ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1555 ¿Cómo te atreves a comertelas

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7355

Actualizado: 2019-05-18 03:22


Si estaba relacionado con su trabajo, Stéfano Cheng generalmente no tenía problemas para explicarle las cosas a las personas.

Ángela curvó sus labios. "Le preguntaré a alguien más". Ella le dijo eso a Sol, pero aún así lo siguió a su oficina como si fuera a hacerle una pregunta.

"¿Quién? ¿Chuck? ¿Gonzalo? O tal vez Álvaro, ¿eh?"

"... ¿Por qué lo preguntas así? Sí, le preguntaré a uno de ellos, ¿y eso qué?".

Stéfano tenía una visión completamente diferente a la de Ángela en cuanto a su mezcla embotellada. "Dime la razón por la que mezclaste las dos soluciones..."

Debido a que Ángela no era muy quisquillosa y tenía la costumbre de siempre decir la verdad, con gusto reveló sus razones.

Cuando terminaron de discutir la fórmula, Ángela vio a Stéfano con mucha admiración. "Profesor, si llego a ser su aprendiz, ¡le prometo que nunca lo voy a avergonzar! ¡Al contrario, estará orgulloso de mí! Cuando obtenga la patente, la gente conocerá el nombre de Ángela y ellos hablarán muy bien de usted, mi maestro. ¿Qué le parece?".

¡Espera un momento! ¡Algo estaba mal!

¿Se estaba aprovechando de la buena voluntad de Stéfano hacia ella? "Bien.. Vamos a plantearlo de otra manera..."

Ángela estaba hablando demasiado y eso lo irritaba. Ella habló con él durante un largo rato, tanto que al final, Stéfano se sintió irritado y finalmente se rindió. Ella se convertiría en su aprendiz.

De hecho, había sido Álvaro y no ella quien había logrado que Sol cambiara de opinión.

Ángela lo llamó directamente cuando pensó que Stéfano no la aceptaría, así que Álvaro decidió charlar con él.

Ella no estaba al tanto de los detalles de su discusión, pero Álvaro irritó al profesor varias veces, y él lo reprendió: "¡Esto es absolutamente poco profesional, y no quiero verte más! ... ... Tendré que hablar con tu abuela si sigues así. ¡Cómo se atreven tú y Ángela a tratar de intimidarme!".

Ángela observó la conversación telefónica mientras comía unas semillas de calabaza sentada esperando en un sofá.

Después de un largo rato, Stéfano finalmente colgó. Cuando descubrió lo que estaba comiendo Ángela, se irritó totalmente una vez más, "Pequeño demonio... ¿Dónde encontraste mis

se quedó horrorizada, sintiendo algo más que excitación sexual brotando debajo de su cintura. Era algo muy, muy malo.

¡Qué horror! ¡Estaba menstruando!

¡De repente, lo empujó y corrió al baño! ¡Álvaro no entendía nada!

Y golpeó la puerta con impotente frustración. Ángela encontró algo con que limpiarse.

Su rostro estaba al rojo vivo, "¿Qué... ¿Qué pasa?".

"¿Me estás haciendo una broma?". La erección de Álvaro estaba en su máximo esplendor, creciendo con poder; pero no obtendría alivio, y eso lo envió en una espiral.

Él ya no se podía controlar.

Cuando ella salió, él no pudo evitar empujar su lengua por su garganta para reavivar la pasión de antes. Estaba completamente perdido en su dulce apariencia y esperaba que ella actuara dócilmente, como un gato. Era una experiencia totalmente diferente a aquella vez cuando ella lo cubrió y lo obligó juguetonamente a eyacular mientras él estaba inconsciente.

"No. No..." Ángela dijo culpable.

¡Qué mal! Ella no podía decirle que lo había tocado la última vez que tuvieron relaciones sexuales. Sabía que era malo, pero solo un poco. Ella también había tomado un anticonceptivo de mala calidad que era básicamente veneno.

Esto explicaba el extraño trastorno menstrual de ese momento... Eso había sido una semana antes.

Su presente estaba completamente en ruinas.

En la cama, Ángela abrazó a Álvaro con fuerza, "Ala Grande, ¡te compraré un nuevo regalo algún día! ¡Qué aguafiestas!".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir