso más.

"Ángela, si te atreves a... ¡Ángela!"

Se escuchó un grito exasperado. Una mano de marfil entró en el bolsillo de Álvaro, junto con una concha.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir