ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1552 Alguien se cayó al agua

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8150

Actualizado: 2019-05-17 02:43


Su madre había tenido que apoyarla una vez que descubrió que Ángela se había enamorado de Álvaro con todo su corazón, ¡pero su padre, por otro lado, sólo quería que se mantuviera alejada de él! ¡Maldita sea la suerte que nos toca! Lo único que estaba claro en todo este pandemónium era que cualquier cosa que su padre dijera era supuestamente por el beneficio de ella.

Chuck le lanzó una mirada a su esposa, quien lo miró con impaciencia, y le respondió a Ángela con un gruñido vehemente en contraste con su habitual suave voz de tenor "Déjame decirte la verdad. ¡Estoy llamando porque tu madre me pidió que lo hiciera! ¡Pero está bien! ¡Ya no me preocuparé ni un comino por ti! ¡No me pidas ayuda si te metes en problemas algún día! ¡Hasta la vista!".

Chuck colgó de golpe el teléfono y Daisy no tuvo tiempo de asimilar lo sucedido.

Ella dijo, "¡Hey! ¡Fue tu idea llamar a Ángela! Yo no tuve nada que ver con eso, y no podría haberte detenido aunque lo hubiera intentado. ¿Por qué le dijiste algo así?".

Chuck no respondió a su pregunta y sólo murmuró: "Nuestra hija ahora es una mujer adulta, o eso es lo que ella cree. Y se lo toma muy en serio, pues ya no quiere escuchar a sus mayores. ¡Pero no dejaré que esto suceda! ¡Llamaré a Álvaro ahora mismo!".

Álvaro había tenido mucha suerte de encontrarse con Chuck en el aeropuerto ese día porque, bajo ninguna circunstancia, se le iba a permitir abordar un avión con equipo médico peligroso, como escalpelos.

Qué hubiera pasado si hubiera llevado sus escalpelos, esa es otra historia, y quizá Álvaro no estaría vivo para contarla.

Daisy se quedó sin palabras por un momento, el fervor con que él había hablado la golpeó de lleno. Pero luego, reuniendo sus fuerzas, dijo: "¡No lo llames! ¿Qué vas a decirle a Álvaro? ¡Recuerda que todavía no están comprometidos! ¿Quién crees que eres? ¿Su suegro?".

Chuck no tenía nada que decir.

Daisy lo convenció y abandonó la idea de llamar a Álvaro.

Cuando se acercaba el mediodía, Ángela escuchó que su hospital llevaría a cabo un baile para celebrar a Álvaro. Se alentaba a los empleados del Departamento de Investigación y Desarrollo a preparar una representación.

¿Cómo se prepara una representación?' Ángela se sintió ridícula sólo de pensar en eso. Pensaba que era mucho mejor darle un regalo a Álvaro por la noche.

Después del almuerzo, ella anduvo vagando por el patio del hospital, y al ver el sol en el cielo,

eléfono! ¡De lo contrario te daré una paliza!", Ángela le advirtió y le mostró su mano derecha.

A Benito no le importó su advertencia. "¡Arrójenla al lago ahora mismo!", él ordenó.

Entonces los dos hombres se adelantaron y estaban listos para ejecutar su orden, y Ángela se dio cuenta de que era hora de actuar.

En un instante, ella se deshizo de los dos asistentes antes de que Benito se diera cuenta de lo que había sucedido.

Luego agarró con fuerza las orejas de él y lo arrastró a la orilla del lago sin preocuparse por su llanto y sus gemidos pidiendo misericordia.

De acuerdo a lo que Álvaro había planeado, ese lago artificial iba a estar lleno de tierra y arena.

Ángela recuperó su teléfono de la mano de Benito, luego caminó detrás de él y le dio una fuerte patada en dirección al lago. "¡Ve al lago!", ella le gritó mientras él caía hacia atrás sin nada que detuviera su caída.

Benito pegó un grito agudo. En el lago se formaron enormes olas, y a Benito ya no se lo vio flotando sobre la superficie. Ángela, con indiferencia, se guardó el celular en el bolsillo y luego gritó: "¡Alguien se cayó al agua! ¡Ayuda! ¡Un hombre saltó al lago para suicidarse!".

Al escuchar sus gritos, los trabajadores que operaban las excavadoras saltaron al agua de inmediato para salvar a Benito, quien se estaba hundiendo aún más en la espesa agua.

Ángela se fue al ver que alguien venía a salvarlo.

Más tarde, su director le pidió que fuera a la Sala 6 del Departamento VVIP.

Ella ya sabía de qué se trataba desde antes de llegar.

Cuando llegó ahí, Ángela le dio un gran abrazo a Luisa y a Ximena.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir