ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1553 Me encargaré de todo cuanto se refiere a ella.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6982

Actualizado: 2019-05-18 00:07


Ellas reían y hacían bromas cuando de repente Álvaro salió del ascensor, seguido de cerca por Conrado y Alonso.

Luisa y Ximena habían estado felices hasta que lo vieron a él y a su séquito, y luego se sintieron débiles y huyeron tan rápido como pudieron.

Ángela se quedó sola, se rascó la cabeza con perplejidad, y luego caminó hacia ellos. "¡Hola, Dr. Gu, Conrado, Alonso!".

Conrado le sonrió, y Alonso asintió cortésmente para responder a su saludo, pero Álvaro sólo la miró profundamente a los ojos.

Ángela se preguntó si estaba molesto. Después de todo, ella había empujado a su primo al lago.

"Bueno... fue Benito quien tuvo...", Ángela trató de defenderse, ya que se sintió muy estresada cuando Álvaro se mantuvo en silencio.

Él la miró; ella estaba claramente nerviosa, así que la consoló, "¡Buen trabajo!"

¿Qué? Esa era una respuesta impactante viniendo del director del hospital. En un principio, Ángela había mantenido la cabeza agachada debido a la culpa, pero cuando escuchó eso, de repente la levantó y lo miró con sus ojos brillando intensamente.

"¿Qué dijiste?", ¿lo había escuchado mal? ¿Álvaro estaba… alabándola?

Él sonrió, "Entremos allí, ¿qué te parece?".

Entraron en la Sala 6 juntos. El lugar ya estaba lleno de gente, y todos rodeaban a Benito, quien estaba acostado en la cama del hospital, mostrando gran preocupación por su condición.

Alrededor de la cama estaban Sergio y su esposa Sandra, Taina, Helen, Patricio, Tamar, dos enfermeras y dos médicos. Uno de los dos médicos era Nita... Ella era la directora de Obstetricia, por lo que era absurdo que estuviera ahí en ese momento.

Helen estaba ayudando a Benito a beber un tazón de té con jengibre cuando Ángela entró. Al verla, Benito inmediatamente empujó a Helen y le gritó ofensivamente a Ángela, "Perra, ¿cómo tuviste el valor de empujarme al lago? ¿Acaso quieres morir? Te enseñaré... Álvaro, estás aquí".

Sus furiosas ofensas se desvanecieron ante la presencia dominante de Álvaro.

Al ver que Benito daba marcha atrás, Helen dejó el tazón, caminó hacia Ángela y la miró

e Haley y Patricio. Si Ángela no admitía su error y se disculpaba con Benito, Haley no dejaría el asunto hasta ahí, pero Álvaro no era una persona fácil de tratar, por lo que tenía que persuadir a Ángela para que se disculpara.

Lo que no se esperaba era que Álvaro la tratara como a las demás personas. Él tomó a Ángela con fuerza de la mano y no permitió que ella lo dejara.

Era persistente, "Mamá, puedes hablar con ella después de que Conrado regrese".

Su madre se quedó sin habla, "..."

Todos los demás en la sala también se quedaron sin palabras, "..."

Escondiéndose detrás de Álvaro, Ángela lo miró con admiración. ¡Cómo podía ser tan guapo y encantador!

Ella sentía que se enamoraba más de él cada día que pasaba...

Pronto, Conrado trajo a dos hombres a la sala, y Benito se puso ansioso cuando los vio. "¿Qué hacen aquí? ¡Váyanse al carajo!"

Conrado había traído a los secuaces de Benito a la sala.

Cuando entraron, eran visibles los moretones en sus caras. Parecía que... habían sido golpeados.

El que llevaba una chaqueta colorida le echó a Benito una mirada, "Benito, tampoco queríamos venir aquí...", al principio se resistían a decir la verdad, pero varias personas los rodearon y los obligaron a hablar.

Conrado les dijo a las enfermeras y al médico que se fueran, y luego se dirigió a los dos hombres que había llevado allí, "Ya pueden hablar".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir