ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1550 Era necesario trabajar todo un año para ganar tanto dinero

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7248

Actualizado: 2019-05-17 02:42


La pequeña bebé se veía muy linda cuando volteó a ver a Álvaro con sus ojos grandes, pero él pensaba que Ángela era una bebé mucho más linda.

Él le ofreció a Ángela helado en la boca, y ella le dio un mordisco.

Ella también quería darle un poco a la bebé que tenía sus brazos, pero Álvaro la detuvo: "Es demasiado pequeño para comer algo tan frío".

Eso le recordó a Ángela a los dos hijos de Gonzalo, quienes cuando eran bebés, tampoco podían comer comida fría.

Esta atmósfera feliz se vio perturbada por Esteban. Apoyado por Rocio, se adelantó para enfrentar a Ángela: "¿Por qué abrazas a mi hija? ¡Te juro que te demandaré! ¡Debes ser encarcelada!".

Rocio notó que tenía un ojo hinchado. Corrió hacia Ángela y trató de arrebatar a su nieta de los brazos de quien la había golpeado.

Pero Ángela se hizo a un lado y Rocio sólo atrapó aire. Entonces, Ángela le dijo a Esteban con indiferencia: "¡Demándame si quieres! ¡No te tengo miedo!".

"¡Devuélveme a mi hija!", su cara era una masa de moretones causados por Ángela. Estaba enfurecido.

"Puedo ver que tratas a Mandy a menudo de esta manera. ¡No estás lo suficientemente calificado para ser padre, ni esposo! ¿No te diste cuenta de que tu bebé estaba asustada de ti hace un momento?", a Ángela le gustaba la bebé y no quería devolvérsela a Esteban.

Y él perdió los estribos, pero no se atrevía a luchar contra Ángela, así que comenzó a darle órdenes a Madina.

"¡Por qué no recuperas a nuestra hija, perra!".

Madina se asustó por su ira y cumplió su orden automáticamente.

En ese momento el centro comercial estaba a punto de cerrar y ya habían sacado a la multitud.

Llegaron dos gerentes del centro comercial y uno de ellos dijo con una sonrisa: "Lo siento. Nuestro centro comercial está a punto de cerrar. ¿Podrían resolver sus problemas afuera?".

Los gerentes trataban de convencerlos de que se fueran para asegurarse de que este evento no causara ningún problema en su centro comercial.

Madina asintió con la cabeza hacia los gerentes y se disculpó: "Lo siento mucho. ¡Nos iremos ahora mismo!".

Inesperadamente, Rocio perdió los estribos y les gritó a los gerentes: "¡Es

ar, pero Ángela lo rescató.

"La próxima vez que te encuentres con hombres como Esteban, no los enfrentes sola, ¿entiendes?", él le abrió la puerta de su auto y ella entró enseguida.

Ángela lo vio con los ojos muy abiertos y le dijo: "¡De ninguna manera! ¡En este mundo, los bastardos como Esteban no cambian a menos que alguien les enseñe modales y les dé la paliza de su vida!".

"¿Quieres decir que se volverán buenos después de ser golpeados?".

Ángela se quedó sin palabras ante esa pregunta. Después de un rato, ella replicó: "¡Si Esteban no cambia, le pediré a Madina que se divorcie de él! ¡Y lo golpearé cada vez que lo vea!".

"¿Divorcio?" A él le divertía su tonta idea. Luego la persuadió: "No le pidas que se divorcie, ¿sabes por qué?".

Eso sería muy agradable si Madina pudiera entender la buena intención de Ángela, pero, ¿y si ella no lo hacía?

Entonces pensaría que Ángela era una mujer maliciosa que intentaba destrozar a su familia. Por lo tanto, persuadirla de que se divorciara no le haría ningún bien a Ángela.

"¡Sí, lo sé!", Ángela respondió y asintió con la cabeza.

"Si ella realmente quisiera divorciarse, podrías ayudarla pero no podrías..." En el camino a casa, Álvaro le dio a Ángela muchos consejos sobre cómo llevarse bien con los demás y sobre cómo resolver algunos problemas.

Como él rara vez hablaba tanto, Ángela estaba emocionada y sus ojos no dejaban de mirarlo, llenos de admiración.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir